Borrar
El Athletic vistió el mismo modelo de camisa que en la celebración de 1984. EFE
Anecdotario de una jornada histórica

Anecdotario de una jornada histórica

De turistas desprevenidos a Muniain y Valverde recogiendo una valla, ayer se vivieron todo tipo de situaciones

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Jueves, 11 de abril 2024, 22:28

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Bilbao vivió ayer un día glorioso, «histórico», por emplear el adjetivo que debió de ser el más empleado por todo el mundo, desde el alcalde hasta los visitantes de la villa a los que la celebración pilló por sorpresa, que también los hubo. Estas son algunas de las anécdotas de una fiesta que se vivió con unas ganas acumuladas desde hacía cuatro décadas.

  1. Madrugadores

    Hubo hinchas que tomaron posiciones a las dos de la mañana

Hubo hinchas muy madrugadores y no fueron pocos los que tomaron posiciones en varios puntos de los márgenes de la ría a primerísima hora. De madrugada incluso. Frente al Ayuntamiento de Bilbao ya había ambiente de fiesta a las nueve de la mañana con decenas de aficionados en posiciones bien tomadas y pertrechados para pasar el día de su metro cuadrado. Entre los más madrugadores, destacaba un grupo de chavales alumnos de Maristas. «Llevamos desde las 5 de mañana», resumía Aratz Pastrin. Con bufanda, sillas y juegos de mesa, tenían previsto amenizar la espera con un torneo de parchís. Noelia López, madre de uno de los jóvenes, se había adelantado. «He bajado a las dos. En la anterior gabarra tenía seis años y no me acuerdo. Tenemos que estar aquí, el Athletic lo es todo», decir. Maider, Jack, Paula y Ane formaban parte de una cuadrilla de Sopela que cogió el primer metro y se había situado en el puente del Ayuntamientoa las 6.30, diez horas antes de que la gabarra zarpase de Getxo. «Nuestros aitas nos han dicho que por mucho que nos lo cuenten no nos imaginamos lo que vamos a vivir hoy», decía emocionada Maider.

  1. Turistas sorprendidos

    «Escogimos para venir un día tranquilo y ya ves»

No fueron pocos los turistas que vivieron ayer una celebración histórica sin haberlo pretendido. Y algunos de ellos sin tener muy claro qué es lo que estaba pasando. «Ah sí, nos han dicho que el equipo de Bilbao ha ganado el campeonato de España y va a venir por la ría en un yate», explicaba en bastante buen castellano Edward Loran, de Florida, EE UU, frente al Guggenheim. Obviamente él y su novia, Neve, no habían tenido en cuenta la celebración del triunfo del Athletic en sus planes, más que nada porque los cerraron hace dos meses: «Esperábamos visitar una ciudad tranquila», decía riendo. No eran los únicos. Sara y Lisa, pareja de Girona, habían decidido atrasar un poco sus vacaciones de Semana Santa y venir estos días en vez de la semana de Pascua, «para evitar las aglomeraciones típicas de las vacaciones, y ya ves. Visitaremos el museo por la mañana e intentaremos ver algo del paso de la gabarra y, ya que estamos, nos uniremos a la fiesta».

  1. Iñigo Martínez, ría arriba

    Acompañó a la gabarra en su propia embarcación

El que sí sabía a lo que venía, lo tenía todo perfectamente planificado y no tuvo que madrugar para coger sitio fue Iñigo Martínez, central del F.C. Barcelona y ex jugador del Athletic. Martínez pagó para acompañar desde su propia embarcación a los que fueron sus compañeros, con lo que se convirtió en uno más entre los centenares de miles de hinchas rojiblancos que celebraron el triunfo. El jugador, con gafas de sol, cubierto con una gorra y vestido con una camiseta oscura, pudo ser visto acompañado por familiares y amigos al timón de su embarcación, que lucía una ikurriña. Navegó por detrás de la gabarra y cerca de la margen izquierda de la ría.

  1. El menú rojiblanco

    Ensalada, merluza al horno y jarrete de ternera

Antes de iniciar su viaje náutico, los jugadores y los directivos del Athletic comieron en el restaurante del Real Club Marítimo del Abra, en Getxo. El menú, que empezaron a degustar a una hora más británica que bilbaína –una y media en punto– , se abrió con una ensalada de langostinos, guacamole y vinagreta de mango como entrante. Después se sirvió merluza al horno con patata panadera y pimientos rojos, para terminar con un jarrete de ternera asada con boniato y zanahoria. Como postre, tarta rojiblanca en homenaje al triunfo de los leones sobre el Mallorca en el estadio de La Cartuja, en Sevilla. La carta de vinos incluyó un blanco verdejo de Rueda, un rosado Larrosa de La Rioja y un tinto gran reserva Cvne 125 aniversario. Hace cuarenta años, los leones capitaneados por Dani que celebraban su doblete triunfal, Liga y Copa, también comieron en el Marítimo del Abra. En aquella ocasión la lubina en salsa holandesa fue el plato principal.

  1. Camisas de campeonato

    Los jugadores vistieron el mismo modelo de 1984

Los jugadores del Athletic lucieron ayer el mismo modelo de camisa que llevaron sus antecesores en la celebración de la gabarra de 1984. Por lo menos en la primera parte del trayecto, porque para cuando se llegó a la altura de SanMamés, algunos ya se habían desprendido de ella. La prenda en cuestión fue un diseño de última hora elaborado por Juan Manuel Vela, uno de los sastres más prestigiosos de Bilbao, que recibió el encargo del entonces capitán del equipo,Dani, la noche del 3 de mayo de 1984, dos días antes de la final de Copa que el Athletic ganó al Barça. Se fabricaron 125 camisas con telas rojiblancas encargadas de emergencia en una fábrica de Sabadell. Se hicieron en todas las tallas: S, M, L, XL y XXL.

  1. Actuación por sorpresa

    El Conservartorio sale a la calle a tocar el himno

Por la mañana, alumnos y profesores del conservatorio J. C. Arriaga de Bilbao abandonaron por un momento sus clases para interpretar el himno del Athletic, para sorpresa de los viandantes que se encontraron con la improvisada actuación. Bueno, en realidad no tan improvisada, porque fue ideada la víspera por el profesor de tuba, Mario de Mena. «Me dijo que tenía el 'Altza Gaztiak', en el que se inspira el himno, que luego arregló Carmelo Bernaola, y me dijo que por qué no lo preparábamos al inicio de clase para luego salir a la calle. Y me pareció una gran idea», explicó la directora de orquesta y de banda Maite Aurrekoetxea que se presentó en clase de la asignatura de banda y entregó la partitura a sus desprevenidos alumnos para llevárselos después a la calle a tocar la pieza. «Yo me la sabía, aprendí por mi cuenta la melodía principal, aunque me ha tocado la segunda voz», dijo Martín Reviriego, alumno de saxofón que la noche de la victoria, al entrar el penalti que otorgó el triunfo, sacó el instrumento de su estuche, le colocó la caña y salió a la terraza de su casa para festejarlo con sus vecinos.

  1. Los pequeños del Mallorca

    Los niños del vídeo viral en Sevilla felicitaron al Athletic

Uno de los vídeos que más se viralizó antes de la final en Sevilla fue el de dos niños hinchas del Mallorca que comentaban que por las calles de la capital andaluza solo se veían aficionados del Athletic, «¡hay demasiada gente de Bilbao!», comentaban con humor en una grabación que recogió innumerables comentarios cariñosos por parte, precisamente, de la afición rojiblanca. Ayer, los dos hermanos, Toni, el mayor, y Guille, el menor, volvieron a ser virales con otro vídeo con el que quisieron «agradecer a la afición del Athletic por tratarnos tan bien». Guille aprovechaba para «felicitar a los del Athletic por ganar la Copa del Rey». Y a los del Mallorca también, por «haber llegado tan lejos y haber aguantado hasta los penaltis», añadía el mayor.

  1. Al rescate

    Muniain y Valverde, al quite al caerse una valla

El viaje del Athletic desde el muelle de Getxo hasta el Ayuntamiento de Bilbao transcurrió sin mayores incidentes y solo al final, ya en tierra, tuvo lugar un pequeño percance frente la casa consistorial, donde se acumulaba la multitud. Una de las vallas de seguridad se vino abajo por la presión del gentío justo cuando pasaba la comitiva rojiblanca. El capitán, Iker Muniain, y el entrenador, Ernesto Valverde, estuvieron al quite y, con dos agentes municipales, impidieron que la gente se cayera y recolocaron la valla.

  1. Marcha improvisada

    Mles de aficionados toman la Gran Vía para acortar camino del Ayuntamiento

Cuando la gabarra enfilaba la curva de la Salve después de pasar junto al Guggenheim, gran parte del gentío que había visto su paso en el tramo anterior en torno al Euskalduna optó por acercarse a la Diputación o al Ayuntamiento acortando por Gran Vía desde el Sagrado Corazón. Se formó así una improvisada marcha multitudinaria formada por miles de aficionados rojiblancos que tomaron la céntrica calle sin causar mayores problemas y que se convirtió en un desfile paralelo al que estaba teniendo lugar en la ría.

  1. Impacto internacional

    La edición americana de CNN lleva la gabarra a su portada

El desfile náutico del Athletic y sobre todo la imagen de la ciudad volcada para apoyar a su equipo llamó la atención de los medios internacionales. La edición americana CNN Sports lo convirtió en su noticia de apertura, encabezada con el titular «La Gabarra: la celebración triunfal del Athletic de Bilbao única en su género, corresponde a uno de los clubes de fútbol más singulares del mundo». Por su parte, el medio checo 'Daily Sports' siguió la celebración, de la que publicó un video con un reportaje titulado « Es un tipo de desfile que nunca has visto. El Athletic celebra la conquista del trofeo en una barcaza». EL británico 'The Independent' también cubrió la celebración con un reportaje titulado el «Athletic de Bilbao celebra la Copa del Rey tras 40 años de sequía de grandes trofeos». La web deportiva irlandesa Balls.ie titulaba con «Escenas de locura mientras la escuadra triunfal del Athletic de Bilbao navega ría abajo en una barcaza», confundiendo el rumbo de la gabarra y su comitiva, error que mantenía en una información en la que, por otra parte, aplaudía el «apoyo inquebrantable de la ciudad» a su equipo.

  1. Gracias al cielo

    «La Virgen es la que más nos ha ayudado, seguro»

No todos los seguidores del Athletic se lanzaron a la fiesta directamente. Algunos quisieron dar las gracias antes «a la que más nos ha ayudado, seguro», Lo decía un joven estudiante, Iñaki Castrillo, y se refería a la Virgen de la Esperanza, en la céntrica iglesia de San José, en la plaza del mismo nombre en el centro de Bilbao. Iñaki rezó «un padrenuestro, un avemaría y la oración de la Virgen» frente a la imagen, situada en una capilla lateral del templo. Y no fue el único. Cerca del mediodía varios aficionados que iban de camino a la ría por Iparraguirre hicieron lo mismo.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios