Borrar
Apelación da la razón al Atlético y anula el cierre parcial de una grada y la multa por los insultos a Nico

Apelación da la razón al Atlético y anula el cierre parcial de una grada y la multa por los insultos a Nico

Valora su «colaboración activa» y su «diligencia» en la identificación del autor de los hechos para suspender ambas sanciones

E. C.

Jueves, 9 de mayo 2024, 12:11

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El Comité de Apelación de la Federación Española de Fútbol ha aceptado el recurso presentado por el Atlético de Madrid y ha anulado los dos castigos impuestos al conjunto madrileño por los insultos de un ultra del Frente Atlético al jugador del Athletic Nico Williams: suspende el cierre parcial de una grada y deja sin efecto la multa d 20.000 euros al club.

La resolución, según informa 'Mundo Deportivo', alaba la colaboración activa del Atlético de Madrid en la identificación del autor de los hechos, «tal y como resulta acreditado en el informe del Director de Partido, de modo que la reacción ha alcanzado a la colaboración necesaria para la identificación final por parte de la UCO del responsable concreto». Precisamente, dice, «esta colaboración activa, la identificación del responsable y el hecho de que fuera un incidente aislado, protagonizado por un único sujeto, según ha resultado acreditado y no por un colectivo indeterminado, permite afirmar, que concurre la máxima diligencia posible por parte del Club, por lo que la atribución de responsabilidad al mismo sólo podría derivar de una responsabilidad objetiva que no es la prevista normativamente y no es admisible en el ámbito sancionador».

Es decir, valora la «colaboración activa» del Atlético, su «diligencia», y , en consecuencia, «a la luz de las medidas preventivas y reactivas adoptadas por el organizador, este Comité concluye que el club actuó con la mayor de las diligencias posibles, concurriendo por tanto el supuesto de exoneración de responsabilidad previsto en el artículo 15 del Código Disciplinario, estimándose el recurso, revocando el acuerdo impugnado y anulando la sanción pecuniaria de 20.000 euros y la clausura parcial del recinto deportivo por dos partidos».

Declaración del futbolista

Precisamente, Nico Williams acudió el pasado lunes a la comisaría de la Policía Nacional de Bilbao para prestar declaración como víctima de los insultos racistas que recibió en el estadio Metropolitano. El delantero rojiblanco compareció en las dependencias del barrio de Indautxu en el marco de la investigación por un supuesto delito de odio abierta contra un socio del Atlético de Madrid. El sospechoso, miembro del Frente Atlético, el grupo de ultra derecha que ocupa la grada de animación del club madrileño, empezó a insultar y realizar sonidos de mono cuando el jugador del Athletic se disponía a sacar un córner en el partido celebrado el sábado 27 de abril.

La comparecencia se produce tras la denuncia que La Liga presentó ante el fiscal de delitos de odio y discriminación de Madrid por los insultos racistas que recibió el atacante rojiblanco. El siguiente paso es que se cite al socio del Atlético. De momento, el proceso se está desarrollando con celeridad. La declaración en comisaría se ha producido apenas diez días después de la agresión verbal. Además, según las fuentes consultadas, el Ministerio Público está obligado a pronunciarse en los procedimientos abiertos por supuestos delitos contra los derechos fundamentales aunque no existan denuncias particulares.

La lucha contra los delitos de odio, que pueden castigarse en función de las circunstancias con dos años de prisión, es un asunto al que las instituciones públicas conceden cada vez más importancia. Sin embargo, no siempre se consigue identificar a los autores y los procedimientos se desarrollan lentamente. En el caso de Nico Williams, la Policía no tardó en identificar al supuesto autor de los cánticos racistas. Pero ha habido otras denuncias que se han archivado o que discurren con mucha más lentitud.

El caso más cercano es el de Iñaki Williams. El hermano mayor de Nico recibió graves insultos en un partido contra el Espanyol en enero de 2020. La Fiscalía pidió dos años de condena, una multa, la prohibición de acceso a los estadios durante cinco años y de acercarse a la víctima para el acusado. Pero todavía no se ha dictado sentencia.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios