Se aplaza el homenaje al fallecido McNeill en San Mamés

Las coronas de flores se acumulan en la estatua de McNeill en Celtic Park. /Celtic
Las coronas de flores se acumulan en la estatua de McNeill en Celtic Park. / Celtic

El Athletic anuncia que retrasa la entrega del One Club Man al partido del Celta por petición del Celtic, del que el premiado era leyenda

JUANMA MALLO y ROBERT BASIC

Ha muerto Billy McNeill (79 años), el exfutbolista, una leyenda del Celtic, al que el Athletic decidió premiar con el One Club Man de 2019. El excentral sufría de demencia desde hace tiempo, y este lunes por la noche falleció, según informa con enorme pesar el club escocés. «Con gran tristeza anunciamos que a muerto nuestro 'padre' Billy McNeill», escribe el club británico sobre un excentral que estuvo más de 60 años al servicio de la escuadra católica. El Athletic también ha expresado sus condolencias y, a media tarde de este martes, ha anunciado que el homenaje que se iba a tributar el sábado a McNeill, en el descanso del derbu contra el Alavés, se pospone al encuentro contra el Celta, de mediados de mayo. «El Celtic FC ha solicitado el aplazamiento de la entrega del One Club Man Award a Billy McNeill debido al fallecimiento en la jornada de ayer del mítico capitán escocés», dice Ibaigane, que sí mantendrá la entrega a Malin Moström del primer One Club Woman de la historia.

Fue toda una vida dedicada a unos colores que le convirtieron en una leyenda. En 2015, el club levantó una estatua en su honor en las proximidades del campo, el mágico Celtic Park, cuyos inquilinos no se olvidan de una de las figuras más relevantes en toda la historia del equipo de Glasgow y también del fútbol escocés. Por este motivo, por estos valores, el club vizcaíno consideró que este año era su momento, el de entregar el premio a la fidelidad a unos colores a McNeill, enfermo desde hace mucho, como recalca el Celtic en su página web. «Sufrió durante muchos años demencia y luchó muy fuerte hasta el final, mostrando entereza, fortaleza, como siempre ha hecho a lo largo de su vida. Y también queremos mostrar nuestro amor y nuestro aprecio a nuestra madre, Liz, por el cuidado, la devoción y el amor que dio a nuestro padre durante su enfermedad. Nadie podría haber hecho más», escribe el equipo que le tiene como un ídolo.

Después de que José Ángel Iribar, el Chopo, viajara a Glasgow para darle el galardón al hijo de McNeill en un sentido acto, el Athletic también quiere escenificar sobre el césped esta distinción, que se ha retrasado quince días por el fallecimiento y la multitud de actos en homaneja que se resalizarán en la ciudad escocesa. Estaba previsto que acudiera un representante del club católico que vio a este hombre levantar la Copa de Europa de 1967 en Lisboa.

¿Pero quién era Billy McNeill? Era uno de los mejores centrales escoceses de todos los tiempos y también líder de un equipo que marcó época en el fútbol de su país, y también en el europeo. Disputó 18 temporadas en sus filas, toda su carrera. Y eso que estuvo tentado de marcharse al Tottenham. ¿Por dinero? Por minutos. Al principio no jugaba y pensaba en cambiar de aires, pero la llegada de Jock Stein al banquillo (1965) fortaleció su figura y se convirtió en indiscutible. Era un central duro, fuerte, que iba bien de cabeza y mejor de carácter. Nadie le tosía. Así lo ganó todo con un equipo que tocó el cielo con la conquista de la Copa de Europa en 1967 frente al Inter de Helenio Herrera (2-1). Lo hizo además con jugadores escoceses nacidos en un radio de 50 kilómetros alrededor de Glasgow.

 

McNeill, 29 veces internacional, se marcha con 31 títulos como jugador y entrenador del Celtic. «Estoy encantado de que su inquebrantable compromiso con el club haya sido reconocido por el Athletic», dijo la semana pasada el presidente de los escoceses Ian Bankler.