Borrar
Asun y Manolo, la pareja que da vida al Antiguoko, el club que capta las futuras estrellas guipuzcoanas para el Athletic

Asun y Manolo, la pareja que da vida al Antiguoko, el club que capta las futuras estrellas guipuzcoanas para el Athletic

Este matrimonio es protagonista de la promoción de la segunda edición de la Euskal Non-League Day, el evento en favor del fútbol base organizado por la Fundación Athletic

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Martes, 12 de marzo 2024, 13:21

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Asun y Manolo son el alma del Antiguoko, el club guipuzcoano convenido del Athletic desde 2020 y considerado como uno de los mejores en cuanto a captación y formación de talentos en la provincia. Este matrimonio es conocido por su dedicación al club de Berio. Regentan la taberna del campo pero también se encargan de los vestuarios y limpieza de las instalaciones. En definitiva, son dos de los responsables del buen funcionamiento del Antiguoko.

El Athletic ha querido dar visibilidad al trabajo oculto que hacen Asun y Manolo, que también se repite en el resto de campos regionales del fútbol vasco, como anticipo de la segunda edición de la Euskal Non-League Day, que se celebra el próximo fin de semana. Esta iniciativa en favor del fútbol base y organizada por la Fundación Athletic, tiene como objetivo poner en valor la importancia social y deportiva de los clubes convenidos y del fútbol formativo que representan.

En esta ocasión, los escogidos para la campaña de promoción han sido Manolo y Asun, dos personas muy queridas en Berio y en el fútbol guipuzcoano. El matrimonio reconoce a las cámaras del Athletic que se conocieron hace 37 años en una discoteca. Empezaron ayudando un poco en las instalaciones en los años 80 y desde 2005 regentan el bar del campo.

Detrás de la barra, Manolo y Asun se reparten las tareas. Él se encarga de la cocina. Lo mismo te hace un bocadillo que te prepara un buen caldo, pero no «esos de cartón». No. «Yo hago con garbanzos, zancarrón, huesos... Hago un caldero grande y a los padres les voy sacando con un puchero», confiesa Manolo. Cuenta que en los fines de semana de invierno la pregunta que más se repite en el campo del Berio es la de «Manolo, ¿tienes caldo?».

Asun y Manolo son el alma del club y así se lo transmiten los protagonistas en el día a día. «La relación con los jugadores es cordial, muy buena. Ellos me respetan un montón», asegura él, que además reconoce que también se hace una «formación» en «educación hacia ellos» y viceversa. En el club se preocupan de que exista ese «respeto» entre los jugadores y aquellos que dedican su vida al club.

Asun estima que en Berio se celebran hasta quince partidos el fin de semana, con lo que supone en ventas de bebidas, cervezas y comidas. «Estamos a gusto. Se trabaja bien», asegura ella. Manolo confiesa que esos días son el mejor momento de la semana: «Estamos deseando ver a los padres animar y ver el ambiente que se respira, dentro y fuera del campo». Él se encarga de dejar los vestuarios como nuevos antes de que los jóvenes futbolistas lleguen a las instalaciones. Es el último en marcharse del campo, a eso de las 22.30 o 23 horas de la noche.

Este matrimonio cuenta orgulloso que vio con sus propios ojos a los niños que después vistieron la camiseta del Athletic en Primera división. «Iraola, Aduriz, Gorka Guruzeta, Juanjo Valencia...», recuerda Manolo, que lanza un mensaje en favor del fútbol regional: «Sin todo esto no tendríamos jugadores en partidos importantes».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios