El Athletic apuesta por los goles de Villalibre y le ata hasta 2023

Asier Villalibre y el presidente Elizegi se estrechan la mano tras la renovación del ariete./Athletic Club
Asier Villalibre y el presidente Elizegi se estrechan la mano tras la renovación del ariete. / Athletic Club

'Pichichi' de Segunda B con 23 tantos, su incorporación al primer equipo tratará de paliar el déficit goleador del equipo de Garitano. Tendrá una cláusula de 50 millones

Robert Basic
ROBERT BASIC

Asier Villalibre ha estampado su firma en un contrato de larga duración que le mantendrá vinculado al Athletic hasta el 30 de junio de 2023 y tendrá una cláusula de 50 millones de euros. El club blinda así al delantero, quien ha hecho una magnífica temporada en el filial y que hará la pretemporada con el primer equipo. Salvo sorpresa, el de Gernika se quedará arriba y tratará de paliar el déficit anotador que ha penalizado a los rojiblancos en las últimas dos temporadas, en las que apenas han marcado 41 tantos en 38 jornadas de Liga. Con Aduriz todavía en la nómina de artilleros, junto con Iñaki Williams y Kenan Kodro, el 'búfalo' viene con la intención de afilar la puntería del equipo y tratar de explotar y tirar la puerta abajo pese a su juventud. Solo tiene 21 años –cumple 22 en septiembre– y su tiempo está por llegar, pero merece una oportunidad y comenzar a jugar con regularidad bajo los focos de la élite. El vizcaíno afirma que ha evolucionado y que tras salir cedido varias veces se ha dado cuenta de que «lo que hay aquí no lo hay en ningún sitio».

Villalibre llegó a Lezama en cadetes y tras su paso por los juveniles, Basconia, Bilbao Athletic y el debut con el primer equipo –lo hizo a las órdenes de Ernesto Valverde en diciembre de 2016– salió cedido en busca de minutos y madurez, que ahora asegura sentir en cada balón que toca. Estuvo en el Numancia, Valladolid y Lorca, experiencias que no se saldaron como le hubiera gustado. «Había muchas cosas negativas. No juegas y parece que pierdes un año, pero aprendí. Estuve rodeado de buenos futbolistas y me endurecí psicológicamente», relata en unas declaraciones concedidas a la página web del club. El delantero sacó conclusiones positivas de sus préstamos a pesar de que estaba más en el banquillo que en el campo. «Vi que tenía que ir a por lo mío y valorarme más a mí mismo». Y se acordaba de su casa, de sus colores. «La familia que hay aquí es muy importante y debemos cuidarla».

Más información

El 'búfalo' reconoce que le dio bastantes vueltas antes de aceptar volver a jugar con el Bilbao Athletic. «Me lo tomé con naturalidad. Lo pensé mucho, con mi familia, y decidimos hacerlo. Soy joven y lo más importante es jugar y pasarlo bien. Ha sido una buena decisión y un buen año, en cuanto a minutos y también goles». Tanto es así que ha acabado la temporada como el máximo goleador de los cuatro grupos de Segunda B con 23 tantos, por delante de González del Castilla (20) y Elady de Cartagena (19). Ahora se trata de desconectar en verano, volver con las pilas cargadas y ponerse al servicio de Gaizka Garitano, quien deberá sacar la mejor versión de un jugador al que ha llegado la hora de dejar de ser una sorpresa y convertirse poco a poco en una realidad.

Mejora psicológica

Villalibre admite que «no es fácil» llevar la presión en Lezama y más cuando todo el mundo le señala como la gran esperanza rojiblanca para la demarcación del '9'. «He tenido mucha ayuda de la familia. Desde pequeño decían 'este puede llegar' y entonces llegas, haces un partido malo y parece que no sirves. Hay que tener paciencia. Somos jóvenes y debemos contar con la ayuda de la familia, de los amigos... y tener la confianza en uno mismo».

En este sentido, el punta de Gernika asegura que la principal transformación en su caso ha sido la psicológica, la evolución mental. «El último año me ha cambiado mucho y he madurado bastante. Futbolísticamente vas mejorando algo, aunque siempre quedan cosas por perfeccionar. Me quedan muchas cosas por mejorar, sobre todo en movilidad cuando estamos atacando». Ahora, con la tranquilidad de haber firmado hasta 2023, comienza la escalada de verdad.