Borrar
Gaizka Atxa, Yolanda Montero y Diana López, y Alain Zaldua con su hija.
¿La gabarra 40 años después? La afición del Athletic, entre la cautela y la euforia: «Ya tengo hotel en Sevilla»
Atlético-Athletic | Mañana, a las 21:30 horas

¿La gabarra 40 años después? La afición del Athletic, entre la cautela y la euforia: «Ya tengo hotel en Sevilla»

EL CORREO pulsa el estado de ánimo de aficionados rojiblancos que viven con pasión el enfrentamiento de Copa contra el Atlético de Madrid

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Martes, 6 de febrero 2024, 10:26

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

«¿Una final de Copa? Lo que daría yo por una final de Copa». La afición rojiblanca aguarda con un enorme interés, anhelo, emoción, e incluso con cierta dosis de llamemóslo angustia el desenlace de la semifinal de Copa que comienza este miércoles en el Metropolitano y concluirá muy cerca de la media noche del 29 de febrero. EL CORREO ha pulsado el estado de ánimo de aficionados rojiblancos que viven con pasión cada partido del Athletic.

Gaizka Atxa, embajador de la Peña Mr Pentland y delegado de las peñas internacionales.

«Vivir de nuevo la gabarra sería la confirmación de que el modelo funciona»

Gaizka Atxa tenía cuatro años cuando la gabarra navegó por el Nervión la última vez, hace cuarenta años, pero no se acuerda bien de aquello. «Vivirlo de nuevo sería la confirmación de que el modelo funciona. A veces solo el hecho de competir con esta filosofía puede parecer un mérito enorme, pero es que podemos ser los mejores en la élite. ¡Ganar un título!», aventura este aficionado, embajador de la Peña Mr Pentland.

Para Atxa, también delegado de las peñas internacionales rojiblancas, «la idiosincrasia tan bonita del Athletic es única en el mundo». Realiza esta declaración al hablar de la historia de Unai Gómez y Mikel Jauregizar, dos chavales de Bermeo que han llegado de la mano al primer equipo. «Son historias paralelas que nos hacen todavía más especiales. Ya ver a los hermanos Williams jugar juntos es raro... Demuestra el buen trabajo realizado en Lezama durante tantos años», desarrolla.

Su testimonio transmite el estado de felicidad que vive el aficionado athleticzale esta temporada. «Veo a la gente muy contenta en San Mamés. Hay mucha asistencia, con una simbiosis perfecta entre afición y equipo, pero aún no me explico cómo no logramos llenar el estadio y batir el dichoso récord. Yo creo que en la vuelta con el Atlético o en la visita del Barcelona puede caer. A ver si hay suerte...», vaticina Atxa, que ve en la «compenetración de Guruzeta, Sancet y los Williams» la clave del éxito de esta campaña. «Y por supuesto el equilibrio que dan Galarreta y Beñat Prados, que me encanta. También Unai Gómez».

Este cóctel «nos ha quitado el mal sabor de boca del año pasado, estamos muy contentos con la temporada. Creo que se ha mejorado el equilibrio entre la parcela ofensiva y defensiva, a pesar de bajas como las de Yeray o Yuri», reflexiona Atxa, que dice que el conjunto dirigido por Ernesto Valverde «lo ha bordado: en Girona --empate ante el entonces líder-,el día del Atlético...». Respecto al conjunto colchonero, último peldaño antes de alcanzar una nueva final, dice que «esperamos que tengamos un poco suerte, porque la ilusión es muy alta».

Este aficionado tiene tanta fe que ya se ve en el partido por el título que albergará el 6 de abril La Cartuja. «Ya tengo hotel en Sevilla, estoy apuntado al barco», dice confiado. «Será lo que tenga que ser, estamos muy orgullosos de este equipo». Sobre la más que posible vuelta a competición europea para la próxima campaña, «tendremos el reto de competir en tres competiciones», algo que no experimenta el Athletic desde hace seis años. «Tengo la esperanza todavía de entrar en Champions, pero la Liga es un maratón. Ahora, esa final de la Europa League 2025 en San Mamés... Puede ser el evento de la década», ambiciona Atxa. Como él, se cuenta por miles los que sueñan con presenciar en La Catedral primer título europeo de la historia del club. Pero primero se aspira a estar en otra final.

Yolanda Montero Márquez y Diana López Fernández. Peña Deusto

«Este año ya toca, les vemos muy motivados»

Yolanda Montero y Diana López son dos amigas que comparten una pasión: el Athletic y todos los planes que giran a su alrededor. La previa los días de partido en San Mamés, el post para comentar lo vivido... y los viajes en el autobús litera que hacen con la Peña Deusto cada vez que hay una cita importante lejos de Bilbao. Como el que quieren repetir el 6 de abril en Sevilla. «Aunque sea una paliza, ir todos juntos en el viaje es una gran experiencia», dicen ambas, ilusionadas con la posibilidad de revivir una final.

Pese el optimismo, tiran de cautela. «Yo he dejado de soñar», se resigna López. «Cuanto más sueño, peor. Primero vamos a llegar a la final y luego ya veremos, que somos expertos en perder finales. Pero este año... Creo que ya toca», detalla con una pasión difícil de explicar y palpable al charlar con ella. «Eso sí, la temporada está siendo muy buena. Tienen algún partido en el que te despistas un poco, como contra el Cádiz, pero va muy bien la cosa. A ver si seguimos así: generando ocasiones, metiéndolas... Jugando quien sea», reflexiona.

Montero va un paso más allá del aspecto deportivo. Para esta aficionada lo mejor es el «sentimiento Athletic que veo, porque llevábamos unos años que estaba más flojilla la cosa. Los jóvenes han venido súper fuertes, sobre todo 'Rahmbo' -así llama a Unai Gómez por su parecido, dice, con Sylvester Stallone-, que está metiendo goles». «Nosotras lo vivimos intensamente y les vemos muy motivados. La manera de celebrar los goles, que sean un equipo... últimamente éramos un equipo más normal», desarrolla.

López está ubicada en Preferente Sur, junto al córner -«casi celebro los goles con ellos»-, mientras que Montero lamenta «ser una de las que reubicaron de la grada de animación, pero mejor de eso no hablamos», dice con resignación. «Ahora estoy en el anillo VIP, y aunque lo ves muy bien, con comodidad, no es lo mismo. No me gusta, yo quiero vivir el fútbol y ahí parece que estoy en un teatro», lamenta. López, por su parte, tiene a su hijo en la grada: «Para los chavales ver que Jauregizar y Unai estaban hace dos años en la grada motiva mucho, y al final el campo se contagia». «¡Hacía mucho que no se vivía algo así en San Mamés!», exclama Montero sobre el día del partido de Barcelona de los cuartos de Copa.

Alain Zaldua. Peña Beti Lehioak

«El Athletic está donde tiene que estar»

Alain Zaldua es una rara avis entre los aficionados del Athletic. Para él, miembro de la Peña Beti Lehioak, que el conjunto rojiblanco tenga a tiro los puestos Champions y esté a dos partidos de alcanzar la final de Copa «no es una novedad». Dice convencido que «lo raro es que los últimos años no hayamos entrado en Europa por pequeños detalles, mala suerte o la falta de un delantero». Repite varias veces la palabra «continuista» para definir el proyecto del club a lo largo de sus 125 años de existencia. «No somos el Girona, no somos el equipo revelación porque siempre estamos ahí».

«Que estemos en una semifinal de Copa tampoco es una novedad. En los últimos diez años llevamos seis», lanza, «pero sí que hay optimismo porque estamos orgullosos de nuestra trayectoria». Dice que «no hay que tirar cohetes, me parece normal que el Athletic esté donde tiene que estar». «Habrá veces que te entre la pelotita, como decía el 'Rubio de Barakaldo' -en referencia a Javier Clemente- y tengas suerte de estar en una final, pero otras te quedarás a las puertas de entrar en Europa», desarrolla con templanza.

Poniendo el foco en el presente, defiende la gestión de Valverde, «tan criticado la temporada pasada. No era un proyecto de un año, estaba claro que su segundo iba a ser mejor que el primero. La gente no tiene paciencia. Se llegó a criticar a uno de los mejores entrenadores de Europa, se le ponía a parir». Zaldua también pone en valor que este año la plantilla haya subido el nivel. «Teníamos en el banquillo el día del Barcelona a Iñaki Williams, Muniain, Ander Herrera, De Marcos y Raúl García. La gente que no suele jugar cuenta con una trayectoria y un currículum impresionantes», analiza. Y añade: «Hemos echado de menos el gol de Aduriz. Era una losa y una agonía que está desapareciendo. Ahora vienen los goles». Pero por supuesto, destaca la gestión que se hace desde la base. «Lezama es un trabajo de años y ahora se están recogiendo los frutos».

El aficionado rojiblanco solo se deshace en elogios hacia la figura de Txingurri. «Si él confía en la que gente que sube -en referencia a los canteranos- sus razones tendrá. Lo importante es la continuidad y que se llegue a los objetivos marcados hace tres o cuatro años». Y en esta línea, lanza una crítica. «El problema, lo único que destruye, son los habituales cambios en Lezama, traer a este entrenador o a este otro responsable. Hay que dejar trabajar, luego se verán los resultados».

Y tiene un reproche hacia la directiva. «Estamos un poco disgustados porque no hemos tenido la oportunidad de hablar con el presidente (Jon Uriarte). No quiero ir contra él, porque igual el que nos tenía mal acostumbrados era Elizegi. Me decía 'pásate por aquí' y tomábamos un pote. Así se consiguió, tras mucho trabajo y consenso, la grada de animación. Con Uriarte no hemos tenido la oportunidad de hablar con él. Lo de querer cobrar 50 euros a cada peñista...».

En materia económica también lamenta el «importante desembolso económico que supone ver al Athletic lejos de San Mamés» y en concreto, en una final. «La accesibilidad que conseguimos con la grada, para atraer a los chavales... Diles que tienen que ir a Sevilla gastándose un dineral y sin facilidades». Tampoco ve con buena salud el estado de las peñas rojiblancas. «Vas a un Peñista Eguna y solo ves gente de cincuenta o sesenta años. Con lo bien que estaría que esos jóvenes formasen una peña con los de su edad, pero claro si les exiges dinero...».

Teorizando con una hipotética final en la capital andaluza, no le parece bien a este socio que se tenga que jugar allí. «Imagina que es un derbi contra la Real. ¿Qué sentido tiene? Además, es una ciudad que no tiene las facilidades de Madrid, por ejemplo. Nos lo ponen muy difícil, no se piensa ni en la afición ni en el socio. Y todo por politiqueo».

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios