Íñigo Vicente se tatuó ayer mismo un león para celebrar su contrato con el Athletic

Íñigo Vicente firma su nuevo contrato en Ibaigane; a la izquierda, el tatuaje que ahora luce en su brazo izquierdo./El Correo
Íñigo Vicente firma su nuevo contrato en Ibaigane; a la izquierda, el tatuaje que ahora luce en su brazo izquierdo. / El Correo

La joven promesa de Lezama, que había sido sondeada por el United, amplía contrato y realizará la próxima pretemporada con el primer equipo

Javier Ortiz de Lazcano
JAVIER ORTIZ DE LAZCANO

El Athletic ha blindado a Íñigo Vicente (Derio, cumple 21 años el 6 de enero), una de sus perlas de Lezama. El atacante ha firmado hoy su ampliación de contrato hasta 2023, según ha anunciado el club rojiblanco y ha decidido celebrarlo tatuándose un león en el brazo izquierdo apenas unas horas después. La cláusula de rescisión pasa a ser de 40 millones de euros, según puede adelantar elcorreo.com. Su blindaje actual era de 8 millones y el contrato acababa en 2020.

Vicente destaca en el filial. Ha disputado 16 partidos en los que ha firmado 6 goles y 7 asistencias. Es el segundo realizador del equipo (Villalibre es el primero con 11) y su primer suministrador de tantos (le sigue Larrazabal con 6). Está considerado uno de los jugadores con más talento de la factoría rojiblanca.

El deriotarra ha sido seguido por importantes escuadras. El Manchester United envió un técnico a verle en el derbi en Barakaldo. Fue Toni Lima, exinternacional por Andorra y exjugador del Espanyol. Vicente ya había agradado a técnicos del club inglés en el torneo Premier League sub'23 que juegan los canteranos rojiblancos en Inglaterra. En 2013, cuando jugaba en cadete en el Danok Bat, el Real Madrid le ofreció integrarse a su cantera. Finalmente se incorporó a Lezama. Tanto en aquel momento como ahora, la prioridad del joven ha sido formar parte del club rojiblanco.

Vicente hizo en verano primera parte de la pretemporada con el primer equipo, pero Eduardo Berizzo lo devolvió al filial. El deriotarra no quiso irse cedido y prefirió seguir su formación en el Bilbao Athletic. Ésta es su segunda campaña completa con el filial, para el que ha marcado un total de 18 goles en 50 partidos.

Ritmo frenético de renovaciones

En sus últimos días como presidente del Athletic, Josu Urrutia mantiene un ritmo frenético de renovaciones. Desde que se integró en la Comisión Gestora, ha firmado ampliaciones de contrato a Iker Muniain, Óscar de Marcos y Mikel Balenziaga. Antes lo hizo en el filial con Unai Vencedor. Ahora le ha llegado el turno a Íñigo Vicente.

De todos ellos, los dos futbolistas del segundo equipo eran los que mayor riesgo de fuga presentaban. Los seguimientos a ambos de los clubes ingleses hacían sospechar que alguno podía presentarse con sus cláusulas, no excesivas para los equipos de una Premier cada vez más dispuestos a pagar por talentos jóvenes.

Miguel Sola, exjugador rojiblanco y ahora entrenador del Calahorra, elogió a Vicente antes de sufrir una de sus asistencias de gol el sábado en Lezama en la victoria de los rojiblancos por 3-2 ante los riojano. «Tiene cosas muy buenas y otras que debe mejorar. Visto desde fuera, le he observado en varios vídeos para analizarlos y ves que tiene potencial», dijo a este periódico.

Vicente está cerca de la élite. El club cree que su periodo de formación se acerca al final y ha decidido que haga la próxima pretemporada con el primer equipo. Su objetivo es hacerse un hueco y no regresar al filial (una opción casi descartada) o ser cedido.