El Athletic blinda a Unai Simón con una cláusula de 50 millones

Unai Simón sella su nuevo pacto con Aitor Elizegi con el Athletic./ Athletic-Club
Unai Simón sella su nuevo pacto con Aitor Elizegi con el Athletic. / Athletic-Club

Ibaigane se asegura el futuro de la portería en la primera renovación de envergadura de Aitor Elizegi

Juanma Mallo
JUANMA MALLOBilbao

El Athletic ha blindado el futuro de su portería con la revisión de contrato de Unai Simón. El joven portero alavés (21 años) contará con una cláusula de, 20 más que en la actualidad y la misma que Iago Herrerín,y mantendrá la duración de su relación con Ibaigane hasta junio de 2023; esto es hasta que tenga 26 años. Titular en las primeras jornadas de esta temporada por la lesión de Iago Herrerín y el 'castigo' a Alex Remiro por no renovar su vínculo con el club vizcaíno, el vitoriano disfruta de la condición de titular en la selección Sub'21 y se trata de uno de los porteros con mayor proyección de la Liga; es más, la UEFA le colocó en enero en la lista de 50 jugadores a seguir en 2019. Es, además, la primera operación de cierta envergadura de la junta directiva de Aitor Elizegi, más allá de la contratación de Ibai y Kodro, a la espera de que se confirme la renovación de Gaizka Garitano y de que se resuelva el futuro de hombres como Markel Susaeta y Aritz Aduriz.

Unai Simón ya había revisado el pasado verano su contrato hasta 2023. Lo hizo antes de salir cedido al Elche. Había overbooking en la portería: Kepa Arrizabalaga, Iago Herrerín y Álex Remiro. Pero las fichas fueron cayendo. Primero el portero de Ondarroa. Se marchó al Chelsea a cambio de 80 millones de euros. Quedaban el meta vizcaíno y el cancerbero de Cascante. A principios de agosto, sin embargo, Herrerín, con contrato hasta 2021, se rompió. Se lastimó en una mano e iba estar casi dos meses fuera del césped. Había que buscar una solución, pues solo quedaba el navarro y los porteros del filial. De ahí que Eduardo Berizzo y la anterior directiva resolvieran la vuelta del vitoriano. En teoría, para ser suplente. Sin embargo, días después saltó la sorpresa.

¿Cuál? Pues su titularidad, su inicio en el 'once' en el estreno de la Liga debido a que la junta de Josu Urrutia -en una estrategia que ha seguido la de Aitor Elizegi a pesar de un intento de acercamiento- decidió 'castigar' a Remiro por su negativa a prolongar un contrato que termina el 30 de junio de 2019. Simón, por tanto, se estrenaba como titular en la Liga. Con el '25' a la espalda, sumó siete encuentros en la Liga, y cuatro, todos, los de la Copa del Rey. Su último encuentro fue el derbi contra la Real en San Mamés. Luego se produjo un parón, el de octubre, y el 'Toto' tiró de jerarquía para situar en la meta a Herrerín, que continúa como titular en el torneo de la regularidad y con unos números que le colocan como uno de los mejores cancerberos de esta temporada.

De este modo, Simón se quedó con los duelos de la Copa. Jugó los dos partidos contra el Huesca, y también la ida y la vuelta contra el Sevilla. Frente a los oscenses, no recibió ningún gol, igual que el Sánchez Pizjuán. Y, a pesar de que no cuenta con la condición de titular, Luis de la Fuente, seleccionador Sub'21, mantiene su confianza en un guardameta que destaca por su envergadura y que era una de las pocas buenas noticias en un arranque de campaña aciago para el Athletic: sus intervenciones, por ejemplo contra el Madrid en San Mamés y en el Camp Noyu contra el Barcelona, permitieron a los bilbaínos sumar puntos a un casillero que necesitaba nutrientes.

Y ahora refuerza su compromiso con el Athletic con una cláusula de 50 millones de euros. Es la primera gran renovación de la era Elizegi, que este fin de semana cumplirá cien días en el cargo. Ahora quedan por resolverse otras cuestiones, como la prolongación del contrato de Garitano, que parece cuestión de horas ya que ambas partes están de acuerdo, y qué ocurrirá con Susaeta y Aduriz.