El Athletic crea una hucha de 76 millones de la que tirar para tapar las posibles pérdidas

Urrutia, en la rueda de prensa de estre miércoles./Fernando Gómez
Urrutia, en la rueda de prensa de estre miércoles. / Fernando Gómez

El contador de la junta directiva, Alberto Uribe-Echevarría, califica la decisión de «extraordinaria» porque vislumbra un posible escenario de déficit

ROBERT BASIC

El presidente del Athletic, Josu Urrutia, y el contador de la junta directiva, Alberto Uribe-Echevarría, han comparecido juntos este miércoles en San Mamés para dar a conocer una decisión institucional que ambos han calificado como «extraordinaria, única y especial». La presencia en la mesa de uno de los hombres fuertes del equipo del gobierno anticipaba algo importante por lo inusual de la imagen, en la que habitualmente solo aparecía el deustoarra. Y, efectivamente, ha sido así. Uribe-Echevarría ha explicado que Ibaigane ha decidido provisionar un total de 76 millones de euros de cara a los posibles desajustes presupuestarios que podría sufrir la entidad en los próximos años. El directivo lo ha definido como la constitución de una «hucha, de una red de seguridad» de la que se podría tirar en caso de pérdidas, es decir, de un déficit que los actuales rectores vislumbran en el horizonte. Eso sí, en todo momento ha desligado este movimiento del contexto electoral y se ha esforzado en recalcar que la iniciativa se enmarca dentro del «ejercicio de responsabilidad» del club. Una entidad que, según ha dado a entender, hubiese parpadeado ya en números rojos si la marcha de Kepa Arrizabalaga no hubiese dejado 80 millones en la caja.

Tras una breve introducción de Urrutia, que ha anticipado que Alejandro Remiro no renovará y por tanto no seguirá en el Athletic, el contador de la junta ha querido dar detalles de una medida extraordinaria que, en su opinión, se produce en el momento adecuado. Ha explicado que todas las ganancias del pasado ejercicio -los 65 millones de Laporte y los 11 del superávit- se destinarán a una provisión especial que pretende aliviar la confección de los futuros presupuestos. «Sirve para crear una hucha de cara a los malos momentos que pueden llegar. Este dinero -ha recalcado- se usaría para cuadrar las posibles cuentas negativas en un futuro. Es algo muy importante de cara al proceso electoral». Eso sí, tanto él como el presidente no han arrojado ni una gota de luz sobre las intenciones de la junta directiva y tampoco han avanzado la posible fecha de los comicios, aunque el deustoarra ha insinuado que podrían celebrarse entre febrero y marzo amparándose en la mecánica de la decisión tomada en 2014.

Uribe-Echevarría ha argumentado que el club ha dado este paso por las «fuertes amortizaciones» que tocará afrontar en las próximas temporadas. En este sentido, ha mencionado las contrataciones y fichajes de gente como Iñigo Martínez, Yuri Berchiche, Dani García, Cristian Ganea y Ander Capa, adquisiciones a las que además habría que añadir las recientes y generosas renovaciones cerradas por Ibaigane. «Estas inversiones no se llevan a la contabilidad de golpe, sino que son imputables a los siguientes ejercicios». En este sentido, el contador ha aludido a una importante «presión» que sufrirán las futuras cuentas y de ahí que haya justificado la creación de un fondo extraordinario. De hecho, ha aludido a la ausencia del equipo en Europa y ha anticipado que los ingresos televisivos podrían ser experimentar una ligera bajada.

Gestionar con tranquilidad

El directivo ha querido trasladar en todo momento la imagen de un club solvente y que se mueve en un excelente contexto económico. Es más, ha alabado su músculo financiero y ha hablado de un patrimonio de 134 millones, que se acercarían casi a los 300 si se contabilizara el excedente de la venta de Kepa (60) y los 76 provisionados. «Nuestra decisión ha sido pensar en el club, no en nosotros. Esto no significa que nos vamos a presentar o que no lo vamos a hacer. La hucha -ha subrayado- no serviría a esta junta, sino a la nueva para gestionar con tranquilidad», ha expuesto el contador. Ha vestido este movimiento con la túnica de la «libertad» y ha aclarado que una directiva nueva sí tendría que avalar el «15% del presupuesto», mientras que la de Urrutia, si decidiera optar a su tercer mandato, algo que no han confirmado, no debería hacerlo.

Preguntado por los motivos que han llevado a Ibaigane a constituir este fondo extraordinario precisamente ahora, a escasos meses de las elecciones, Uribe-Echevarría ha confesado que antes «no se vislumbraba» la posibilidad del déficit; «ahora sí», ha reseñado. En este punto ha hecho referencia a las inversiones en Lezama, a la tendencia bajista de las televisiones y los 20 millones de amortizaciones a los que toca hacer frente. «La hucha -ha rematado- está pensada en el caso de que los presupuestos no cuadren y evitar así las pérdidas».

 

Fotos

Vídeos