Jon Uriarte, el día que ganó las elecciones en San Mamés / Ainhoa Gorriz

Uriarte mantiene abierto el proceso para contratar un director deportivo

El presidente dice que no ha pretendido atacar a la anterior directiva al aplicar un criterio diferente en la elaboración de las cuentas

Iván Orio
IVÁN ORIO

El presidente del Athletic, Jon Uriarte, mantiene abierto un proceso de selección para contratar un director deportivo, un cargo que debería haber sido la piedra angular de su proyecto y que todavía permanece vacante desde que se frustró la apuesta por el mexicano Carlos Aviña por sus comentarios machistas y xenófobos en las redes sociales hace una década.

De hecho, según explicó anoche en una entrevista en Telebilbao, esta misma semana ha mantenido entrevistas con varios candidatos a ocupar uno de los puestos de mayor responsabilidad en el Athletic. Se le preguntó por la posibilidad de que Julen Guerrero sea uno de los aspirantes, pero contestó con ambigüedad y se limitó a poner en valor el trabajo como futbolista y técnico de una de las «leyendas» del club.

Las eventuales renovaciones de Nico Williams, el jugador de moda tras dar a España la clasificación para la Final Four de la Liga de las Naciones y llamar a la puerta del Mundial, y de Iñigo Martínez, el gran pilar del equipo rojiblanco pretendido por el Barça en verano, ocuparon buena parte de sus comentarios. Sobre el navarro, cuyo contrato termina en 2024, dijo que está «tranquilo» y que todavía le queda mucho camino por recorrer. En el caso del central de Ondarroa, que quedaría libre el 1 de enero, echó balones fuera y afirmó que los movimientos para intentar retenerle quedan dentro del ámbito interno de la entidad rojiblanca. Dejó claro, eso sí, que él nunca llegó a hablar con un interlocutor del Barcelona.

«Estoy tranquilo con Nico Williams», asegura sobre el futbolista de moda, que acaba contrato en 2024

Entiende el máximo responsable del Athletic que lo importante es trabajar para que sus grandes futbolistas dispongan de un entorno «atractivo» que les permita desarrollar sus carreras con los mejores recursos. Uriarte está convencido de que ese objetivo se ha conseguido y de que Nico Williams está en un lugar idóneo para crecer. Subrayó, en el mismo sentido, que cuando el club intenta retener a un jugador y este finalmente decide marcharse supone siempre una «decepción». Y añadió que no tendría ningún problema en asumir personalmente las conversaciones con un integrante de la plantilla si considerase que al hacerlo aumentarían las posibilidades de que se quedase. «Eso no es bajar al barro», resaltó.

El presidente también aludió al cierre de cuentas del pasado ejercicio, que ha provocado una disparidad de criterios con la anterior directiva. Mantuvo que se ha tratado exclusivamente de una discrepancia desde el punto de vista contable y agregó que al redactar el documento con otros parámetros los actuales rectores de Ibaigane no han querido atacar a los anteriores. «Entiendo que haya podido haber cierto malestar, pero no se trata de una crítica», manifestó.

El empresario bilbaíno tira balones fuera sobre las negociaciones para renovar a Iñigo Martínez

Uriarte volvió a explicar parte de los entresijos de la contratación de Ander Herrera -viajó a París para cerrarla-, alabó a Ernesto Valverde como persona y como profesional y dijo que habrá que seguir la evolución de Julen Jon Guerrero en el Real Madrid. Si cuaja como profesional, la junta no tendría problemas en hablar con él.