Borrar
Valverde lamenta una acción fallida contra el Betis Manu Cecilio
¿Por qué el Athletic falla siempre en los partidos decisivos?

¿Por qué el Athletic falla siempre en los partidos decisivos?

Lucha por Europa ·

Los rojiblancos pierden altura cada vez que deben volar por su inconsistencia a la hora de afrontar los momentos clave

Robert Basic

Robert Basic

Bilbao

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Sábado, 6 de mayo 2023, 01:08

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Al Athletic le quedan cinco jornadas para arreglar el desastre de las tres últimas, en las que ha sumado un punto de los nueve posibles y marcado un gol en cuatro horas y media de fútbol –de penalti en Mallorca para rascar un empate en el tiempo añadido–. Cada vez que tenía que desplegar las alas y volar en los momentos de la verdad, el equipo ha perdido altura en su carrera por regresar a Europa. Un problema que ha lastrado su trayectoria, penalizada por la inconsistencia colectiva a la hora de afrontar las situaciones clave. Después de tres victorias seguidas que subrayaron su perfil internacional –Espanyol, Real Sociedad y Almería–, los bilbaínos fallaron con Sevilla, Mallorca y Betis. Varias claves lo explican y son las que precisamente deben ser corregidas en lo que resta de Liga para que los hombres de Ernesto Valverde cumplan con el objetivo deportivo e institucional fijado a comienzos de la temporada.

Errores defensivos graves

El Athletic ha cometido errores defensivos gruesos que le han costado partidos. Pasó contra el Sevilla –resbalón de Yeray y posterior penalti–, el Mallorca –Lee Kang-In marcó tras una jugada con fallos en cadena rojiblancos– y el jueves ante el Betis, con Vivian y Vesga como protagonistas negativos. Por no hablar de aquel 2-3 contra el Girona con dos goles en propia puerta o el 0-1 frente al Espanyol con Yeray y Vivian liándose ante Braithwaite. Tampoco han ayudado lesiones y ausencias de centrales como Iñigo y el propio Yeray, que han obligado a parchear una zona sensible. Cuando el de Ondarroa está a su nivel es uno de los 'top' de la Liga, una garantía a la hora de contener, jugar el balón y mejorar a sus compañeros y que el club está a punto de perder.

Abordajes sin acierto

A los rojiblancos no se les puede negar el compromiso con la presión alta, el esfuerzo, el derroche de energía y el empuje, actitudes que no se ven acompañadas del acierto. El gol es un problema grave –más de la mitad de sus 43 tantos llegaron ante equipos que pelean por no bajar como Cádiz (8), Valladolid (6), Elche (4) y Almería (4)–, agudizado ante rivales de envergadura. Tanto es así que ante Barcelona, Atlético, Real Madrid, Real Sociedad, Villarreal y Betis solo han anotado cuatro dianas, tres de ellas frente a los donostiarras. Por juego y ocasiones han merecido muchísimo más en sus duelos ante Mallorca, Espanyol, Osasuna, Rayo y el propio conjunto bético, entre otros, algo que también ocurrió en la Copa. Llegar y perdonar ha sido una constante. Es uno de los aspectos que urge corregir en las cinco 'finales' que quedan.

Siete derrotas en San Mamés

Lejos de hacerse fuerte en San Mamés, el Athletic se está desangrando en su campo. Tanto es así que en estos momentos es el sexto equipo con peores números como local en esta Liga. Solo ha sumado 24 puntos de los 51 posibles (47%), registros que apenas le dan para superar a Celta, Getafe, Cádiz, Espanyol y Elche. Hay más. Los rojiblancos han perdido ya siete de los 17 choques disputados en La Catedral. Para encontrar un dato idéntico habría que remontarse a la temporada 2012-2013, y uno más flojo, al segundo curso del bienio negro (2006-2007), cuando a estas alturas del campeonato se contabilizaban nueve derrotas. Y eso no es todo. Los bilbaínos se han quedado sin marcar en nueve de los 17 encuentros jugados en casa, con lo que igualan el récord histórico negativo de 1996.

Tropezar cuando toca correr

La falta de continuidad es un factor desestabilizador que lastra la trayectoria del equipo. Cada vez que cogía carrerilla se frenaba en seco, con pérdidas de velocidad penalizadoras en varias fases de la temporada. Nada más empezar, con siete puntos de los nueve posibles, el Athletic pinchó ante el Espanyol en San Mamés (0-1). Iba como un tiro hasta el parón del Mundial –acabó en la zona Champions–, pero una vez reanudado el campeonato encadenó cinco jornadas sin ganar (tres derrotas y dos empates). Tomó aire con un par de triunfos frente a Cádiz y Valencia, y luego cayó a plomo con cuatro choques sin conocer el triunfo. Entonces vino otra buena racha con 13 puntos de los 15 posibles, pero justo cuando tocaba meter el turbo se desplomó ante Sevilla, Mallorca y Betis. Es justo lo que no puede ocurrir en los cinco duelo que quedan, en los que se exige acierto y regularidad.

Centro del campo mutante

En los 33 partidos de la Liga, Ernesto Valverde ha probado con 13 tríos diferentes en el centro del campo y siete pivotes distintos. La fórmula más empleada de momento es la compuesta por Vesga-Muniain-Sancet (8), seguida por la de Vesga-Dani García-Sancet (7) y la de Dani García- Muniain-Sancet (4). El técnico no ha parado de buscar la solución perfecta, hasta volvió a recuperar su apuesta inicial más valiente con el vitoriano y los dos navarros, pero no ha terminado de asentar las piezas en la medular. Sociedades defensivas y otras más ofensivas han convivido a lo largo de la campaña, en las que los únicos intocables han sido Vesga y Sancet. El resto cambiaba y pivotaba a su alrededor.

Más candidatos a Europa

Los tres últimos tropiezos del Athletic, unidos a varias balas malgastadas con anterioridad, han hecho que el número de aspirantes a Europa y a la séptima plaza aumente de forma exponencial. Los rojiblancos marchan ahora octavos, a cinco puntos del sexto, el Betis, pero se le han unido en este viaje Girona –séptimos debido al 'average'–, Rayo Vallecano, Osasuna y Sevilla. Los cinco están metido en apenas tres puntos y pendientes de lo que ocurra esta noche en La Cartuja. Una victoria del Real Madrid daría precinto continental al séptimo puesto, mientras que un triunfo de los navarros invalidaría esta posibilidad. Así que la pérdida de fuelle de los rojiblancos ha permitido meterse en la pelea a un carro de candidatos, a los que deberá descolgar en el mes que tiene por delante.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios