El Athletic inicia la conversión de la Tribuna Norte Baja en una gran plataforma de animación

Vista de la Tribuna Norte durante el homenaje que se tributó a la Otxoa./Luis Ángel Gómez
Vista de la Tribuna Norte durante el homenaje que se tributó a la Otxoa. / Luis Ángel Gómez

El club se da un plazo de hasta tres años para completar los traslados y la graday mejorar el ambiente en San Mamés

Robert Basic
ROBERT BASIC

El Athletic ha puesto en marcha la conversión de la Tribuna Norte Baja en una gran plataforma de animación con el objetivo de mejorar el ambiente en San Mamés y cumplir así con una de las promesas electorales nucleares de la candidatura de Aitor Elizegi, en el poder desde finales de diciembre. El club reivindicó ayer su compromiso con la construcción de un proceso llamado a transformar el campo en una olla a presión, aunque a nadie se le escapa que será lento, complejo y no exento de dificultades, sobre todo logísticas y económicas. Ibaigane abre un plazo de hasta tres años para completar los traslados y confeccionar la grada que debería llevar en volandas al equipo y hacer que más de un punto se quede en casa. El primer paso consiste en proponer a los socios acomodados entre las filas una y diez de los bloques 107 y 108, justo detrás de la portería, que tomen parte en el proyecto acogiéndose a varias opciones que les ofrece la entidad, que de momento mantendría a Iñigo Cabacas Herri Harmaila donde está. Una agrupación que, sin embargo, reclama volver al sitio que ocupaba en la antigua Catedral porque «somos la punta de lanza de la animación».

La demanda de una grada de animación es una de las reivindicaciones sociales más extendidas entre la afición del Athletic, que lleva tiempo reclamando medidas concretas y efectivas para subir la temperatura ambiental en San Mamés. Es ahora cuando el club ha decidido dar un paso al frente y comenzar con la composición de un fondo que debería modificar el comportamiento habitual de la mayoría de sus ocupantes, rejuvenecerlo y dotarlo de un aire diferente y de una misión clara: sostener al equipo durante los 90 minutos y, a ser posible, contagiar al resto de las zonas del campo. Ibaigane emitió un comunicado en el que destacaba su «firme propósito de crear un gran ambiente» en el templo rojiblanco, por lo que avanzó que la Tribuna Norte Baja será el objeto de una reconversión para componer un fondo ruidoso, vivo y animado.

El Athletic quiere agrupar los asientos libres en estos sectores y facilitar así el aterrizaje de los 'Gazte Abonoak', que ahora están en Tribuna Sur Alta, con los que aspira a «promover la animación durante las próximas temporadas». El club es consciente de la complejidad del proceso y que será necesario abordar traslados negociados. De ahí que Ibaigane ofrezca hasta cuatro opciones a cientos de socios cuya localidad se encuentra entre las filas una y diez de los bloques 107 y 108. La primera consiste en «permanecer en su asiento actual junto a la gente joven que se incorpore a este espacio»; la segunda contempla la posibilidad de «reubicarse con preferencia en un asiento equivalente en el estadio esta misma temporada»; la tercera implica «participar -también de una forma privilegiada- en el proceso de cambios de localidad durante las tres próximas campañas»; y la última plantea ubicarse en el «anillo Sur con un precio especial durante un año hasta escoger la butaca definitiva en un plazo máximo de tres cursos». Todas estas posibilidades están encima de la mesa y habrá que ver la respuesta con la que se encuentra la directiva.

Ahora en dos esquinas

El club subraya que tratará la iniciativa con mucha delicadeza. «Todos los socios que ocupan estas localidades -recalca el comunicado- serán contactadas por el club para concertar citas y estudiar individualmente sus casos». Asimismo, cualquier otra persona de la Tribuna Norte Baja puede solicitar ya su inclusión en el proceso de recolocación. Con el traslado al nuevo campo, la anterior junta situó la animación en dos esquinas del estadio (Norte y Sur, con precios ventajosos) y luego creó y subió a los 'Gazte Abonoak' a la Sur Alta, y la de Elizegi pretende ampliar su radio de actuación y avanzar hacia la construcción de una grada.

El proyecto encierra dificultades y requiere de buenas dosis de voluntad de ambas partes -club y socios- para llegar a buen puerto, pero la idea de un muro de animación empieza a ser una realidad. Habrá que ir poco a poco y ajustar también los precios que se paguen en estos sectores. Los que los integren pagarán menos, pero habrá gente próxima a estas zonas con carnets caros que se verían afectados. El primer paso está dado y ahora toca trabajar y entenderse para que parte de esta grada tome cuerpo y dé más calor y color a San Mamés.