Iñigo Martínez, este viernes en Lezama. / PANKRA NIETO

Athletic

Iñigo Martínez entrena con el grupo y tiene opciones de estar en la lista ante el Espanyol

Iñaki Williams avanza y hace rondos con sus compañeros, pero se retira después y se mantiene como duda. Berchiche y Balenziaga siguen de baja

Javier Ortiz de Lazcano
JAVIER ORTIZ DE LAZCANO Lezama

Iñigo Martínez se ha ejercitado hoy con el resto de sus compañeros en Lezama, signo de que tiene opciones de entrar en la lista de este domingo ante el Espanyol (16.15 horas) en San Mamés. Lo que parece complicado es que juegue de inicio.

Iñigo Martínez jugó su último partido hace un mes, el 30 de julio contra el Newcastle en el St. James' Park. Desde entonces no ha vuelto a tener minutos ni en amistosos ni en las tres jornadas de la Liga ya consumidas. «Molestias leves en el tendón rotuliano», precisó el club en un parte médico emitido el 3 de agosto. Parecía algo sencillo, pero el problema se convirtió en más fastidioso de lo esperado y le ha mantenido alejado del equipo.

WFeliz de seguir avanzando. Feliz de estar un poco más cerca de volver», compartió el miércoles en las redes sociales después de participar en los rondos junto a sus compañeros. El mensaje era claro: ya ve luz al final del túnel de la lesión.

Martínez ha sido sobre todo noticia por el interés del Barcelona por ficharle, opción desestimada por la junta directiva del Athletic tras rechazar una propuesta de quince millones fijos y otros cinco en variables.

Iñaki Williams, por su parte, avanza en su recuperación. Ayer corrió y hoy ha dado un paso más al meterse en los rondos iniciales con sus compañeros. Eso sí, a la media hora de sesión de entrenamiento ha abandonado el grupo para trabajar con el recuperador, Xabier Clemente.

Los que tampoco han aparecido por el campo de entrenamiento con Berchiche y Balenziaga, bajas de nuevo ante el Espanyol. El zarauztarra padece una talalgia en su pie derecho que le impidió jugar ante el Cádiz y su compañero sufre un esguince en el metatarsiano de la pierna derecha que le mantiene ausente desde antes del inicio de la campaña.