El Athletic, a por una necesaria segunda victoria consecutiva en Villarreal

Williams marcó en la victoria de la temporada pasada en Villarreal./Efe
Williams marcó en la victoria de la temporada pasada en Villarreal. / Efe

La campaña pasada se rompió una racha de 14 años y 12 visitas sin ganar en campo castellonense

EL CORREO

El Athletic de Gaizka Garitano está remontando el vuelo en la Liga. Sin prisa, pero sin pausa. Y la cita ante el Villarreal es clave por tratarse de un rival directo en la lucha por huir del descenso. Sería el segundo triunfo consecutivo en el feudo del Submarino amarillo. De hecho, la campaña pasada se rompió una racha de 14 años y 12 visitas sin ganar en campo castellonense.

Fue el 9 de abril del pasado año cuando el conjunto bilbaíno venció por 1-3 (Bacca/Córdoba, Williams y Muniain) poniendo fin a una serie de dos empates y diez derrotas en sus anteriores comparecencias en el antiguo El Madrigal. Hasta esa fecha el Athletic únicamente había logrado puntuar en Villarreal con sendos empates, el 2-2 de la temporada 2011-2012 (Marcos Senna y Nilmar/Llorente y Susaeta) y el 1-1 de la 2013-2014 (Pina/Aduriz).

Los diez encuentros restantes se saldaron con victoria local, cinco de ellos con un marcador idéntico de 3-1. Fue en los cursos 2004-2005 (José Mari 2 y Forlán/Ezquerro), 2005-2006 (Riquelme, José Mari y Senna/Etxeberria), 2006-2007 (Forlán 2, 1 de penalti, y Ustaritz, en propia puerta/Iraola), 2015-2016 (Bruno, de penalti, Mario y Baptistao/Aduriz); y 2016-2017 (Víctor Ruiz, Bakambu y Adrián/Laporte).

En otras dos ocasiones el marcador fue de 2-0, en las campañas 2008-2009 (Cazorla y Mati Fernández) y 2014-2015 (Cheryshev y Bruno, de penalti); en una de 1-0, en la 2007-2008 (Fuentes); y en otra de 2-1, en la 2009-2010 (Capdevila y Nilmar/Gabilondo).

El marcador más abultado de esos años fue el 4-1 de la temporada 2010-2011 después de que Nilmar, Cazorla, Rossi y Jefferson Montero remontaran un tanto inicial de Fernando Llorente.

El balance de los Villarreal-Athletic disputados en terreno castellonense es claramente favorable al equipo amarillo, que ha logrado 11 victorias y solo ha cedido 4 empates y 3 derrotas en un total de 17 partidos, en los que marcó 36 goles por los 18 del conjunto rojiblanco.