Los aficionados presencia el entrenamiento. /Jordi ALEMANY

Los aficionados presencia el entrenamiento. / Jordi ALEMANY

La pasión rojiblanca sigue muy viva con restricciones

Cerca de 300 aficionados asistieron a Lezama para presenciar in situ el último entrenamiento del año del Athletic

PERU OLAZABAL

El Athletic despidió este viernes el año con un último entrenamiento a las órdenes de Rubén Uría, segundo de Marcelino, debido al positivo en COVID-19 del asturiano. Lo hizo en una sesión a puerta abierta con una gran acogida por parte de la afición. Numerosas familias no se quisieron perder esta cita y abarrotaron las gradas del campo tres

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores

Aprovecha esta oferta, suscríbete 3 meses por solo 12€, ahorras un 40%