El Athletic ve con recelo el proyecto de nuevas competiciones europeas

Beñat pelea por un balón en el partido disputado contra el Marsella en la Europa League de 2018. :/e. c.
Beñat pelea por un balón en el partido disputado contra el Marsella en la Europa League de 2018. : / e. c.

La Asociación de Clubes (ECA) aprueba «iniciar conversaciones para renovar la Champions» a partir de 2024 y la creación de un tercer torneo continental

Igor Barcia
IGOR BARCIA

El fútbol de la próxima década toma forma a base de reuniones entre los grandes clubes continentales, y el Athletic está muy pendiente de lo que pueda surgir de dichos encuentros. El pasado martes, en Amsterdam, la Asociación Europea de Clubes (ECA) –de la que los rojiblancos son miembros– aprobó «iniciar conversaciones para renovar la Champions a partir de 2024», una fecha clave para la revolución de las competiciones continentales y donde el Athletic se enfrentará a un cruce de caminos complicado de abordar.

Por un lado aparece el proyecto de Superliga Europea, apoyado por la UEFA por miedo a que los clubes más grandes se independicen. Real Madrid, Barcelona, Manchester United, Liverpool, Chelsea, Arsenal, Manchester City, Juventus, Milan, Bayern, PSG, Atlético, Inter, Roma, Borussia Dortmund y Olympique Marsella son los 16 clubes que tendrían acceso a ese nuevo torneo que reemplazaría a la Champions y que amenaza a las ligas domésticas, aunque en la reunión de la ECA, donde estuvo presente el Athletic, se aseguró que la nueva competición no modificaría las fechas de las ligas nacionales, que se seguirían disputando los fines de semana.

Aunque la ECA está formada por 232 clubes, entre ellos el Athletic, la formación de una Superliga de Europa con los más poderosos del continente abriría todavía más diferencias entre ellos y el resto de equipos competidores, un escenario de desigualdad que desde la entidad rojiblanca no se ve con buenos ojos. En distintos escenarios, desde el Athletic ya se ha asegurado que se apoyará a aquellas competiciones que respeten y defiendan el desarrollo del fútbol base, algo que chocaría frontalmente con el impulso de una Superliga continental donde participen los clubes con más poder económico de Europa, aunque el presidente de la ECA, Andrea Agnelli, se cuidó de calmar a todos los clubes que forman parte de su asociación con un mensaje integrador. «La prioridad es mantener una competición que permita una participación abierta para todos y asegure un crecimiento saludable del sistema europeo».

En este escenario podría entenderse la aprobación por parte de la ECA de una tercera competición europea, que ya fue defendida por la UEFA para el periodo 2021-24, y en la que tomarían parte las formaciones que no alcancen plaza ni en la Champions o la futura Superliga, ni en la Europa League. Es decir, en un escenario donde los más poderosos dominen el panorama, se abre una nueva ventana para que otros clubes más modestos puedan tener su hueco para seguir compitiento en el continente. En el caso del Athletic, pese a que la ECA apoya esta remodelación, también se recela de esta tercera vía que por un lado abriría con más frecuencia la puerta europea, pero a una competición con mucho menos glamour para los aficionados que las dos actuales.

El fútbol del futuro

Superliga.
A partir de 2024, formada por los 16 clubes más poderosos del continente.
Europa League.
Mantendría el formato actual.
Europa League 2.
Daría opcióna los clubes más modestos.