Un Athletic muy regular ante los grandes de la Liga

En las tres últimas campañas, ha sumado exactamente los mismos puntos -16- en sus partidos ante Madrid, Barça, Atlético, Sevilla, Betis, real y Villarreal

Jon Agiriano
JON AGIRIANO

Hay al menos tres razones de peso por las cuales los aficionados del Athletic se muestran tan optimistas y restan importancia al hecho de que, hasta ahora, los rivales de su equipo hayan sido de la parte media o baja de la tabla, además de un recién ascendido. La primera es el juego. Los rojiblancos están haciendo un fútbol vibrante por el que merece pagar la entrada; hasta empeñar el colchón, como hacían algunos tarambanas en la postguerra para poder viajar a las finales. Y esto –me refiero por supuesto a la calidad del fútbol, no a ir a la casa de empeños con el jergón–, siempre da mucha confianza. Se la da incluso a los resultadistas más recalcitrantes. Lo cierto es que por juego, que en el fondo es como decir por merecimientos, el Athletic podría haber ganado todos sus partidos esta temporada. En ninguno se puede decir que haya tenido suerte.

La segunda razón es que no siempre los rojiblancos han sido tan eficaces sumando puntos ante los humildes. Es más, algunas de las grandes decepciones de este equipo en los últimos años -sin contar las finales perdidas, se entiende- se han producido, precisamente, ante rivales modestos:Leganés, Valladolid, Cádiz, Mallorca... Y no sólo eso. En la temporada 2020-21, el Athletic arrancó la Liga jugando contra Granada, Eibar, Cádiz, Alavés, Levante y Osasuna y en la sexta jornada sólo llevaba seis puntos. En fin, que llenar el granero nunca es coser y cantar.

Y luego hay una tercera razón, que tiene que ver con una percepción muy extendida entre los hinchas rojiblancos: la de que su equipo suele ser competitivo ante los grandes y que, por lo tanto, no hay que temer la cuesta arriba que llega ahora en el calendario. ¿Es esto cierto? Que no valen los temores, por supuesto. No se gana nada con ellos. Lo otro, que el Athletic es competitivo ante los grandes, habría que aclararlo en sus justos términos. Y es que el tema resulta muy interesante, hasta el punto de que su análisis desvela lo que podríamos llamar un secreto escondido, el de una extraña regularidad de los rojiblancos en sus duelos ante los grandes.

38% de los puntos

Un repaso concienzudo de los resultados del Athletic en las tres últimas temporadas ante los siete clubes (Real Madrid, Barcelona, Atlético, Sevilla, Betis, Real Sociedad y Villarreal) que los dos últimos años le han precedido en la clasificación y son, por tanto, sus rivales a batir en la lucha por Europa, nos ofrece un dato muy curioso. En los catorce partidos ante los gallos del corral, casualidades del fútbol, el equipo ha obtenido exactamente los mismos puntos en esas tres campañas, la 2019-20, la 2020-21 y la 2021-22: un total de 16, un 38% de los que estaban en juego, distribuidos siempre en cuatro victorias, cuatro empates y seis derrotas. Es un porcentaje más que aceptable. Proyectado sobre 38 jornadas, nos daría 44 puntos. Un dato ilustrativo al respecto: frente a esos mismos seis equipos más el Athletic, la Real, sexta al final de Liga, sólo sumó 8 puntos (8 derrotas, 5 empates y una sola victoria, en Villlarreal), es decir, un 19% de los disputados.

Los ogros

El Real Madrid (1 punto) y el Barça (4) han sido los ogros del Athletic estas tres últimas temporadas

La clasificación, de menor a mayor, de los daños causados por el Athletic a sus principales enemigos no es ninguna sorpresa, la puede intuir cualquier aficionado. De la cosecha de 48 puntos en estos tres años, 16 por ejercicio como decíamos, contra el Real Madrid se ha sumado sólo uno y contra el Barcelona 4. Merengues y culés siguen siendo los ogros. Tampoco al Atlético se le ha rascado mucho (5 puntos), ni al Sevilla, el rival del sábado (7). Las cosas han ido mucho mejor -de hecho el balance es positivo- contra el Betis y el Villarreal (10) y la Real (11).

Una vez obtenido estos datos, es difícil resistirse a la tentación de especular, que está muy mal visto y no sé muy bien por qué siempre y cuando uno reconozca que lo hace sin obtener beneficio, en plan meditabundo, echando a volar la imaginación. Pues bien, especulando es fácil llegar a una conclusión: la de que con el ritmo de puntos que lleva en estas siete primeras jornadas, el Athletic ni siquiera necesitaría mantener ante los grandes la cosecha de puntos de los tres últimos años para acabar en Europa. Y que si lo mantiene, el objetivo podría ser incluso el cuarto puesto.

Un ritmo magnífico

Veamos. Es un cálculo fácil, una proyección sencilla. Los 16 puntos actuales en 7 jornadas nos dicen que el equipo de Valverde está sumando un 76% de los que disputa. Si continuara a este ritmo en los 5 partidos que le restan en la primera vuelta contra equipos modestos, sumaría 11 puntos más. Estaría ya, por tanto, en 27. Es decir, sólo con 4 en los 7 enfrentamientos ante los grandes llegaría a 31 en la jornada 19. Que serían 62 al final de Liga, una cifra que en los últimos años ha garantizado Europa, normalmente el quinto puesto. Y qué decir si el Athletic de Valverde repite o incluso mejora, por qué no, la cifra ante los grandes de las tres últimas temporadas. Estaríamos hablando de Champions.

Insistimos: esta especulación es lo que es -pura teoría lanzada al aire- y puede tener menos futuro que una pompa de jabón en un zarzal. Pero no importa. Porque lo cierto es que demuestra la magnífica cadencia de puntuación que llevan los rojiblancos y la importancia decisiva de hacer los deberes ante los rivales más asequibles, contra los que tantas veces estos jugadores han ejercido de buenos samaritano o de Rompetechos. Y luego, cuando toque, que pasen los gallos y aguanten el pulso que siempre les propone el Athletic.