El Athletic renueva a Gaizka Garitano por una temporada

Garitano recibe la felicitación de Susaeta por su continuidad. /Fernando Gómez
Garitano recibe la felicitación de Susaeta por su continuidad. / Fernando Gómez

El técnico de Derio firma hasta junio de 2020 tras la espectacular remontada protagonizada por el conjunto rojiblanco con él en el banquillo

Juanma Mallo
JUANMA MALLO

Gaizka Garitano (Bilbao, 43 años) ha sellado esta mañana su continuidad en el Athletic hasta junio de 2020. La espectacular remontada protagonizada por la escuadra vizcaína, que ha pasado de sufrir un temor más que real al descenso a incluso pensar en la Champions, ha provocado que la junta de Aitor Elizegi le pusiera encima de la mesa la opción de renovar, de seguir en el primer equipo. Y una vez que el equipo ha sellado la permanencia, el primer objetivo marcado en la hoja de ruta del técnico rojiblanco, se ha sentado con el presidente para firmar la prolongación de su relación. «Será cuestión de un minuto», dijo antes del partido del Girona, y no han pasado ni doce horas de la victoria contra el Levante sobre la bocina, y el club ha anunciado en su página web la renovación de su compromiso. Con él seguirán Patxi Ferreira, segundo entrenador, Juan Ángel Iribarren, preparador físico, y Aitor Iru, encargado de preparar a los porteros.

La renovación de Garitano era uno de esos asuntos que estaban encaminados, que todo el mundo en el Athletic sabía que iba a ocurrir, pero al que faltaba ponerle el lacre, el sello. Quería el técnico, prudente como ha sido siempre desde que ascendió a la primera plantilla, que estuviese la salvación atada, que el peligro del descenso que tanto miedo provocó en Bilbao se hubiera extinguido de manera definitiva. Y hoy, con esa alarma apagada, ha decidido seguir un año más, una condición que era expreso deseo del preparador de Derio. Y una estrategia que se ha seguido en la época reciente en el Athletic; ocurrió con Marcelo Bielsa, también en los últimos años de Ernesto Valverde, aunque Josu Urrutia se lo saltó con José Ángel Ziganda; no obstante, el navarro se quedó solo una campaña, la pasada, al frente de una escuadra que consiguió los mismos puntos que ahora tiene el grupo de Garitano.

El técnico de Derio ha conseguido algo que ni los más optimistas del universo rojiblanco pensaban hace cuatro meses, cuando se decidió la destitución de Eduardo Berizzo y su ascenso. El Athletic piensa en el Viejo Continente, cuando hace 120 días todos los aficionados, e incluso el vestuario, sólo querían hablar de la salvación, de no pasar apuros en las últimas jornadas. Pero con una receta sencilla, una defensa poderosa, orden en el campo, y equilibrio entre la zaga y el ataque, el preparador ha conseguido 32 puntos en 16 encuentros (una jugosa media de dos puntos por partido) y permite a la gente y a la caseta volver a ilusionarse, volver a pronunciar una palabra que parecía recordar al pasado: Europa.

«No nos podemos conformar»

El trabajo que ha llevado a cabo el equipo del preparador deriotarra ha resultado brutal. Los jugadores han vuelto a adquirir confianza, nada de experimentos con la defensa al hombre, sino que se ha mantenido junto, unido, sin excesivos alardes, para empezar a correr lejos del descenso. Decía Garitano en sus primeros tiempos que recaudar la salvación iba a ser una tarea titánica, que iba a implicar mucho tiempo... Pues bien, ocho jornadas antes de que se termine una Liga que parecía abocada al fracaso para los rojiblancos, las sonrisas brillan en los rostros del planeta bilbaíno. De la prudencia ha hecho un éxito el preparador vizcaíno, nunca vendió humo y sólo este miércoles, después de ganar al Levante, se permitió un alarde, una concesión: «Con esta victoria, la tercera consecutiva, cerramos la permanencia. Cogimos el equipo con 11 puntos y lo hemos conseguido ahora. Pero no nos podemos conformar con este objetivo. Hay que ir a ganar al Getafe». Ambición. La Champions en el horizonte.

Y es que los números que puede situar encima de la mesa el deriotarra remiten a esa competición. Esos 32 puntos colocan al Athletic solo por detrás de Barcelona, Atlético y Real Madrid, por delante incluso de un Valencia que lleva un 2019 envidiable. Con solo dos derrotas, Iago Herrerín, gracias también al esfuerzo colectivo, ha cerrado la portería y aparece entre los porteros menos goleados. Tenía un déficit el equipo, el gol, pero en los últimos encuentros se ha desatado: dos tantos ante el Atlético, otro par contra el Girona y los tres de este miércoles. Con tres hombres como referentes ofensivos, Williams, Muniain y Raúl García, y otros futbolistas que han entendido el mensaje, como un Iñigo Córdoba que ha sabido apretar los dientes, ponerse el mono de currante, y consolidarse en la izquierda del ataque. Todos esos ingredientes, cocinados con la mano de Garitano, han permitido al equipo volar. Y firmar la permanencia mucho antes de lo previsto. Fue ayer. Contra el Levante. Y medio día después se anunció lo esperado: Garitano seguirá un año más, hasta junio de 2020, en el banquillo del Athletic.