El Athletic no renueva a Sabin Merino

Sabin, en el último partido que jugó con el Athletic de manera oficial, el 20 de mayo de 2018./Manu Cecilio
Sabin, en el último partido que jugó con el Athletic de manera oficial, el 20 de mayo de 2018. / Manu Cecilio

El futbolista, cedido en el Leganés y que no ha acabado de explotar, terminaba contrato este verano y el club ha decidido prescindir de él

Juanma Mallo
JUANMA MALLO

Sabin Merino no seguirá en el Athletic. Cedido en los últimos momentos del pasado mercado de verano al Leganés, el futbolista de Urduliz (27 años) terminaba contrato el 30 de junio y el club ha decidido no renovar su relación, según anunció el club este miércoles a las nueve de la noche. La historia de este atacante es la de un futbolista prometedor, con mucha clase, uno de los estandartes del ascenso del Bilbao Athletic a Segunda–anotó 18 goles en 42 partidos–, pero que se quedó en eso... En un buen proyecto. Nunca ha acabado de explotar.

Probó muy pronto el éxito colectivo. Tras el salto de categoría con Ziganda, Valverde le llamó a filas, junto a Lekue, para hacer la pretemporada con el primer equipo. Poco después, en agosto, se coronó en el Camp Nou con la Supercopa. Pisó el césped en el partido de ida como titular en aquel inolvidable 4-0 y dio una asistencia a Aduriz. Txingurri lo intentó, trató de que fuera un futbolista válido, competitivo. Y en el primer curso, ése que el expreparador rojiblanco considera sencillo, rindió a cierto nivel: seis goles, relativo protagonismo...

Pero luego, su presencia en el césped decayó. También es verdad que las lesiones le hicieron perderse más de un tramo de competición. El curso 16-17 puso a prueba su capacidad para lidiar con los problemas físicos. Primero, molestias en el hombro, más tarde una operación de pubis y luego un contratiempo en la tibia. Entre unas cosas y otras, casi cuatro meses lejos del césped.

La temporada 2017-18 se presentaba como una reválida. Subía Ziganda, el técnico que le hizo explotar en el filial. De primeras, parecía que Sabin había captado el mensaje: debía implicarse más, evitar las desconexiones que tanto le penalizaban. Firmó, a pesar de todo, un ejercicio gris. No marcó, por primera vez, y sumó 18 encuentros. Se marchó el preparador de Larrainzar y llegó Berizzo. El atacante que actuaba por banda sabía que lo tenía difícil, pero desoyó ofertas para irse cedido.

Confiaba en su capacidad. Pero pronto se vio que el 'Toto' no le tenía entre los elegidos. Y, cuando estaba a punto de sonar el gong del cierre del mercado de verano, se marchó al Leganés. Tampoco es que haya firmado una temporada de fábula. Sabía que tenía que hacer méritos para volver, pero, a juicio de la dirección deportiva, no lo ha conseguido (2 duelos de titular en la Liga). Y, tras 75 partidos, y ocho goles, el Athletic anunció su desvinculación.