Triste imagen en San Mamés con solo 17.500 espectadores

Athletic-Chivas

Triste imagen en San Mamés con solo 17.500 espectadores

La Catedral presentó un tercio entrada, con varios hinchas mexicanos, pese a que se repartieron invitaciones a los clubes convenidos

JAVIER ORTIZ DE LAZCANO

El primer amistoso jugado en el nuevo San Mamés se cerró este domingo con una decepcionante respuesta de público, 17.524 espectadores, lo que supone algo menos de un tercio de sus 53.331 localidades de aforo, un patinazo para una directiva que ha hecho de aumentar la asistencia a La Catedral uno de sus principales objetivos.

La junta del Athletic busca dar realce a los actos del 125 aniversario que el club cumple el próximo año. El duelo ante Chivas servía de pistoletazo de salida. Para darle un mayor empaque se resolvió que la vuelta en México se disputará el próximo mes de julio y poner en juego en el doble enfrentamiento el primer trofeo Gernikako Arbola.

La floja respuesta de los aficionados desluce el acto y hace surgir la pregunta de por qué la junta decidió cobrar 13 euros a cada socio por acudir al duelo. Ya se sabe que a los abonados les cuesta pagar por ir a un partido concreto y ahora se les pedía además dinero el mismo mes que se les cobran las cuotas anuales.

En vista de la pobre respuesta en las taquillas, el club remitió la pasada semana un correo electrónico a sus 142 equipos convenidos en Bizkaia en el que se les ofrecían «invitaciones para niños», pero con un tope a pedir de «cincuenta como máximo» por entidad. Si todas se reclamaban y utilizaban, eran 7.100 localidades. La junta ha tenido un error de cálculo. El partido ante Chivas ni le deja una gran recaudación ni un arranque potente de los actos del 125 aniversario.

Es cierto que cuesta atraer aficionados a los amistosos, pero los dos últimos antecedentes de partidos de este tipo, ambos en el viejo estadio, resultaron mejor, 25.000 hinchas ante Paraguay en 2010 y 35.000 frente al Celtic en 2011.

Muchos mexicanos

La imagen de San Mamés era triste. El primer anfiteatro congregó al grueso de los hinchas. En el segundo, el de mayor aforo, eran muy pocos. De hecho, en tres de sus 34 'quesitos' abiertos no había nadie y en otros trece no pasaban de la docena de aficionados. Hasta la grada de animación se tomó la tarde libre. Todos los que ocuparon esa zona vieron el partido sentados. No hubo ni banderas ni cánticos.

Los que más animaron fueron los muchos hinchas de Chivas que estuvieron en el estadio. Es el equipo con más seguidores de su país y se les nota donde van. Las peñas del Guadalajara colocaron sus pancartas en sur alta. Allí estuvieron representados La Irreverente, La Insurgencia, Los Reja, Sol Mexicano, Los del Valle y Los Gordos del Tablón. La tela de estos últimos la pusieron seis jóvenes que han viajado desde Los Ángelés a ver los dos partidos de Chivas en España, el 0-1 del jueves en Getafe y el 2-0 de anoche.

«Son partidos únicos en los que hay que estar», explicó antes del duelo Rolando, alías 'Almohada'. Alojados en el hotel pegado al campo, cada uno de ellos ha invertido 2.000 euros en la gira «sin contar las cervezas, que es en lo que más gastamos», se despiden bromeando.

También estaban invitados alrededor de 100 descendientes del Athletic que realizó en 1935 la primera de sus dos giras por México. «Es lo menos que podían hacer desde el club después de tenernos tantos años olvidados», se consoló la sestaotarra Blanqui Cuvert, sobrina del defensa Martín Calvo.