El concierto de Gatibu atrajo a numeroso público a la explanada de La Catedral./pankra nieto

El concierto de Gatibu atrajo a numeroso público a la explanada de La Catedral. / pankra nieto

Gran fiesta rojiblanca en la previa del Athletic contra el Villarreal

Miles de personas, sobre todo familias, acuden a la jornada lúdica organizada por el Athletic en la explanada de San Mamés

J. F. CACHORRO

Una mañana gris, refrescada por un constante sirimiri, no ha impedido que el Athletic haya podido disfrutar con una gran celebración popular en las inmediacciones de San Mamés. Miles de personas, sobre todo familias con menores de todas as edades, han tomado la explanada existente entre la calle Luis Briñas y el estadio para participar en una iniciativa de su club, una reunión lúdico-festiva cuyo objetivo es unir a la afición y fidelizar a los hinchas del futuro. En La Catedral aún caben más entusiastas de los leones y hay que atraerles sin perder tiempo.

El recinto festivo recibían a sus primeros visitantes antes del mediodía. A la doce ha comenzado puntualmente el primer partido de fútbol tres por tres, con victoria para un trío de Ortuella por 6-3. Numeroso público ha seguido este torneo a lo largo de la mañana en el perímetro de la 'Bombonera', una pista rodeada de redes donde los equipos, todos ellos mixtos, se han ido eliminando hasta llegar a la final.

Mientras tanto, ya se había formado una enorme cola que atravesaba el llano. Decenas y decenas de familias aguardaban entonces a recoger las pulseras con las que se accedían a los hinchables y a otras actividades que han compuesto Athletic Plaza, el programa organizado por el club en las horas previas al partido con el Villarreal y promovido para sentirse orgulloso de «su pertenencia a un club único en el mundo». La fila ha continuado alimentándose durante gran parte de la jornada con hinchas menudos, aitas y amas, con camisetas rojiblancas de todas las tallas y mucha impaciencia por divertirse en los aparatos y las casetas de juegos.

Nunca San Mamés ha contemplado tantos cochecitos de niño en sus alrededores. Los pequeños han sido los grandes protagonistas. Se han subido a las atracciones de aire, han jugado a videojuegos, de un partido con el Athletic, por supuesto, o han competido en el futbolín humano, una de las alternativas con mayor éxito, junto al taller de chapas en el que predominaban los colores rojo y blanco. Ha habido tiempo para pasar por un photocall delante mismo de La Catedral o llevarse una piruleta y un tatuaje, también del Athletic, de una caseta que no ha dado abasto a tantas peticiones.

«Faltaba algo así»

Allí ha esperado su turno Joseba, un vecino de Barakaldo que se ha desplazado a Bilbao con sus dos hijos, alumnos de Primaria. «No creía que iba a venir tanta gente pero, bueno, los chavales se lo están pasando bien. Supongo que la próxima vez harán algo para que la cola no sea tan larga. La verdad es que faltaba algo así, algo para la chavalería rojiblanca», aguardaba paciente este padre, aún a unos metros del mostrador.

Desde nueve furgonetas gastronómicas en la parte superior de la explanada y el frente de bares de Briñas se han despachado con más frecuencia alimentos y bebida cuando se acercaba la una de la tarde. También los dos puestos de venta de bufandas, banderas y txapelas rojiblancas se han visto beneficiados por las visitas de familias que han retirado material de auténtico hincha. Un grupo de quinceañeras reprendía a dos compañeras cerca de los mostradores. «Habíamos quedado todas en venir con la camiseta del Athletic», explicaba una de las defensoras de la uniformidad de la cuadrilla.

Uno de los platos fuertes ha sido el concierto acústico de Gatibu en un pequeño escenario. Tres de sus miembros ha conseguido subirse al escenario sin retraso a pesar de la multitud de solicitudes de fans, menudos y adultos, que han tenido que atender para hacerse una foto. La actuación ha comenzado con el tema 'Nire ondoan baziña', que ha arrancado los primeros aplausos de una audiencia entregada.

José Antonio, un veterano socio del Athletic, dejaba la explanada en dirección al metro cuando comentaba a un amigo que «da gusto ver a tantos niños y familias alrededor del Athletic. Creo que una fiesta como esta es un éxito y tendría que repetirse».