Remiro tranquiliza al Athletic

Remiro tranquiliza al Athletic
Juan Echeverria

El portero firma una actuación brillante antes de estrenarse en Liga y Unai López reivindica protagonismo con el gol que da el triunfo al Athletic en el último partido de pretemporada

JAVIER ORTIZ DE LAZCANOENVIADO ESPECIAL. AUGSBURGO

El 'speaker' del Augsburgo quiso animar a los rojiblancos, que se sorprendieron cuando por la megafonía del WWK Arena comenzó a sonar el himno del Athletic mientras calentaban.

Surtió efecto porque los rojiblancos disfrutaron del partido. Y además no padecieron el mismo problema que los titulares la víspera en la cancha del Hannover. Supieron traducir su dominio en ocasiones de envergadura.

Por este lado, Berizzo debe estar contento. Un partido con un equipo mayoritariamente formado por suplentes como de cierre de pretemporada es fastidioso para los jugadores. A estas alturas todos conocen su condición en los planes del argentino. Por eso que el plan B del técnico mostrara seguridad y entusiasmo hay que percibirlo como una buena señal. El argentino regresa a Bilbao convencido de que tiene soluciones en el banquillo si las necesita.

Berizzo ha elegido el camino de darle confianza a Remiro, que ha pasado de la noche a la mañana de tercer portero a titular. En Hannover no brilló. Encajó dos goles y apenas firmó una parada de mención.

El entrenador dijo tras aquel duelo que su misión es que le quede claro que el portero al que se agarra ahora su equipo. «Debe sentir que el equipo lo siente como su portero».

Actuaciones como las de este encuentro tranquilizan al entrenador y refuerzan la posición del portero de Cascante. Cada vez que entró en acción lo hizo con buena nota y tuvo alguna intervención de mérito.

A Remiro hay que observarle con lupa. Estuvo seguro en los dos disparos a puerta que recibió en la primera parte, de Rani Khedira y Richter. Reservó su momento más decisivo para el arranque de la segunda parte. Gregoritsch se presentó ante él a los 48 minutos y le soltó un poderoso zurdazo. El de Cascante se había mantenido en pie y pudo despejar la pelota con manos duras.

Por arriba se mostró firme y, pleno de confianza, incluso salió al área grande para arrebatar a media altura una pelota que pretendía rematar Dong-Won. Su juego de pies es muy resaltable e incluso vale a los compañeros para desatascar situaciones cuando los centrales sacan la pelota con dificultades.

Berizzo cree que el principal rasgo de su personalidad es la «serenidad». La tuvo por raudales con una mala cesión de Yeray. Se encontró con una pelota que iba hacia su portería a media altura. Botó delante de él, la controló con el pecho y la bajo al pie para sacarla. Yeray, sofocado por el problemón en el que le había metido, suspiró aliviado.

En medio de la conmoción que ha causado al Athletic perder a unos de los mejores porteros del mundo, a Berizzo se le veía el más tranquilo, con la calma de quien sabe que Herrerín y Remiro le ofrecen plenas garantías. «Me encargo de buscar soluciones, no de llorar por los que se han ido», avisó en Hannover.

El partido de Augsburgo cambia la percepción que se tiene sobre Remiro. Ya no sólo se ofrece como solución de emergencia a la espera del regreso de Herrerín. Actuaciones como la de hoy le valen para meterse de lleno en la lucha por la titularidad cuando el castreño esté en plenitud.

Ocasiones tras el descanso

Fue el Athletic un equipo más dominador en la primera parte, pero más afilado en la segunda. Todos los remates del arranque se marcharon fuera, dos de Balenziaga, uno de Ganea y otro de Beñat.

En la segunda parte los rojiblancos encontraron portería. El primero en probar a Giefer fue Guruzeta, con un duro disparo al poco de salir. Algo similar hizo Unai López. Es un jugador fortalecido tras su paso por el Rayo Vallecano. En Hannover firmó un partido gris y vio como Berizzo probaba con éxito en la segunda parte a Raúl García en su puesto en el centro del campo.

Unai López no va a ceder su posición tan fácilmente. Lo demostró en el WWK Arena. Salió, se encontró una pelota al borde del área, buscó una rendija para disparar y sorprendió a Giefer con un latigazo seco y raso junto al palo al que no pudo dar respuesta.

Uno de los aspectos en los que más incide Berizzo en sus conversaciones con la plantilla es que el equipo necesita gol de la segunda línea, que no puede vivir exclusivamente de Aduriz. Unai López le ofreció una solución. Si juega, puede encontrar portería. Y para que no se le olvidara al argentino al poco conectó otro duro disparo desde lejos que detuvo el portero alemán. Unai López le ha demostrado que ha captado su mensaje. Unos niños rojiblancos se vinieron arriba ante los buenos momentos finales de los rojiblancos. «Beste bat, beste bat», se escuchaba desde un córner.

Los jugadores de la segunda unidad de Berizzo cerraron la pretemporada con un buen resultado y una señal tranquilizadora. Los resultados habían generado una cierta inquietud. El equipo de Berizzo entendió que no podía volver con otra derrota a cuestas. Ganó. El Athletic y Remiro llegan fortalecidos desde Alemania. 

0-1 Augsburgo-Athletic

Augsburgo:
Giefer; Framberger (Felix Gotze, m.46), Gouweleeuw, Hinteregger (Teigl, m.80), Max (Callsen-Bracker, m.80); Baier, Rani Khedira; Jensen (Hahn, m.46), Gregoritsch, Richhter (Cabuly, m.46); y Dong-Won (Sergio Córdova, m.46).
Athletic
: Remiro; Capa (De Marcos, m.46), Unai Núñez (Nolaskoain. m.66) Yeray (Lekue, m.46), Balenziaga; San José, Iturraspe, Beñat (Unai López, m.46); Córdoba (Mikel Rico, m.46), Sabin Merino (Sancet, m.66) y Ganea (Guruzeta, m.60).
Gol:
M. 72. Unai López.
Árbitro:
Benjamin Cortus. Amarilla a Balenziaga.
Incidencias:
10.000 espectadores en el WWK Arena.

 

Fotos

Vídeos