Celta-Athletic | Lunes 21.00

Una noche en la que no se puede fallar

Garitano, en el entrenamiento de este domingo./Jordi Alemany
Garitano, en el entrenamiento de este domingo. / Jordi Alemany

El Athletic visita Balaídos con la enorme necesidad de ganar ante el empuje de sus rivales por sobrevivir

Juanma Mallo
JUANMA MALLO

El Athletic no puede fallar esta noche. Es cierto que se ha escrito muchas veces esta frase junto al nombre del cuadro rojiblanco, que esta escuadra lleva mucho tiempo con el margen de error agotado, pero es que las jornadas pasan y la esperada reacción se aplaza cada semana. Y claro, el tiempo se agota, se evapora. Además, el resto de equipos que deambulaban por la Liga suman, como ha ocurrido este fin de semana con el Rayo, la Real y el Huesca. Los dos conjuntos que caminan por debajo de los bilbaínos, que visitan a un Celta del que se podrían a tiro de piedra, han triunfado, y los que marchan por delante tampoco es que frenan, a excepción del Villarreal y el Leganés. En esta tesitura, el cuadro de Gaizka Garitano  debe obtener en Balaídos una victoria que, por encima del subidón moral que supondría reactivarse con una sonrisa tras el parón navideño, serviría para dejar atrás al submarino amarillo, igualarse con los madrileños y acechar al Celta, al Valladolid... De lo contrario, el abismo. No obstante, Gaizka Garitano se declara «optimista» en esta lucha. Basa su confianza en el trabajo diario de sus jugadores, en lo que observa en Lezama. «Estoy con esperanzas de que las cosas van a ir mejor. Y les veo bien en el aspecto anímico, racial... Aunque claro que tenemos cosas que mejorar», aceptó el técnico de Derio.

Y se debe hacer este lunes por la noche, en el segundo viaje de Aitor Elizegi como presidente; se estrenó el sábado con una derrota con el Athletic femenino en el campo del líder Atlético. El entrenador y su tropa desean regalarse y obsequiar a su afición con un triunfo esperanzador, de esos que resultan esenciales y permiten ver el mundo de otra manera. Y más si se tiene en cuenta lo apretado del calendario. No es lo mismo mirar a la Copa –de momento, Garitano solo piensa en el Celta– y a la Liga estrenando esa senda de alta exigencia con una victoria, que hacerlo con una derrota, con otro jarro de agua fría y con la soga un poco más prieta alrededor del cuello de una escuadra que, es cierto, muestra una mejoría, pero que no acaba de traducir esas sensaciones en los puntos necesarios para huir de la quema. Faltan ocasiones, dianas, que no intención ofensiva, defendió este domingo Garitano. «No es lo mismo pegada que valentía. Contra el Valladolid acabamos con tres delanteros, Guruzeta, Aduriz y Williams. Más San José, y dos laterales como Yuri y Capa. No puede haber un equipo más ofensivo y valiente. Tenemos que mejorar de cara a gol, y de cara a hacer ocasiones. Pero si algo que es el Athletic es un equipo valiente».

Sin los sancionados Yeray y Raúl García –entran en la lista Balenziaga y Nolaskoain–, y los lesionados Lekue y Rico, el técnico de Derio tendrá que modelar su alineación. Salvo sorpresa mayúscula, y con respecto al encuentro contra el Valladolid –ese empate que dolió como una derrota–, el entrenador colocará a Núñez por el central baracaldés, y a priori situará a Muniain en el lugar del centrocampista navarro. A partir de ahí, la parte zurda sería para Iñigo Córdoba. También puede entrar Williams arriba por Aduriz.

Brais, Maxi...

Esos serían los cambios en la alineación para enfrentarse a un Celta sin su goleador Iago Aspas. Se trata, sin duda, de una pésima noticia para los celestes, por la influencia que tiene el de Moaña en el juego, y también porque los números no les acompañan sin el internacional en el césped. No obstante, Garitano resta trascendencia a la ausencia del mundialista. «Si a ellos les falta Aspas, a nosotros nos faltan jugadores importantísimos. Tienen a Brais, Maxi...».

Son las amenazas para un Athletic que solo ha perdido uno de los últimos nueve encuentros de la Liga en el estadio gallego. Y que debe ganar como sea esta noche para evitar que la impaciencia se apodere del universo rojiblanco.

El presidente «nos va a ayudar en todo lo que pueda y nosotros a él»

Se cumplen diez días de la primera visita de Aitor Elizegi a Lezama como presidente del Athletic. Fue el sábado 29. Se presentó a los jugadores, acompañado de varios directivos y de Rafa Alkorta, director deportivo, y Andoni Ayarza, ayudante del excentral. Este domingo se volvió a pasar por Lezama. Y Gaizka Garitano dice que la relación es cordial. «Muy bien. Igual que con Josu (Urrutia). Nos ha recibido muy bien. No hay ningún problema. Nos va a ayudar en todo lo que pueda, y nosotros le vamos a ayudar en todo lo que podamos. La entrada ha sido buena», analizó el preparador de Derio. El empresario hostelero vivirá este lunes en el palco su segundo encuentro como máximo dirigente de la tropa vizcaína. El primero fue el sábado, con la equipo femenino en Madrid. Las rojiblancas cayeron ante el líder, en un resultado que este lunes no se puede repetir.

 

Fotos

Vídeos