Balenziaga pide ir a Huesca con el «cuchillo entre los dientes»

Balenziaga se entrena en Lezama. /Manu Cecilio
Balenziaga se entrena en Lezama. / Manu Cecilio

El lateral asegura que el Athletic «va a ir para arriba» y califica de «vitales» los tres puntos ante el conjunto oscense

Robert Basic
ROBERT BASIC

Mikel Balenziaga observa el partido del lunes con indisimulada ambición y la certeza de que la victoria daría alas al Athletic y le permitiría volar. «Son tres puntos vitales», ha dicho esta mañana en Lezama sobre el compromiso ante el Huesca, un rival que se ha enganchado a la permanencia a raíz de las dos últimas victorias seguidas en las que, además, han dejado la portería a cero. «Parecía que estaban a un mundo de salvarse y ahora están cerca», ha comentado en referencia a la reacción del conjunto oscense, que aguarda a los rojiblancos en El Alcoraz. El lateral sabe que habrá que partirse el alma ante los hombres de Francisco y por eso pide ir «con el cuchillo entre los dientes» con el único objetivo de cazar el triunfo y traerlo a Bilbao. «Es un encuentro importantísimo y ganarles será complicado, pero estoy convencido de que vamos a ir hacia arriba».

El defensa ha advertido de que el compromiso liguero ante el Huesca nada tendrá que ver con la eliminatoria copera, en la que el Athletic pasó por encima de su rival con un doble 4-0. «Ahora estamos en un momento diferente», ha precisado, además de subrayar el cambio del sistema defensivo del rival que le ha sentado como un guante. «Juegan con tres centrales y les va bien». Tan bien que no han perdido en los tres últimos choques y tampoco han encajado goles ante Real Sociedad (0-0), Valladolid (4-0) y Girona (0-2). «Ellos se juegan muchísimo. Saben que si nos ganan se acercarían todavía más a la salvación». Y lo que buscan los rojiblancos, según Balenziaga, es agregar una victoria a su casillero para poner tierra de por medio con la zona baja y levantar la mirada. «Si hacemos las cosas bien escalaremos en la clasificación», ha afirmado.

Al igual que sus compañeros, el de Zumarraga ha constatado la remodelación del equipo a través de una mejor «organización. Estamos muy a gusto en esta faceta defensiva y en las transiciones. El equipo lo ha notado y se siente cómodo». Balenziaga ha reconocido que una mala clasificación repercute en el estado anímico del grupo y que las «piernas pesan más. Ves que las cosas no salen y la confianza baja. Pero el Athletic tiene algo especial. En esos momentos –de dificultad– nos juntamos, vemos los problemas y tiramos para arriba. Estamos haciéndolo y estoy seguro de que vamos a subir posiciones».

«Me siento igual de importante»

La llegada de Yuri ha bajado de forma notable la cuota de protagonismo de Balenziaga, quien ha visto despegada la etiqueta de titular de su taquilla. Aun así, el defensa piensa en positivo y asegura sentirse «igual de importante» tanto en el terreno de juego como en el banquillo. «Se trata de apoyar al equipo», ha remarcado, satisfecho con la evolución del colectivo y de la buena imagen que se dio en el partido contra el Barcelona. «Demostramos que lo de Anoeta solo era un día malo». Al ser preguntado por la tarjeta amarilla que supuso la expulsión de Óscar de Marcos, recurrida por el club ante el Comité de Apelación, el lateral ha sido contundente. «Se ve en las imágenes que no es mano». Ibaigane espera que la sanción sea levantada y que el alavés pueda competir en El Alcoraz.

El guipuzcoano solo tiene entre ceja y ceja al Huesca y pide ir con todo para volver con una victoria. «Nos tenemos que preparar psicológicamente muy bien para darnos cuenta de que es un partido importantísimo. No tiene el nombre del Barcelona, pero esos tres puntos nos pueden dar muchísimo con el objetivo de seguir escalando posiciones y alejarnos de la zona baja». ¿Todavía queda algo de vértigo? «Cuando vamos apretados damos lo mejor de nosotros. Ahora debemos ir apretados y con el cuchillo entre los dientes».

«Messi es noble y aguanta todo»

Mikel Balenziaga ha querido contestar a las voces llegadas de Barcelona que acusaban al Athletic de haberse empleado con excesiva contundencia ante el Barça, sobre todo él en sus duelos con el '10' blaugrana. «Las faltas que hice no fueron duras. Es verdad que hubo tres seguidas. Messi es un jugador que aguanta muy bien todo, en ese aspecto es noble, y nunca tiene malas palabras ni malos gestos». Se le ha recordado que no quiso darle la mano. «Si en ese momento no lo hizo... No sé por qué sería», ha restado importancia a lo ocurrido.