Borrar
Uriarte le ha entregado a Balenziaga una camiseta del Athletic como recuerdo. Luis Ángel Gómez
Balenziaga en su despedida: «Voy a ser del Athletic hasta que me muera»

Balenziaga en su despedida: «Voy a ser del Athletic hasta que me muera»

El futbolista guipuzcoano, que termina contrato este verano, deja el club rojiblanco después de 321 partidos y dos títulos de la Supercopa

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Jueves, 20 de abril 2023, 13:55

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

«Balen, Balen». La sala de prensa de San Mamés ha sido escenario de un momento poco habitual. Por una vez, los jugadores del Athletic han sido los que han gritado, vitoreado y aplaudido como hacen los aficionados rojiblancos cada quince días. El destinatario, un Mikel Balenziaga (Zumarraga, 35 años) emocionado tras anunciar que cuando termine la Liga pondrá punto y final a su trayectoria como futbolista del Athletic. Arrancó en 2008 y hoy, tras doce temporadas -vivió cesiones al Valladolid y al Numancia-, cierra con el reconocimiento de todos sus compañeros, cuerpo técnico y miembros del club que han vivido la rueda de prensa con emoción y cariño hacia el lateral de Zumarraga. Por eso, después de múltiples agradecimientos, ha asegurado que el Athletic «estará siempre en mi corazón». Y el 'Balen, Balen' ha vuelto a retumbar en los bajos de La Catedral mientras recibía un largo aplausos con todos puestos en pie.

Ha sido un acto sencillo y muy emotivo. Con las cuatro primeras filas ocupadas por futbolistas, junta directiva y otros miembros del Athletic, así como por la esposa y los padres de Balenziaga, el futbolista ha hecho acto de presencia en la sala junto al presidente Jon Uriarte. Ahí han surgido los primeros aplausos para destensar el ambiente, cargado de emoción. Era el momento de despedir a uno de los veteranos del Athletic, a uno de esos jugadores de club, de los que suman pese a no tener protagonismo, como le ha sucedido a Balenziaga. «La temporada pasada jugué 31 partidos y por eso decidí renovar un año, pero esta he visto que perdía protagonismo y es importante para un jugador que vea que es el momento de dar un paso al lado. Debo ser honesto conmigo mismo y después con el club, y por eso cierro la etapa como jugador del Athletic».

Las lágrimas de De Marcos y Lekue en la despedida de Balenziaga.

El matiz es importante, porque Mikel Balenziaga no ha anunciado que deja el fútbol profesional. Después de 321 partidos con el Athletic –solo le superan Muniain, De Marcos, Williams y Raúl García– y dos goles, se hace a un lado y abandona el club rojiblanco, pero tiene fuerza para explorar nuevas aventuras. «Quiero seguir jugando al fútbol, sigo con mucha ilusión, tengo fuerzas y mi ánimo es seguir jugando», ha declarado un futbolista que lo tiene claro. «Voy a ser del Athletic hasta que me muera», ha lanzado el guipuzcoano en una comparecencia en la que aguantó las lágrimas salvo en dos momentos. Cuando mencionó a algunas de las personas con las que ha compartido vestuario -Gurpegui, Joseba Garmendia, De Marcos, que también rompió a llorar, Josu Urrutia y el Chopo-, y a su esposa, a 'Nere', «por ser el motor que me ha dado toda la fuerza para vivir ese sueño».

Uriarte le ha entregado a Balenziaga una camiseta del Athletic con la inscripción 'Ez dadila haria eten' (Que no se rompa el hilo).
Uriarte le ha entregado a Balenziaga una camiseta del Athletic con la inscripción 'Ez dadila haria eten' (Que no se rompa el hilo).

En su anuncio de despedida, Balenziaga se ha referido en varias ocasiones al «sentimiento de pertenencia» del Athletic y a esos valores «que mis compañeros me enseñaron cuando yo llegué y que he tratado de transmitir a lo largo de los años a los que han venido después. Me hicieron sentir parte de esta familia y yo he sido capaz de transmitir en el vestuario los valores que me transmitieron a mí, miro al vestuario y veo que eso sigue, por lo que me quedo tranquilo», ha valorado un Balenziaga que ha recibido de manos de Jon Uriarte una camiseta del Athletic con la inscripción 'Ez dadila haria eten' (Que no se rompa el hilo). «Si hablas con cualquier persona del club, nadie te dirá nada malo de Mikel», ha valorado el presidente rojiblanco.

La ovación a Balenziaga encabezada por un Iribar en pie.

Por eso, a la hora de enumerar a los entrenadores que ha tenido, Balenziaga se detuvo en Ernesto Valverde, al que le agradeció sus enseñanzas, un técnico clave en la carrera de este futbolista que nunca ha dicho una palabra más alta que otra. Que ha sabido asumir su rol con naturalidad, ya sea como titular indiscutible –entonces decía que no se veía así, que cualquiera le podía 'quitar' el puesto–, o cuando le ha tocado estar en el banquillo. De hecho, su trascendencia va más allá de su participación en el terreno de juego, como se ha demostrado en la fuerte ovación que la han tributado sus compañeros poco después de que anunciara su adiós.

Es un futbolista veterano que ejerce de guía de los más jóvenes, que trata de aconsejarles, de llevarles por el camino correcto, de que entiendan que el Athletic es más que un equipo de fútbol. Y eso le convierte en un profesional esencial para cualquier entrenador, y más para un técnico que le dio la alternativa en el inicio de su segunda etapa en el banquillo de San Mamés y que le convirtió en titular indiscutible. En esos cuatro años, promedió casi 33 encuentros de la Liga por temporada, y nadie entendía las alineaciones rojiblancas sin él en el lateral izquierdo.

En este sentido, Balenziaga se ha despedido con una advertencia a sus compañeros. «Desde mañana os seguiré apretando en cada entrenamiento hasta que terminen estas nueve jornadas trascendentales que tenemos». Su sueño en el mes y medio que queda es llevar al Athletic a Europa, «algo que estoy convencido que va a suceder. Me quedaré mucho más contento y tranquilo cuando vea que eso sucede», ha afirmado. Acto seguido, los gritos de 'Balen, Balen' y los aplausos se han apoderado de una sala donde el lateral ha abrazado a cada uno de sus compañeros, a esos a los que ha enseñado lo que es ser profesional en cada partido y a los que mañana, en Lezama, volverá a apretar para que saquen en estas nueve jornadas lo que queda para regresar a Europa. Para Balenziaga, no habría mejor despedida.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios