La Policía confundió la bandera del Athletic con una anarquista

Iker Ardura posa antes del partido en el estadio de La Cerámica con la bandera que le requisaron en el descanso. La foto con su rostro pixelado la ha facilitado él./EL CORREO
Iker Ardura posa antes del partido en el estadio de La Cerámica con la bandera que le requisaron en el descanso. La foto con su rostro pixelado la ha facilitado él. / EL CORREO

Un joven bilbaíno relata que agentes le incautaron una enseña rojiblanca en Villarreal porque la imagen que forma la A y la C se asemeja al signo libertario

Javier Ortiz de Lazcano
JAVIER ORTIZ DE LAZCANO

«Los policías me dijeron que requisaron mi bandera oficial del Athletic porque parecía llevar el símbolo anarquista en la parte superior izquierda». Éste es el final del sorprendente episodio que vivió el domingo Iker Ardura, un joven del barrio bilbaíno de Basurto de 20 años, en el estadio de La Cerámica.

La bandera que generó la confusión fue con la que posa en la imagen que acompaña el artículo, tomada en el propio campo momentos antes del partido y en la que él mismo se ha pixelado la cara «porque lo hago con todas mis imágenes que subo a la redes sociales».

Se trata de la enseña oficial del club y fue adquirida en una de las tiendas de la entidad. En la parte superior izquierda se forma una imagen con la iniciales de Athletic Club que se asemeja al símbolo libertario aunque la C no cierra el círculo. «La he llevado a un montón de campos y nunca he tenido ningún problema», mantiene este joven estudiante de un grado de Transporte y Logística en Zabalburu y poseedor del Gazte Abonoa del club.

Ardura viajó con cuatro amigos desde Bilbao. En el estadio les situaron en la zona reservada para la afición visitante, ubicada en el anfiteatro superior. Bajaron a la primera fila y colocaron sus banderas para que se vieran. Con 0-1 en el marcador al descanso, todo era alegría para Ardura y sus amigos. Hasta que vio cómo unos empleados de la empresa de seguridad se acercaban a la zona de la bandera y retiraban la suya. «Les pido explicaciones y me dicen que es asunto de los policías que estaban cerca nuestro en el control de seguridad».

El joven se dirige a los agentes, que le ofrecen un razonamiento inesperado. «Me admiten que la orden es suya y que la retiran. Me dicen que tiene mucha similitud con el símbolo anarquista, que es casi parecido y que la tienen que quitar». Ardura se ofrece a guardarla, pero asegura que los agentes lo rechazaron y se la llevaron requisada. El joven de Basurto volvió a Bilbao al acabar el partido, pero su bandera no.

El joven se quedó sin poder hacer nada. El presidente, Aitor Elizegi, prometió en campaña que en los viajes del equipo habría un enlace entre el club y los hinchas para solucionar situaciones como ésta, pero aún no se ha anunciado quién asume esta responsabilidad.