Borrar
Bellingham, durante el amistoso en Wembley entre Inglaterra y Brasil. EP
Bellingham, un «regalo» que amenaza al Athletic

Bellingham, un «regalo» que amenaza al Athletic

Talento ·

El inglés, de 20 años, lidera en su primera temporada al Real Madrid, con el que se estrenó como goleador en su debut en San Mamés

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Viernes, 29 de marzo 2024, 00:48

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Brazos abiertos, mirada desafiante y posterior sonrisa. San Mamés acababa de asistir a la icónica celebración de Jude Bellingham (Birmingham, 2003) en su estreno goleador. La grada rojiblanca se mosqueó; ignoraba el hecho de que el británico ya celebraba así sus dianas antes de recalar en el conjunto blanco. Era la jornada uno de Liga, la puesta en escena del galáctico fichaje madridista del pasado verano. Anotó tras rematar en semifallo un saque de esquina y su chut se envenenó hasta superar a Unai Simón.

Ni los más optimistas se imaginaban que el chaval se echaría el equipo a la espalda a base de soberbias actuaciones. Son 20 goles y nueve asistencias en 31 partidos, pero sobre todo una sensación de superioridad física y táctica impropias para un recién llegado de 20 años. Además, ha acabado con la leyenda negra de sus compatriotas en en el Madrid. Beckham, Owen, Bale... Ninguno se llegó a adaptar como ha hecho Bellingham en menos de un año.

«Lo tiene todo», dicen por Valdebebas los que le ven entrenar a diario. Con permiso de Vinicius Júnior, con el que ha formado una sociedad letal, es el jugador que marca la diferencia para los de Carlo Ancelotti, que llegó a valorarle como un «regalo para el fútbol». La ausencia del brasileño por acumulación de tarjetas deposita en los hombros del inglés las esperanzas blancas para superar este domingo (21 horas) al Athletic, sumar tres puntos que pueden dejar la Liga vista para sentencia y cargarse de optimismo de cara a los cuartos de Champions que afrontará ante el Manchester City, el campeón de Europa. Equipo que, por cierto, intentó seducir a Bellingham a base de millones. «El dinero no es tan importante para mí, me encantó el sentimiento que desprende el Real Madrid», lanzó en su presentación mientras sus padres lloraban.

Su madre, siempre con él

Denise y Mark Bellingham no comparten todos los momentos que quisieran con su hijo desde que Jude emigró de la ciudad de los 'Peaky Blinders' en 2020. Con 17 años recién cumplidos recaló en el Borussia Dortmund, donde alejado de los focos y la presión de los grandes fue quemando etapas. Se hizo con el brazalete de capitán y se quedó a un paso de levantar la última Bundesliga.

A Alemania le acompañó su madre. Ambos viven juntos en una zona acomodada de Madrid. Denise, especializada en Recursos Humanos, lleva a su hijo a diario en coche a Valdebebas porque el chaval aún no se ha sacado el carnet. Mientras, Mark, exjugador de fútbol amateur y expolicía, se ha quedado en Inglaterra con Jobe, el pequeño de la saga (18 años) y que destella en el Sunderland de la Championship, segunda división inglesa que vio brillar a su hermano Jude en sus primeros pasos en el Birmingham de sus amores.

Bellingham se ha convertido en el futbolista total. Ha revolucionado hasta el mundo de la publicidad. Su contrato con Adidas recoge que cada quince días debe estrenar nuevas zapatillas. Nombrado mejor jugador del mundo sub'21 hace unos meses, se trata de un todocampista que lidera la tabla de máximos goleadores de la liga. Suma 16 dianas, tres más de un Guruzeta que promete plantar cara. Más datos. Según la web especializada 'Transfermarkt', sus 180 millones de euros de valoración le hacen ser el jugador más preciado del mundo, igualado con los dos monstruos de este deporte: Kylian Mbappé, que puede ser su compañero la próxima temporada, y Erling Haaland.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios