Beñat, el hombre de los 60 minutos sobre el césped

Beñat, durante un partido./E.C.
Beñat, durante un partido. / E.C.

El medio vizcaíno es uno de los fijos para Garitano, pero cuando se alcanza la hora de partido suele ceder su puesto, y siempre a San José

Juanma Mallo
JUANMA MALLO

Se acerca el minuto 60 de uno de los últimos partidos del Athletic. Comienza un movimiento en el banquillo. Gaizka Garitano le comenta a uno de sus ayudantes, normalmente al delegado del equipo Andoni Imaz, que llame a uno de los jugadores que está calentando en la banda. ¿Quién es? Mikel San José. ¿Quién será el sustituido? Beñat Etxebarria. Es la variación habitual desde que el técnico deriotarra ascendió al banquillo del primer equipo rojiblanco el 4 de diciembre, hace tres meses. En Mestalla, este intercambio se produjo en el minuto 63; contra el Eibar, en San Mamés, en el 61; y frente al Barcelona en el 55. Siempre se ha hablado de que la gasolina del centrocampista de Igorre alcanza para una hora y el preparador parece que así lo estima.

Aunque, en Mestalla, en un tono a la defensiva, explicó otro motivo de esta estrategia. «Cuando ganamos no me preguntan por ese cambio. Lo hacemos siempre porque San José juega unos metros más adelante. Hoy (por el domingo) íbamos perdiendo y necesitábamos más presencia. Beñat nos da más fútbol. Cuando necesitamos fútbol tenemos a Beñat, pero cuando va perdiendo un poquito de presencia, Sanjo nos da unos metros más adelante. Es un posible goleador y tenemos muy pocos posibles goleadores en el equipo, muy poca gente que pueda hacer un gol. Sanjo te puede hacer un gol de vez en cuando a balón parado. Los dos están bien y cualquiera puede jugar», expuso. Aunque los datos reflejan que el futbolista vizcaíno ha disputado once de los doce duelos de la era Garitano, y solo ha completado dos, en Vigo y en Huesca. Y en el resto se ha ido del campo, como muy tarde, en el minuto 75: fue en el estreno contra el Girona.

Dos partidos completos

Con algunos retoques por culpa de las sanciones o las lesiones, Garitano ha construido una alineación titular y no se desvía de su plan. Es cierto que un hombre como Córdoba se ha evaporado con respecto a los primeros pasos de esta nueva etapa, pero mantiene un bloque consolidado. Y en esa formación ha entrado Beñat desde el principio. Pero solo en dos ocasiones (el 18,1%) completos: en las victorias de Balaídos y El Alcoraz. Una vez ha sido suplente, frente a la Real Sociedad en un derbi desconcertante. Y en el resto de ocasiones, ocho, ha sido reemplazado por Mikel San José.

Beñat ha disputado en esos ocho duelos una media de 66,25 minutos, poco más de una hora sobre el césped. Y abandona siempre el campo exhausto, debido al trabajo que realiza más en la destrucción que en la creación. Porque el Athletic se ha quedado seco a la hora de poseer ideas para hilvanar jugadas de ataque, para realizar fútbol desde su sala de máquinas y conectar con los delanteros; el juego de Garitano, en este sentido, se vuelca de forma preferente a las bandas. Y eso penaliza al hombre encargado de fabricar, que a la hora ve el '7' en la tablilla de cambios y deja su puesto al '6'.