Athletic

Beñat: «Está todo solucionado y ha quedado en un susto»

Beñat, en un entrenamiento./Juan Echevarría
Beñat, en un entrenamiento. / Juan Echevarría

El de Igorre asegura que el proceso vírico que le llevó al hospital está olvidado y que está «bien y recuperado»

Robert Basic
ROBERT BASIC

Hace un par de semanas, concretamente el 18 de octubre, Beñat ingresó de urgencia en el Hospital de Basurto debido a un «proceso infeccioso agudo» acompañado de fiebre alta y un malestar general que aconsejaron una hospitalización inmediata. El centrocampista pasó por un momento delicado, pero aquella noche los médicos lograron estabilizarle y diagnosticar su enfermedad. Poco después, el de Igorre fue dado de alta y con el paso de los días se reintegró a la dinámica colectiva, aunque todavía es prematuro pensar en su concurso el lunes en el RCDE Stadium. Él, ya más tranquilo, solo piensa en ponerse a punto y estar a disposición de Eduardo Berizzo, quien le echa en falta para confeccionar una medular con un toque de distinción. «Ha sido un proceso vírico, un susto. Solo quiero decir estoy bien, recuperado, y agradecer el apoyo recibido», ha comentado este viernes en Lezama, donde el Athletic ha continuado con la preparación del partido frente al Espanyol. Salvo sorpresa y cambio de última hora, Beñat lo verá desde su casa.

El mediocentro ha explicado que se sentía «más cansado de lo normal» pero que no le daba excesiva importancia a las señales que le mandaba el cuerpo. Al fin y al cabo, creía que todo se debía a la «acumulación de entrenamientos» y al alto ritmo de las sesiones programadas por su entrenador, encaminadas a sacar chispas al grupo y convertirlo en un bloque físicamente poderoso. Sin embargo, aquellas malas sensaciones no remitían y las alarmas comenzaban a sonar. «Después del parón vi que el cansancio seguía, hice unas analíticas y caí enfermo», ha recreado el proceso el futbolista, quien tras un inicio de Liga para olvidar entró en los planes del 'Toto' y abrazó la titularidad. Entonces le sobrevino este contratiempo que, según afirma, ya forma parte del pasado. «Está todo claro», ha contestado cuando se le ha preguntado por si tenía el diagnóstico exacto. «Ha sido una infección -como es lógico se ha ahorrado los detalles-, está todo solucionado y ha quedado en un susto», se ha congratulado.

Desde fuera, mientras estaba de baja, podía observar la evolución del equipo y pese a los malos resultados, considera que no hay lugar para los nervios y que el Athletic acabará en el sitio que le corresponde. «Hay que ir partido a partido, pero es verdad que debemos ir sumando de tres en tres. Nadie se esperaba esto -ha dicho en referencia a la clasificación-, pero la plantilla está tranquila. Hemos hecho partidos en los que hemos merecido más y hemos recibido demasiado castigo. No hay que bajar los brazos», ha advertido, convencido de que Berizzo encontrará la manera de catapultar a los rojiblancos a las alturas. «No es otro fútbol», ha defendido el planteamiento conservador del míster puesto en práctica contra el Valencia, encuentro en el que renunció a su estilo y apostó por otro sistema. «Contamos con una plantilla amplia y somos capaces de jugar bien y de trabajar con intensidad», ha indicado el mediocentro.

Ansiedad por ganar

Beñat ha negado en todo momento que los nervios se hayan instalado en la caseta, a su juicio inmune a la delicada situación por la que atraviesa tras las diez primeras jornadas, pero sí ha admitido que existe una cierta «ansiedad y ganas por conseguir ya los tres puntos, que es lo que queremos, sumar de tres en tres. En general -ha proseguido-, ha habido partidos en los que hemos hecho muy buenos minutos y no hemos logrado marcar. En cambio, los rivales, con mucho menos, sí han anotado. El equipo trabaja y corregirá los detalles que nos permitan ganar», ha prometido. Al igual que sus compañeros, ha salido en defensa de Berizzo y ha subrayado que «sabe lo que tiene y lo que quiere en cada partido, cada fin de semana. El míster siempre pone el mejor once para sacar los tres puntos».

El Athletic jugará el lunes ante el Espanyol, adversario al que no gana en su feudo en la Liga desde hace más de 20 años. Nada de esto le preocupa en exceso a Beñat, quien reconoce el peso de la estadística pero invita a pensar en positivo y a confiar en la capacidad del grupo. «Tengo un buen recuerdo de ese campo después de las semifinales (de la Copa). Allí se puede ganar y a eso vamos». Es imprescindible que lo hagan los rojiblancos, que solo suman una victoria en diez jornadas. «Está la ansiedad por vencer, sí, y por hacerlo cuanto antes. Llegarán», ha afirmado sobre los triunfos que ya vislumbra en el horizonte un Beñat que espera volver a jugar «pronto» y a disfrutar en el 'verde'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos