Beñat vuelve a marcar 28 meses después

Beñat y Muniain se abrazan para celebrar el gol. / MANU CECILIO Y LUIS ÁNGEL GÓMEZ

El centrocampista vizcaíno anota un magistral tanto de falta y rompe una racha de dos años de sequía del Athletic en estas acciones

Juanma Mallo
JUANMA MALLO

Le separaban alrededor de 30 metros de la portería de Pacheco. Siguió su ritual. Da unos pasos. Un, dos, tres... Y ¡boom! Potente disparo con la pierna derecha, que se coló por la escuadra del portero del Alavés. Beñat Etxebarria se desprendió de la pesada losa de casi dos años y medio sin marcar con una soberbia diana, un tanto magnífico que, sin embargo, no sirvió para que el Athletic ganara y sellara el séptimo puesto casi de manera matemática. El 4 de diciembre de 2016, contra el Eibar, el centrocampista vizcaíno celebró su último tanto en la Liga, y este sábado volvió a hacerlo, en el mismo campo, en una Catedral que este ejercicio no había presenciado ningún gol de falta directa. Hasta que apareció Beñat y esa pierna que es un aguante.

Porque a pesar de casi habían pasado casi 28 meses de su último acierto, es el futbolista rojiblanco el que mejor porcentaje muestra de los profesionales en activo de la Liga. Convierte en acierto el 11,3% de sus disparos, esto es 11 de los 97 que ha intentado. No tiene rival en este aspecto, aunque Leo Messi, en términos absolutos, es mucho mejor: casi una treintena de celebraciones. Y tampoco se le acerca ninguno de sus compañeros del Athletic en esta suerte: de los últimos nueve goles de falta anotados por la escuadra vizcaína, ocho son del futbolista de Igorre. ¿El otro? De Iker Muniain, en aquella goleada de Viernes Santo de 2017 contra la UD Las Palmas.

Es el especialista de las faltas, pero este sábado tampoco es que estuviera atinado para poner en acción los saques de esquina. Él mismo lo reconoció al término del encuentro. «Estoy muy contento por el gol. Pero triste porque he tenido muchos córners y muchas faltas que no han terminado en nada y al primero que le jode no poner el balón bien a los compañeros es a mí», señaló en declaraciones a Bein Sports. Ahí, precisamente, reside uno de los males vizcaínos esta temporada. La falta de pericia a balón parado. Por ejemplo, en las pelotas que se ponen en acción desde la esquina. Anotó Peru Nolaskoain en el estreno de la Liga y 135 córneres después, surgió al cabeza de En-Nesyri en Leganés para anotar una diana a favor del Athletic. No existe precisión. Y Beñat lo sabe.

Las cifras

8 de los nueve
últimos goles de falta del Athletic en la Liga son de Beñat. El otro es de Iker Muniain, frente a la UD Las Palmas. Fue hace #dos años, en el Viernes Santo de 2017, esto es, el día 14 de abril.
11,3% de efectividad
tiene Beñat. De los 97 tiros realizados, ha marcado 11.
1 gol
de falta se ha visto este ejercicio en San Mamés, el de ayer del vizcaíno.
135 saques
de esquina tardó el Athletic en marcar desde el tanto de Peru ante el Leganés. Ayer, Beñat reconoció que no había estado acertado en estas acciones.

Una regeneración

Aunque este sábado rompió algunas rachas: esa que decía que él no marcaba en la Liga desde 2016 -en la Copa, el 28 de noviembre, firmó otro tanto de falta contra el Huesca en el partido de ida-; también la que señalaba que los vizcaínos no anotaban en una acción de este tipo desde abril de 2017, hace dos años... Además, esa diana le convierte en el futbolista nacional que más goles de falta ha registrado en el Siglo XXI, son once, por encima de Parejo y Yeste, que muestran nueve en su hoja de servicios.

Pero más allá de esa precisión, Beñat poco más ofreció a un Athletic que precisa de una regeneración en el centro del campo. Porque lleva varios partidos sin fabricar fútbol en la sala de máquinas, sin encontrar una conexión con los delanteros. Le falta al cuadro rojiblanco imaginación y chispa en esa zona del campo, que permita, además de destruir los ataques del oponente, construir ocasiones propias. Y Beñat es uno de los que tiene que poner esas ideas, que parecen agotadas.

Más información