Berizzo renunciará a su estilo de juego ante el Valencia

Berizzo, en la rueda de prensa de este viernes./Efe
Berizzo, en la rueda de prensa de este viernes. / Efe

El técnico del Athletic modula su discurso y da a entender que reformulará su idea. «En este momento debemos priorizar la energía y la agresividad en detrimento del fútbol»

Robert Basic
ROBERT BASIC

Eduardo Berizzo no quiere que vuelva a repetirse la primera parte de Vallecas, jamás, y tampoco la falta de mordiente y de nervio que acreditó el Athletic en Ipurua, donde estuvo a merced del Eibar. Son dos ejemplos perfectos de lo que no hay que hacer y el argentino busca recetas para revitalizar al equipo y acercarlo a las versiones exhibidas frente al Real Madrid, Barcelona y Betis. ¿Cómo piensa lograrlo? Pues introduciendo importantes modificaciones en el núcleo de su propuesta que podría volverse un poco más conservadora y un poco menos atrevida, alocada, fantasiosa. Es la principal conclusión sacada de su intervención de este viernes en Lezama, donde los rojiblancos han realizado el último entrenamiento antes de recibir mañana al Valencia (16.15 horas). Cuando se le ha preguntado por el físico del bloque y su capacidad de sostener el peso de una determinada manera de expresarse en el campo, el 'Toto' ha insinuado por dónde irían los tiros a partir de ahora, al menos a corto plazo, hasta que los resultados acompañen. «Es importante evaluar el coste físico y la energía de nuestros futbolistas para no bajar el ritmo. En este momento -ha avisado- debemos priorizar la energía y la agresividad en detrimento del fútbol que queremos practicar».

Es toda una declaración de intenciones que modula en cierto modo su idea primigenia y suaviza sus aristas más ambiciosas, aunque el argentino se ha empeñado en trasladar su convicción de que «una cosa no anula a la otra». Es decir, se ha afanado en explicar que la apuesta por la intensidad y la agresividad -léase músculo- casa también con los principios de juego atrevido y valiente, aunque ha dejado caer que introducirá cambios en el once y que las piezas elegidas podrían constituir una apuesta por una versión más proteccionista con el objetivo de corregir la vulnerabilidad del equipo y solidificar sus cimientos, es decir, resultados. «Cuando surge la intensidad nos volvemos directos, llevamos el balón al área, tenemos más peligro y no necesitamos mucho para marcar. En esa lectura de lo que ha pasado o de lo que no ha pasado el miércoles (en Vallecas) tendrá mucho que ver la conformación de la formación inicial de mañana».

Está claro que el 'Toto' reforzará la estructura de su bloque y lo hará con una intención muy clara: ganar en contundencia y músculo. Ahora bien, ha insistido en que este giro en su manera de ver y construir el fútbol del Athletic tampoco anula el principio de la creación, el toque y la vocación atacante. «Puede jugarse bien al fútbol y ser intensos, circular la pelota, presionar en el campo rival... todas las fases de juego no van en detrimento de otro. Podemos apretar, ser agresivos y cuando recuperamos la pelota, usarla; o hacia adelante o construyendo desde atrás con mediocampistas de cualquier corte: con San José, Rico, Muniain, Beñat, Dani, Iturraspe... Todo el mundo, mezclado bien, puede jugar bien. Pero no debemos negociar el ritmo, la intensidad y la agresividad en el juego de ida y vuelta que proponemos», ha expuesto el de Cruz Alta, consciente de la importancia del encuentro ante un Valencia también necesitado.

Recuperar y construir

El técnico rojiblanco ha señalado que pretende recuperar balones cerca del área rival y no permitir la fácil circulación del contrario, justo lo que ocurrió contra el Rayo. «Debemos recuperar la agresividad que tuvimos ante Barça, Madrid y Betis y no mostrarnos pasivos ante los toques de nuestros adversarios. Eso tiene que ver con la construcción del juego. Si robas arriba con el rival desarmado, no tienes que construir tanto; cuando debes hacerlo, el ataque necesita de una elaboración. Pero ni una cosa ni la otra dejan de hacerse. Podemos ser agresivos y conseguir la pelota para usarla con inteligencia, movimiento, mando y construir los ataques. Una cosa no nos impide hacer la otra», ha reiterado Berizzo, preocupado por conservar intacto el envoltorio y la esencia de su idea de fútbol.

Está claro que, al margen del estilo, modificará también el once que alineará ante el Valencia. La presencia de Raúl García se da por segura y también la de Aduriz, mientras que podrían disponer de una oportunidad futbolistas como San José, Mikel Rico, Capa y Balenziaga, entre otros. Las únicas novedades en la convocatoria son las bajas de Guruzeta y Nolaskoain, quien jugará con el Bilbao Athletic, y la entrada de Unai Núñez. Iturraspe, Córdoba y Ganea siguen fuera por decisión técnica. Berizzo ha aclarado que el equipo buscará «poner en juego nuestro fútbol de principio a fin» ante un Valencia que ha catalogado como a un «gran rival» y que cuenta con un centro del campo muy peligroso. Se ha acordado también de San Mamés y de la afición y espera su apoyo. «La gente se identifica con la manera de jugar de su equipo. A uno no le va bien cuando está disociado de su afición. Debemos engancharla con esfuerzo, emoción, sacrificio, intensidad muy alta y jugar de la mejor forma posible, como se debe». ¿Por ejemplo? «Es innegociable tirarse de cabeza e ir codo con codo con el compañero»

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos