Amistoso en Lasesarre

El núcleo duro se gusta

Yuri Berchiche, durante el partido. /Manu Cecilio
Yuri Berchiche, durante el partido. / Manu Cecilio

Los pesos pesados del Athletic liquidan al Barakaldo con cinco goles en doce minutos en una lección de efectividad

JUANMA MALLO

En doce minutos, el Athletic liquidó el amistoso contra el Barakaldo, el segundo partido de la pretemporada para los de Eduardo Berizzo. Con los pesos pesados en la alineación, hombres como Muniain, Aduriz, Williams, Yuri, Dani García y De Marcos, el equipo rojiblanco resolvió el duelo por vía urgente, entre el 19 y el 31, frente a una escuadra algo justa. El jueves, los focos de la ilusión apuntaron a los jueves, a Unai López, Sancet, Vicente y Nolaskoain. En Lasesarre, las luces señalaron a los futbolistas que, con la colaboración de los lesionados Raúl García e Iñigo y Kepa, integrarán el núcleo duro de una escuadra que sigue aplicando de manera notable el credo del preparador argentino aunque en la segunda parte, el ritmo decreció, y Sabin erró cuatro ocasiones de libro.

Edificó el 'Toto' una alineación titular con esos futbolistas que deberán liderar el equipo, que se colocarán los galones para reconstruir a un Athletic que progresa de la manera adecuada en este calentamiento de la campaña. Colocó a De Marcos en el lateral derecho, situó a un Yuri sensacional en el izquierdo, metió a Williams por la derecha en ataque -a los 20 minutos se fue a la zurda al intercambiar su posición con Guruzeta-, a Muniain de media punta y dejó a Aduriz como referencia ofensiva. Ellos, junto a Dani García y quizá Yeray, formarán parte del corazón de la escuadra de Berizzo. Y si en Amorebieta fueron los jóvenes los que se reivindicaron, en la primera parte ante un Barakaldo perdido y sobrepasado, con escasos entrenamientos y un grupo aún por construir, les tocó el turno a los líderes del equipo.

El balón parado de Yuri

Porque Muniain actuó en la posición de media punta con chispa, peligro e imaginación. Forzó faltas -el cuadro de Larrazabal comenzó una pizca revolucionado y duro-, se empleó en el saque de faltas y córners y tiró de la escuadra vizcaína en labores de vanguardia con una exquisita movilidad y efectividad con una asistencia y una diana. Por su parte, Yuri, en su estreno como rojiblanco, surcó la banda izquierda con potencia, y cuando le quitó el honor a Muniain de poner en juego la pelota a balón parado todo lo que tocó se convirtió en peligro: el córner anotado por Yeray, el rechace a una falta desde fuera del área la dirigida a gol por Aduriz. Williams, en su único mano a mano, lució puntería, y qué decir del incombustible De Marcos, un cuchillo por la derecha como Yuri en el lado contrario Y, mientras tanto, Dani García tapaba huecos y hacía todo fácil; defender y empezar el ataque. Por cierto, todos se afanaban en una presión alta.

La primera parte, salvo una ocasión en el minuto 17 del Barakaldo, tuvo el color azul del Athletic, que ayer estrenó la segunda equipación. Nada más empezar, San José, desde la posición de extremo derecho, una pizca más adelantado de lo habitual, sacó un centro raso al que nadie llegó. El método Berizzo funcionaba, con Muniain, Dani García y San José imprevisibles en el corazón del equipo, De Marcos y Yuri siempre hacia arriba y Aduriz buscando la pelota. Guruzeta, algo apagado en Amorebieta, se mostró más atrevido y llevó el 'uy' a las gradas con un disparo desde fuera del área, otro de los mandamientos del plan del 'Toto': si hay opción, a lanzar.

A los 20 minutos, al mismo tiempo que Williams caía a la izquierda y Guruzeta se marchaba a la derecha, Yuri sacó un córner que anotó Yeray de cabeza, en el segundo tanto de estrategia de la pretemporada: ya anotó así Nolaskoain en Urritxe. Ahí se derribó la resistencia fabril. Se descorchó el acierto bilbaíno. Williams anotó tras un buen pase a la medular de Dani García, luego Muniain firmó un pase interior a Guruzeta para que sumase el tercero, Aduriz recogió un rechace de Boian para lograr el cuarto, y cerró Muniain con el quinto después de un fallo de la defensa local. Cinco goles en doce minutos, y ahí, el equipo de Berizzo bajó el ritmo.

Fallos de Sabin y Villalibre

Habitual de estas alturas de la campaña, con solo dos semanas de entrenamiento aunque con una veintena de sesiones en las piernas, Berizzo cambió todo el equipo en la segunda mitad. Dio, de este modo, un tiempo completo a Remiro y Sancet, Nolaskoain repitió en el eje de la zaga, ayer junto a Núñez, y Villalibre en punta. Jugó con una marcha menos el Athletic, y el Barakaldo disfrutó de una par de ocasiones, la mejor de Antonio Sánchez, en un cara a cara que resolvió a la perfección Remiro. Poco antes, había errado Sabin Merino, uno de los que se juega el dorsal, solo ante Morales, y en el rechace le 'copió' Villalibre. No está haciendo méritos ninguno de los dos para contar con la confianza de Berizzo -en los últimos acumularon otra ración de errores, sobre todo el de Urduliz, aunque se encontró con el respaldo del entrenador por su movilidad e insistencia-, mientras Ganea y Lekue plasmaban esa lección de laterales incisivos del 'Toto'. Pero el marcador no se movía. Y eso que Unai López lo intentaba pero no hallaba socios, e incluso acabó sustituido por Iñigo Vicente. No cambió en exceso el duelo, y eso a pesar de las oportunidades de Sabin y Villalibre; fue un punto negro en un duelo en el que continuó la progresión rojiblanca, ayer con el núcleo duro como actor principal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos