Berizzo: «La gente valiente que intenta cosas, aunque se equivoque por el camino, termina logrando el éxito»

Berizzo, con sus jugadores en un momento del entrenamiento de este viernes./Efe
Berizzo, con sus jugadores en un momento del entrenamiento de este viernes. / Efe

El técnico argentino afronta sin miedo el partido contra el Barcelona y advierte: «Es una oportunidad de demostrarnos a nosotros mismos de lo que somos capaces»

ROBERT BASIC

Lo ha dicho él, sin que nadie le preguntara por la pócima mágica, por la fórmula que resuelve un problema casi infinito. La receta del éxito contiene prácticamente los mismos ingredientes que fueron aplicados al Real Madrid. Ahora cambia el color de la camiseta, pero el tamaño del coloso es el mismo, incluso más grande por aquello de actuar en casa, en un matadero disfrazado de campo de fútbol. Eduardo Berizzo sabe que el Athletic tendrá su oportunidad y quiere llevar a sus hombres al límite, donde solo sobreviven los valientes y los más fuertes. Una vez más, al igual que antes del duelo frente al conjunto blanco, el técnico argentino ha pedido a sus hombres arrojo, carácter y voluntad de acero para mirar al Barça a los ojos y decirle que no tiene miedo, que viene a partirse el alma y a buscar un pequeño milagro. «La gente que arriesga acaba consiguiendo cosas», ha dicho en Lezama justo antes de subirse al autobús que ha llevado a los rojiblancos al aeropuerto y de allí a Barcelona. «La gente valiente -ha recalcado- que intenta cosas, aunque se equivoque, termina logrando el éxito». Toda una declaración de intenciones antes de pisar uno de los campos más difíciles del mundo.

La derrota contra el Villarreal está alojada en la memoria de los rojiblancos, un punto de dolor localizado que, según su entrenador, ha dejado unas «sensaciones agrias que nos obligan a reaccionar». El verbo se las trae porque tiene que conjugar con el Camp Nou, tierra minada para el Athletic y los que no son el Athletic. El caso es que los bilbaínos llevan 14 derrotas ligueras seguidas en el anfiteatro culé, una fortaleza inexpugnable en la que Leo Messi ejerce de maestro de ceremonias; el diablo que viste de futbolista y suele mandar al infierno a sus rivales. Evidentemente, Berizzo es consciente de la dificultad que conlleva encerrarse con el Barça en su estadio, pero no por ello viaja con la bandera blanca. «Es un problema -visitar a los hombres de Ernesto Valverde-, pero también una oportunidad de demostrarnos a nosotros mismos de lo que somos capaces». Triunfar allí, en el matadero, va más allá de los tres puntos y los bilbaínos están determinados a pelear por el premio gordo.

«El equipo está bien, recuperado», ha comentado el 'Toto' cuando se le ha preguntado por el estado anímico del grupo después de la derrota sufrida ante el 'submarino amarillo'. Un torpedo puede ganar una batalla, jamás una guerra, y el Athletic sigue firme en su trinchera. Y observa con ambición y cautela el terreno en el que le tocará mover ficha ahora. «Es un campo en el que debemos presionar ajustadamente porque cualquier error te hace sentir la calidad individual de los jugadores del Barcelona», ha advertido el técnico. «Hay que apretar con justeza, agresividad y lo más alejado de nuestra portería». Ha esbozado una leve sonrisa cuando se le ha recordado que los blaugrana viven revueltos a raíz del resbalón en Butarque y el empate cosechado en casa con el Girona. «No sé cuándo es el mejor momento para afrontarles. Si están heridos, son más peligrosos porque necesitan recomponer esa situación, como ahora; y si están enrachados están llenos de confianza. Es el Barcelona, un equipo lleno de grandes futbolistas y para nosotros es una prueba máxima».

Messi y el disfrute

Berizzo no ha dejado de construir su discurso en torno a la valentía, uno de los pilares básicos sobre los que agigantarse en la casa del coloso. «Repito las palabras que dije antes de medirnos al Real Madrid. Debemos ser valientes, jugar con nuestro estilo y que las fases defensivas no sean prolongadas». Imagina un partido complejo, duro de sostener durante los 90 minutos, pero sabe que la única manera de seguir en pie después de que el árbitro decrete el final es mantenerse apegados a unos principios que considera innegociables y que requieren de altas dosis de fe y sacrificio. El argentino ha facilitado una lista de 19 futbolistas en la que está Aduriz y regresan Susaeta, Dani García y Nolaskoain, mientras que se caen Núñez, Iturraspe, Córdoba y Guruzeta. En cuanto al donostiarra, fundamental en la punta de ataque, el 'Toto' se ha felicitado por su recuperación pero ha dejado claro que aún no está para competir los 90 minutos.

Como es lógico, las preguntas sobre Messi estaban presupuestas en el guion y también lo que significa encontrarse con el '10' en el coliseo blaugrana. En este punto, Berizzo ha abandonado los lugares comunes y ha hablado de sensaciones. «No son muchas las veces en la vida que uno puede ir a competir en el Camp Nou. Eso es un privilegio. Debido a la responsabilidad del cargo, uno no termina de disfrutarlo en esa magnitud. Pero no deja de ser para mí un privilegio ir a enfrentarme al mejor futbolista del mundo o de la historia inclusive, a un campo excepcional del que tuve la suerte de disfrutar como jugador y entrenador. Tal vez los técnicos deberíamos dejar un espacio para el disfrute más allá de la responsabilidad que conlleva tratar de ganar al Barça en su estadio. Siempre es estimulante jugar partidos incluso contra los peores rivales posibles».

Más información

 

Fotos

Vídeos