Berizzo: «La mejor defensa es seguir atacando»

Berizzo: «La mejor defensa es seguir atacando»

El técnico argentino lamenta que el Athletic perdiera el control y pasa por alto la incidencia del cambio de Iturraspe en el desenlace del partido

JOSÉ MANUEL CORTIZAS

Desde una casilla de salida idónea, con un 2-0 que parecía más próximo a crecer que a medrar, los rojiblancos acabaron dando por bueno el punto ante un rival que le metió el miedo en el cuerpo y le hizo retroceder, cediendo el control. Se apunta a esa tesis Eduardo Berizzo. «A partir del segundo gol perdemos el control, cuando más lo deberíamos haber asegurado. Con el 2-1 metemos al rival en el partido. Hay que aprender. El castigo es mayor porque el 2-2 te deja en evidencia. Por perder el control nos vamos con un empate que nos deja contrariados».

Pasó de largo por la pregunta de la noche. El momento del cambio de Iturraspe, que nació con el gol en contra y se prolongó coincidiendo con la imagen más endeble de los locales. Berizzo argumentó motivos tácticos y por la falta de énfasis no le dio demasiada importancia a esa coincidencia. «Queríamos asumir el control, que Itu encuentre el balón y le dé pausa. No sucedió. Y el gol nos sorprende un tiro de lejos».

Pese a los pesos pesados que siguen sin entrar en convocatoria o jugar, Berizzo renueva un discurso ya conocido. «Cuento con todo el mundo salvo que el interés del futbolista no sea el mismo. Somos lo que somos y así seguiremos. Puede haber movimientos, pero no a partir de mí.». Y lo enlaza con el motivo que le llevó al Huesca a creer en sí. «Con el 2-1 encuentran el estímulo para venir a por nosotros y nosotros no encontramos el contagio de ir adelante. Cuando tienes algo en la mano inconscientemente cedes el control. Mi mejor versión para defender es asumir riesgos e ir adelante. La mejor defensa es seguir atacando pese a ganar dos a cero».

Metiéndose más a fondo en la pizarra, el técnico argentino añadió que «estábamos demasiado pasados de balón, con profundidad por la derecha que faltaba por la izquierda. Éramos previsibles, sin velocidad de lado a lado». Una valoración negativa que mejoró. «En la segunda parte mejoramos. Hemos generado peligro, con profundidad, corriendo, los laterales llegando y haciendo hincapié en controlarnos con la pelota. El mando siempre debe ser nuestro, vayamos como vayamos. Necesitamos más confianza y desarrollar el plan independientemente de cómo vayas».

Reconoció que por él se debería jugar el domingo , donde sea, el partido contra el Rayo y se detuvo a celebrar la actuación de un Iñaki Williams que «ha encontrado la espalda, ha corrido, asociándose. En la segunda parte pudimos jugarle balones para llevar peligro».

La imagen más risueña, y serena, la ofrecía Leo Franco. El técnico que firmó el ascenso del Huesca cuatro meses, habló de «una noche magnífica. Desde la ofrenda previa al partido al punto que hemos conseguido. Es uno de esos días en los que te das cuenta de la magnitud de lo conseguido la temporada pasada. Pero van a venir olas grandes, muy grandes, y el barco se va a mover».

Noticias relacionadas

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos