Berizzo pide a Villalibre que juegue con el filial

Villalibre, en un entrenamiento./Pedro Urresti
Villalibre, en un entrenamiento. / Pedro Urresti

El entrenador dice que ha hablado con Andoni López para recomendarle que vaya cedido

Javier Ortiz de Lazcano
JAVIER ORTIZ DE LAZCANO

Eduardo Berizzo ha comunicado en los últimos días a Asier Villalibre (Gernika, cumple 21 años en septiembre) y a Andoni López (Barakaldo, hizo los 22 en marzo) que su deseo es que dejen el primer equipo del Athletic. Al atacante le ha pedido que baje al filial y al lateral izquierdo que vaya cedido. Esto significa que, por ahora, Guruzeta y Nolaskoain, los otros dos futbolistas del filial con el primer equipo, se quedan. Sancet ya sabe que baja al filial. Se trata de la segunda criba del argentino. En la primera cayeron Vesga (Leganés), Unai Simón (Elche), Etxeita (Huesca) e Iñigo Muñoz e Iñigo Vicente, que han regresado al Bilbao Athletic.

Berizzo entiende que para Villalibre lo indispensable en este momento de su carrera es tener minutos. Al finalizar la campaña 2016-17 se fue al Numancia, en donde participó. La pasada campaña puso destino al Valladolid, en donde apenas jugó. En el mercado de invierno se fue al Lorca, en donde tampoco encontró continuidad.

«A Villalibre le he explicado que sus posibilidades disminuyen y que prefiero tenerlo cerca en un equipo que le ofrezca minutos. Viene de dos cesiones en las que ha tenido pocos minutos y para él lo importante es jugar todos los fines de semana. El Bilbao Athletic se lo ofrece, pero habrá que ver si él lo desea».

El entrenador ha confirmado lo indicado este sábado por este periódico, que cree que a Andoni López le viene bien una cesión para curtirse. «Conversé con él y sería injusto tenerle y que no tenga minutos. Le he explicado que a su edad la continuidad es muy importante». El Córdoba ha pedido su cesión.

La situación de Remiro

La portería es otra demarcación en la que el entrenador quiere que salga un jugador, Álex Remiro. Sin embargo, antes debe renovar el contrato que concluye el próximo verano. Las posturas están distanciadas. Berizzo admitió que su idea es quedarse con dos guardametas, pero asume contar con tres si las circunstancias le obligan. «Tendré tres hasta que la matemáticas digan que tengo dos, aunque cualquiera tiene calidad para jugar». Eso sí, dejó una advertencia. No garantiza la Copa para el portero suplente. «He probado las dos modalidades, rotar y no rotar. No me cierro a ninguna. Lo dirá el rendimiento de cada uno».

El entrenador se refirió también a San José, al que emplea como central en pretemporada. Explicó que es por causa de fuerza mayor, por la lesión de Iñigo Martínez. «Está cubriendo el hueco de Íñigo. Sé que por sus características naturales su deseo es jugar de medio centro».

Berizzo alineó en el triangular a su segunda unidad, aunque elude hablar de un equipo decidido de cara al inicio de Liga. «Mi idea futbolística es que todos somos suplentes y el míster elige once para jugar». Eso sí, admitió que en uno de los dos partidos de la próxima semana, en Hannover y Augsburgo, colocará sobre el campo el equipo que arrancará la Liga en San Mamés ante el Leganés.

El triangular de Maguncia le dejó sensaciones contrapuestas. «En el aspecto defensivo estuvimos sólidos y correctos, pero nos faltó imaginación para generar mejor ataque».

 

Fotos

Vídeos