Arostegi: «Si acertamos la de Adu Ares, el partido igual es otro»

«Son jóvenes, del once incial nueve hace dos años estaban en el Juvenil y es una oportunidad de competir y aprender», explica el técnico del filial tras caer 2-0 en Castellón

JAVIER BELTRÁN Bilbao

Bingen Arostegi saca a pasear el perfil más pedagógico del entrenador bermeano. La derrota del Bilbao Athletic en Castalia (2-0) no debe tapar otros valores de sus pupilos, que se robustecen en un terreno abonado para hombres más experimentados: «Un partido que no hemos podido puntuar, ni ganar, en un escenario muy bueno para la categoría en la que estamos compitiendo. Una muy buena prueba para los chicos», narra el míster bermeano, que recuerda que sus jugadores «son jóvenes, del once incial nueve hace dos años estaban en el Juvenil y es una oportunidad de competir y aprender. Lógicamente no estás contento por la derrota», remata.

Lamenta, sin embargo, dos errores groseros en defensa que costaron los dos tantos del Castellón: «Si los analizas, han sido dos acciones en la que no defendemos una caída en un córner y una situación que despejamos hacia dentro dentro del área. Son situaciones que tenemos que evitar», reconoce y explica, para ponderar a los suyos que «el resto del partido ha habido alternancia en las dos áreas. Nos ha exigido muchísimo el Castellón, que es un buen equipo y bien trabajado. Al final es acertar o no acertar. Si acertamos la de Adu, el partido igual es otro», desliza Arostegi. «Con 0-0 ha habido un mano a mano de Adu Ares con el portero que no ha sido capaz de finalizar», protesta.

Partidos como el de Castalia deben forjar a una generación de cachorros que asoma desde el Basconia: «Nuestra intención era competir y llevarnos algo positivo de Castalia y ha tocado competir, pero nos vamos sin nada positivo. En ese aspecto es un poco jodido. Los chicos han competido y, teniendo en cuenta la fase en la que se encuentran de su recorrido futbolístico, una muy buena oportunidad para seguir creciendo», insiste Bingen sobre una Primera Federación en la que sólo han sumado tres puntos en cuatro partidos que les empuja, eventualmente, al fondo de la tabla.

El primer gol del Castellón penalizó. Manu Sánchez se encontró un balón suelto para fusilar a Padilla a dos metros de distancia. «En ese tipo de situaciones es donde uno demuestra la edad que tiene. Tú puedes tener el balón y no dominar el partido, o puedes estar bien y en una situación puntual no cierras una caída y recibes un gol. Ya el partido empieza a ser otro», apostilla el técnco del filial. Destaca que pese a ese bofetón, que resultó «decisivo en el marcador», sin embargo subraya que los «chicos se han repuesto, lo han seguido intentando y han tenido opciones. Hemos terminado el partido acosando el área del Castellón con el equipo muy entero», zanja.