Arostegi: «Hemos pecado de ingenuidad»

El técnico del Bilbao Athletic analiza la derrota ante La Nucía: «Tenemos que gestionar mejor los momentos de los partidos», reconoce

JAVIER BELTRÁN

El entrenador del Bilbao Athletic, Bingen Arostegi, analizaba la derrota ante La Nucía en el estreno de la Primera Federación (1-2) lamentando que su equipo todavía es joven e inexperto: «Nos hemos puesto por delante, con el control del juego al final del primer tiempo, pero es verdad que en el segundo tiempo hemos pecado de ingenuidad en dos acciones puntuales. Una, en el penalti ante un jugador veterano que sabía lo que estaba buscando, y otra en una pédida en un pase lateral que no hemos sabido defender la transición», lamenta el técnico bermeano sobre las dos acciones que costaron los goles alicantinos.

A partir de ahí, continúa Bingen, el filial notó la presión en exceso en Lezama: «Hemos estado nerviosos, muy precipitados, con poco claridad», reconoce. Insta ahora a destripar las causas de la derrota: «Habrá que seguir analizando, seguir aprendiendo», aunque deslizando una razón de peso: «Todos sabemos el peaje de la juventud en este tipo de situaciones y hoy, un partido que teníamos controlado, se nos ha escapado», reitera sincero. Bingen señala que no se fía en absoluto de este tipo de rivales con menos nombre: «No sabes, tú tienes que jugar. En mi opinión, se llevan tres puntos sin haber merecido los tres puntos y si es cierto que nosotros tampoco hemos estado bien».

Arostegi sostiene que es necesario que los cachorros sepan «gestionar mejor los momentos de los partidos y saber identificar qué situaciones te hacen daño y cuáles no». La UD Logroñés es el siguiente rival en la segunda jornada en Las Gaunas para un bloque joven que necesita apuntalar los automatismos: «Considero que es un equipo que está en formación y que tiene margen de crecer. En esa línea tenemos que ir a más», apostilla el exlugarteniente de el Cuco Ziganda. La otra noticia negativa la dio Beñat Gerenabarrena, que salió lesionado del Campo 2 de Lezama. «Está pendiente de la valoración del médico y que me diga», apunta Bingen.