«En el Athletic me faltó madurez y que el club apostara por mí»

Mario Barco, actual delantero centro del Numancia, pasó por el Bilbao Athletic compitiendo con Iñaki Williams, Guillermo, Sabin Merino y Gorka Santamaría. «Teníamos un equipazo», recuerda

JAVIER BELTRÁN

Mario Barco, calagurritano nacido en Estella (23-12-92), es el delantero centro del Numancia este curso tras transitar entre la Segunda División y la Primera Federación por Calahorra, Peña Sport, UD Logroñés, Bilbao Athletic, Barakaldo, Lugo, Somozas, Pontevedra, Cádiz, Mirandés y Castellón. «Me siendo muy identificado con la filosofía del Numancia. Es un buen sitio para crecer», lanza en una entrevista en El Correo antes de que el Bilbao Athletic juegue este sábado en Los Pajaritos. Fue competencia directa de Iñaki Williams en aquel potente filial, junto a Sabin Merino, Guillermo y Gorka Santamaría: «Es muy complicado lo que está haciendo. Está jugando a un nivel tremendo, con liderazgo», relata del mayor de la saga.

- ¿Qué tal su aclimatación a Soria con dos temporadas firmadas este verano?

- Pues muy bien, la verdad, es un sitio que se parece mucho a Calahorra, de dónde soy. Ha sido fácil la adaptación. La gente, la ciudad. Ha sido muy sencillo a la hora también de dar rendimiento en el campo.

- Tuvo en verano desde el Castellón varias ofertas. ¿Por qué el Numancia?

- Sí, tuve varias opciones importantes. Mi decisión de venir a Soria fue por un proyecto a largo plazo, un sitio que la filosofía encaja bastante con mi forma de ser y mi forma de jugar. Llega un momento en la carrera de uno que no todo es el dinero. Hay que poder en la balanza lo que más te interesa para tu futuro. También el interés y la insistencia que percibí por mí, a nivel deportivo y a nivel personal. En el Numancia no sólo fichan jugadores, sino que pretenden un buen grupo de personas que es lo que da resultados a medio plazo con un vestuario que encaje bien.

- Tiene 29 años, echa la vista atrás y ha jugado en tres clubes de Segunda como Lugo, Mirandés y Cádiz. ¿Su intención es retornar con el Numancia a esta categoría?

- Sí, mi intención cuando bajé de categoría fue esa. Volver a destacar, a tener continuidad y en ese sentido lo he tenido en el Castellón y aquí en el Numancia lo estoy teniendo. También hace falta esa pizca de suerte de encajar esa pieza y poder subir, que es muy complicado. Mi apuesta de bajar de Segunda era bajar y subir de la mano a la Liga profesional como pudo ser en Castellón y ahora en Soria.

- Un Numancia con Ayesa, Gorka Pérez, Rubén Mesa, Bonaldo, Simic, Jaume Pol... Buena plantilla.

- Sí, esta categoría ya no es Segunda B, es una categoría que tiene mucho más nivel de lo que parece y las expectativas superan con creces lo que se iba a crear en principio. Está avanzando a una velocidad muy grande. Los clubes están siendo ambiciosos. Se ha creado mucha competitividad y todos los rivales son complicados. Tenemos un buen equipo para sentar las bases y para estar arriba, sin duda.

- Se lesionó ante el Nástic el domingo pasado, ¿qué tal está tras las pruebas?

- Me anularon un gol legal y, de poder haber ganado, todo dio una vuelta muy grande. No nos pitaron un penalti, me lesioné, que son cosas que pasan, nos metieron el 1-0 y perdimos el partido. Fue para olvidar, se dio todo del revés y de poder restar en playoff estamos ahora en mitad de tabla.

- Este sábado el Bilbao Athletic en Los Pajaritos. ¿Partido especial por su pasado es aquel filial de las campañas 2014 y 2015 con Ziganda en el banquillo?

-Es un filial competitivo, con gente joven de calidad que en cualquier partido te puede pintar la cara. Habrá que estar concentrados y saber jugarlo. Jugar nuestras cartas de la experiencia. No perder la concentración.

- Aquel Bilbao Athletic le sobraban delanteros con usted, Sabin Merino, Guillermo, Gorka Santamaría e Iñaki Williams...

- Guillermo jugaba también en banda, Sabin Merino también y los que más de referencia arriba estábamos Gorka y yo; Williams también jugaba de extremo. Eran muy polivalentes. Lo ves ahora y dices que vaya equipazo.

- ¿Qué recuerdos tiene de esos dos años en el filial rojiblanco con 44 partidos 1.332 minutos con 5 goles marcados antes de rescindir e irse al Barakaldo? Desfilaron los Agirrezabala, Bustinza, Lekue, Aketxe, Eguaras, Unai López o Undabarrena...

- Sí, en esos dos años coincidí con jugadores que han jugado en Primera el 90% de ellos. Los cinco goles los metí la primera temporada. La segunda, que parecía que iba a ser importante porque lo estaba jugado todo, me lesioné. Empecé sin jugar y entré poco a poco. Fue una cosa mía el querer salir para disponer de continuidad e irme al Barakaldo.

- ¿Esperabas la proyección posterior de Iñaki Williams en la élite?

- No esperabas que iba a durar tanto tiempo en el Athletic. Es muy complicado lo que está haciendo. Está jugando a un nivel tremendo, con liderazgo. Lleva a hombros al Athletic. Eso nunca lo esperas. Pensaba que sería el típico que jugaría un año o dos y vuelves abajo, pero estamos viendo a un delantero de gran nivel.

-¿Qué te faltó para subir a Mario Barco al primer equipo?

-Por mí parte, un poco de madurez y, por parte del club, que apostara por mí realmente.

-¿Con Bingen Arostegi coincidió en Lezama?

- No, no coincidí, no le conocí allí. Sólo me entrenó Ziganda los dos años.

- ¿Vas a sufrir este filial para mantener la categoría?

- Ahora es muy pronto para saberlo. Va a sufrir todo el equipo que se vea al final de la primera vuelta ahí abajo. Ganas un partido y te pones arriba, pierdes dos y te metes abajo, saldrá el que sea más fuerte para soportar esa situación y supere las malas rachas. Los que más pueden sufrir mentalmente son los filiales, no por calidad, sino a nivel mental.

- ¿En Soria os piden el ascenso?

- Creo que tampoco se le quiere meter esa presión este primer año al ser un recién ascendido de la Segunda Federación. El Numancia lo que quiere es asentarse, recuperar la identidad del pasado y crecer poco a poco, que nos respeten como club y entidad. Y poco a poco conseguir el objetivo. Estos años ha perdido su esencia, es necesaria la continuidad de cuatro o cinco jugadores que transmitan lo que es el Numancia al resto. Eso está pasando ahora, que algunos jugadores que se sienten orgullosos de su filosofía e identidad. Creo que así estará el Numancia donde tiene que estar y va creando esa esencia sin necesidad de presionar.

- ¿A nivel personal, qué espera a medio plazo, quizás ir al extranjero como alternativa?

- A corto plazo aquí, que estoy a gusto y para asentarme. Me siendo muy identificado con la filosofía del club y es un buen sitio para crecer y conseguir los objetivos juntos. En el futuro no me importaría vivir la experiencia en el extranjero que te permite el fútbol.