Azcona se estrena con dos goles con Osasuna Promesas

El exdelantero del Basconia había firmado ya nueve tantos en nueve partidos en las filas del segundo filial rojillo, el CD Subiza

JAVIER BELTRÁN

Rubén Azcona (12-3-2001) está enrachado de nuevo con el gol, su principal virtud, la que le hizo famoso en las categorías inferiores de Lezama como consumado rematador. El delantero navarro, que daba carpetazo a su periplo con el Athletic al finiquitar el último año de contrato que le ligaba el pasado verano en las filas del Basconia, se impulsa en su tierra con sus dos primeros goles con Osasuna Promesas, que prolonga a los nueve tantos en nueve partidos con el CD Subiza, el segundo filial rojillo.

El delantero de Andosilla, que anotaba un hat-trick en apenas 27 minutos al Azkoyen hace algunas jornadas, se despachaba este sábado ante el UD Logroñés B con un Osasuna Promesas que entrena Santi Castillejo, que milita en la Segunda RFEF. Anotaba dos tantos, Ibañez metía el otro, y pudo sellar un tercero en el 0-3 final en el estadio de Las Norias. Significaba su quinto partido con el Promesas, aunque hasta este fin de semana había actuado sólo en escasos minutos. Una victoria que instala en el liderato a los rojillos con 31 puntos, por delante de Real Sociedad C, Racing Rioja y Sestao River. Por su parte, el CD Subiza, que entrena César Monasterio, es segundo en la Tercera RFEF navarra (Grupo 15) con 30 puntos, dos menos que el líder Cirbonero. Jagoba Arrasate podría llamar a entrenar con el primer equipo a Azcona, que vuelve por sus fueros y espera prorrogar su estado de gracia.

Después de tres años en las filas del Basconia y debutar ante el Haro unos minutos con el Bilbao Athletic de la mano de Joseba Etxeberria, Azcona acababa contrato en el Athletic el pasado mes de junio y buscaba un nuevo reto que le inclinó a aceptar la oferta de ingresar en Tajonar. En el Athletic se entendía que su etapa había finiquitado sin cumplir las expectativas creadas. Se había significado como uno de los goleadores de la cantera de Lezama en los últimos años. En verano, con este volantazo en su carrera, se sumergía en el filial de Osasuna, aunque transitando primero con el equipo C, el CD Subiza, una especie de Basconia en la estructura del club pamplonica. Debía ir cogiendo vuelo. Nunca se había alistado por la factoría rojilla, pero sí se formó en el CD Falcesino antes de recalar en Lezama en la temporada 2014-15.

En categorías inferiores, el punta de Andosilla, que fue internacional con España Sub-17 junto Eric García, Barrenetxea o Bryan Gil, había descollado por su pericia anotadora. 52 goles rubricó Azcona en las filas del Cadete de Liga Vasca. Selló 34 goles en 23 partidos de Liga con el Juvenil Nacional, antes de ascender al Juvenil de Honor, anotando otros cuatro más en seis partidos. Las lesiones le laminaban en momentos claves, ya en el seno del Basconia, con una latosa lesión en el menisco externo justo cuando emergía. Le costó adaptarse al ritmo de la categoría en Tercera División. En Artunduaga sus números fueron discretos: 28 partidos y 7 goles en la 2018-19, 10 partidos en la 2019-20, con el debut en El Mazo en el filial en el arranque de aquella campaña, y 16 envites y 1 gol el curso pasado a las órdenes de Patxi Salinas, siendo un activo residual. En Osasuna, con todavía 20 años, encadena esta campaña ya 11 goles entre sus dos filiales, gustándose en su entorno.