Malcom, autor del gol rojiblanco, ante varios defensas del Deportivo. / ATHLETIC

El Bilbao Athletic empata en la primera visita del Deportivo a Lezama

El filial rojiblanco rescató un punto con el tanto de Malcom, en un partido trepidante ante centenares de seguidores gallegos en las gradas

CARLOS NIETO GARCÍA

Meritorio punto conseguido por el Bilbao Athletic ante el Deportivo en un histórico partido. Se trataba del primer encuentro que el club gallego disputaba en Lezama. Se adelantaron los visitantes por medio del pichichi de 1ª RFEF Alberto Quiles, pero el filial rojiblanco logró el empate con el tanto de Malcom. Punto a la postre insuficiente por el triunfo del Talavera ante el Rayo Majadahonda, que acerca a los manchegos a dos puntos de los cachorros a falta de siete jornadas.

1 Bilbao Athletic

Agirrezabala; Núñez, Sillero, Paredes, Jaso (Goti, m.70); Beñat (Naveira, m.83), Diarrá (Rementeria, m.70); Bilbao (Cabo, m.89), Guruzeta (Pascual, m.83), Malcom; y Artola.

1 Deportivo

Mackay; Villares, Lapeña, Granero, Héctor; Mario, Álex Bergantiños, Juergen; Quiles (Miku, m.76), Noel (de Vicente, m.55) y William (Doncel, m.76).

  • Goles: 0-1, m.59: Quiles. 1-1, m.75: Malcom.

  • Árbitro: Escriche Guzmán (comité valenciano). Amonestó a los locales Guruzeta, Jaso y Naveira; y a los visitantes William, Lapeña, Bergantiños y Miku.

  • Incidencias: 2.390 espectadores en Lezama.

La ficha dice que el partido se disputó en Lezama (rozó el lleno), pero bastaba con echar un simple vistazo a la grada y agudizar el oído para darse cuenta de que el filial rojiblanco no jugaba en casa como tal. Centenares de aficionados del Deportivo se instalaron debajo del mítico arco de San Mamés que habituaron a ver durante décadas en La Catedral. Hasta había más prensa del Dépor que vizcaína. Los coruñeses hicieron mucho más ruido que los tímidos seguidores rojiblancos y le dieron la mañana al pobre Jaso, que tras un enganchón por el que vio la cartulina amarilla se convirtió en el centro de los cánticos de la hinchada gallega, que pese a ver su equipo naufragar por la tercera categoría continúa mostrando un incondicional apoyo a los suyos.

Patxi Salinas realizó hasta siete cambios respecto al once que derrotó hace dos semanas al Tudelano. El más significativo y que aportó un valor añadido fue sin duda el de Julen Agirrezabala, que regresaba tras mes y medio de baja por una lesión en el hombro y salvó a los suyos con varias intervenciones de mérito. La primera, un paradón a William en la recta final de una primera parte que apenas dejó ocasiones para abrir el marcador.

El 4-2-3-1 que acostumbra a utilizar el técnico del filial dio total libertad a un Diarrá que compartió medular con Beñat Prados y que hizo gala de su poderosa zancada para buscar posiciones de ataque una y otra vez. Solo un par de chuts desviados de Artola, que ocupó la punta de ataque, fue de lo poco reseñable en un Bilbao Athletic que llevó la iniciativa del juego pero sin generar demasiado peligro.

Ante el máximo goleador de la categoría

El filial salió enchufado tras la reanudación y llevó la iniciativa del partido ante su histórico rival. Paredes tuvo en el minuto 57 el 1-0 pero de forma incomprensible mandó desviado un rebate de cabeza sin oposición dentro del área pequeña tras una buena triangulación entre Guruzeta y Núñez. El guion del partido cambió por completo instantes después. Mario robó un balón con los rojiblancos volcados en ataque y montó una contra letal que Alberto Quiles no iba a desaprovechar. El onubense cantaba su decimocuarto gol esta campaña, máximo goleador de la categoría de bronce.

Salinas tardó en mover el banquillo y su primer movimiento sorprendió a todos. Goti, un extremo puro, entraba por Jaso para vestirse de lateral izquierdo ante la plaga de lesiones en dicha posición. Un Diarrá venido a menos dejaba su sitio en la medular a Rementeria. Entendibles o no, los cambios dieron un aire fresco al filial, que a los pocos minutos encontró el camino del gol. Malcom, tras perdonar instantes antes, controló un rechace a tiro de Guruzeta y cruzó su disparo lejos del alcance de Ian Mackay, quien por cierto no tiene ningún parentesco con el histórico delantero del 'Súper Dépor'.

El partido entraba en una recta final trepidante con los dos equipos volcados al ataque. El punto era insuficiente para ambos ante las victorias de Talavera y Racing, los principales rivales de rojiblancos y blanquiazules, respectivamente. El histórico delantero venezolano Miku apuntalaba la temible delantera gallega y en la primera que tuvo casi adelantó de nuevo a los suyos. Otro viejo rockero, Álex Bergantiños, pudo dar la victoria en el minuto 88 al Dépor, pero Agirrezabala respondió con solvencia a su cabezazo. El donostiarra volvió a salvar al filial en el tiempo de descuento en un mano a mano con Doncel. No se movió más el marcador tras un disputado y bonito choque en la primera visita del Deportivo a Lezama. Los gallegos esperan que sea la última.