El Bilbao Athletic celebra el gol de Cabo.

El Bilbao Athletic asalta Las Gaunas y arranca tres puntos

El capitán, de falso 9, marcó y dispuso de otra ocasión clara ante la UDL (0-1) en la primera victoria de la temporada

JAVIER BELTRÁN

El Bilbao Athletic, muy serio sobre el verde de Las Gaunas, capturó la primera victoria de la campaña noqueando (0-1) al potente UD Logroñés con un solitario tanto de Jon Cabo. El equipo de Bingen Arostegi supo sujetar al equipo local y abortar tres ocasiones claras de los riojanos en el segundo acto, pero que no fueron capaces de equilibrar el envite pese a mantener la incertidumbre en la recta final. Un baño de autoestima para los cachorros, que necesitaban un espaldarazo después de la derrota ante La Nucía. Demostraron casta y carácter para sumar los tres puntos.

Con un cuarteto defensivo promocionado en su totalidad desde el Basconia, más Padilla bajo palos, y Cabo de falso 9, el Bilbao Athletic se impuso a la UDL corroborando que, aunque estos cambios exigen un margen de acoplamiento a la Primera Federación, los mimbres parecen los adecuados para ir cimentando el nuevo proyecto del filial rojiblanco. El equipo de Albert Aguilá, tras empatar en la primera jornada ante el Nástic, con un plantel practicamente nuevo, pero muy experimentado y curtido en mil batallas, fue incapaz de contrarrestar el talento de los cachorros. Los pupilos de Arostegi se aferraron a la victoria con fuerza sabiendo ser contundentes y aparcando las florituras.

0 UD Logroñes

Serantes; Simón Lecea, Arregi, Cristian (Kortazar, min.78), Iñaki Sáenz; Markel Lozano(Schutte, min.78), Sierra; Doncel (Pichín, min.53), Menudo, Zourdine y Vinicuis (Méndes, min.65).

1 Bilbao Athletic

Padilla; Rincón, Eguiluz (Trespalacios, min.62), Mendibe, Chasco (Oier López, min. 69); Naveira, Gerenabarrena, Goti (Unai Gómez, min.69); Adu Ares (De Jesús, min.85), Cabo (Urain, min.62) y Luis Bilbao.

  • Goles 0-1, Cabo (min.38).

  • Árbitro De Ena Wolf, aragonés, amonestó a los locales Sierra (min. 24), Lecea (min.67) y Arregi (min.81) y a los visitantes Chasco (min.15), Gerenabarrena (min.16) y Naveira (min.63)

  • Campo Las Gaunas.

El filial empezaba mandón, sin complejos. Luis Bilbao realizaba una excelente jugada de calidad en el minuto 10 en el área pequeña completada por un disparo de Goti para que se luciera Serantes en su estirada. El conjunto de Arostegi trataba de dominar en Las Gaunas, triangulando y buscando las bandas. Ni siquiera dos cartulinas a Chasco y Gerenabarrena amortiguaron este ímpetu inicial. La UDL apenas se asomaba a las inmediaciones de Padilla salvo por alguna pincelada del exrealista Zourdine. Cabo lo intentaba con parábola para engañar a Serantes en una posición centrada en la que le apoyaba desde atrás Mikel Goti y Mendibe debía sujetar a Vinicuis, que cuerpeaba arriba. Los planes se iban cumpliendo.

Luis Bilbao gozaba de una segunda ocasión de los cahorros con un lanzamiento cruzado a los 30 minutos. Y a renglón seguido, asistencia de Gerenabarrena para que Cabo batiese de tiro cruzado a Serantes, con su clase innata, para adelantar al Bilbao Athletic. Los bilbaínos seguían sin pasar apuro alguno, salvo un cabezazo desviado de Vinicius, y moviendo la bola con criterio.

En el segundo acto, el tándem de centrales Eguiluz y Mendibe se mostraron expeditivos, sin acusar el salto de categoría y su juventud, con Trespalacios incorporado para oxigenarles. La UD Logroñés se fue desperezando. Vinicius dio el susto con un chut al poste tras tocar Padilla, que atajó el cuero en segunda instancia. Una mala salida del propio arquero de Zarautz abandonando su área de influencia casi costaba el empate, pero Naveira salvaba bajo palos el remate de un recién incorporado Méndes. El equipo local debía quemar todas las naves porque los puntos volaban de su feudo, algo con lo que no contaban en Las Gaunas. El un último arreón de los riojanos, ya con todo, el eléctrico Méndes se topaba con un paradón de Padilla cortándole el paso a su cabalgada, y en el rebote, Schutte lanzaba desviando un defensa en una ocasión doble muy clara en el tramo final. Los cachorros supieron sufrir en los balones bombeados por su rival, y con un remate envenenado de Pichín, para robustecerse cuando la inercia de tuerce en una categoría que exige máxima concentración.