Los centrales rinden a un gran nivel esta campaña en el Bilbao Athletic. / e. c.

Eguiluz-Mendibe, apuesta de centrales en Lezama

Ambos futbolistas, de 2002, son titulares en el Bilbao y se han adaptado con celeridad a la exigente Primera Federación

JAVIER BELTRÁN Bilbao

Con Aitor Paredes como último exponente de la inagotable cantera de centrales del Athletic siguiendo la estela del propio Dani Vivian, el organigrama técnico apuesta ahora firmemente por dos nuevos zagueros que en el arranque de este curso en la Primera Federación mantienen el tipo en un Bilbao Athletic con la flecha hacia arriba. Pese a su juventud, ambos de 2002, separados por apenas un mes de fecha de nacimiento, Unai Eguiluz y Mikel Mendibe se están adaptando con celeridad a las necesidades de la categoría recién promocionados del Basconia, donde han permanecido tan sólo una campaña fogueándose en la también exigente Tercera RFEF ante rivales como Barakaldo, Leioa y Portugalete. La alineación del tándem se mantiene de manera invariable desde la segunda jornada hasta la última, la séptima ante el Intercity, lo que refuerza esta misión de lanzar a ambos como opciones de futuro en el club bilbaíno. Dos proyectos de centrales con corpulencia y velocidad a los que Bingen Arostegi no duda en dotarles de mando en plaza en una posición tan sensible.

Mendibe (20-2-2002), de Markina, de 1'85, es además el capitán del filial, lo que refuerza su personalidad. Aúna físico con salida del balón y jerarquía ordenando a sus compañeros y voceando cuando hace falta en momentos puntuales de los partidos. Su compañero de fatigas, Eguiluz, durangarra, es un central muy potente físicamente, con velocidad en los cortes y repliegues y con buen lanzamiento en largo buscando a Luis Bilbao o Adu Ares. Ambos se complementan tras jugar juntos en muchos partidos en Juveniles y en el Basconia.

Ernesto Valverde ha subido a entrenar a Eguiluz en varias ocasiones para cubrir las ausencias por lesión de Iñigo Martínez y Vivian. Los dos se han medido a atacantes con experiencia en Primera y Segunda como Dani Romera y Pablo Hernández en el Castellón, o Fran Carnicer en el CD Eldense, dando sensación de empaque pese a su juventud. Frente al Intercity supieron mantener la calma para atar la victoria y sujetar a Jon Etxaniz arriba. El filial encadena siete puntos en los últimos tres partidos con el empate ante el Sanse, en el que dejaron sin marcar a su goleador Javi Martón, y las victorias en Calahorra y frente al experimentado equipo alicantino.

Eguiluz (19-3-2002), de 1'89, ya se estrenó en una lista con el Bilbao Athletic el pasado curso para el envite ante el Racing de cara a cubrir la baja por lesión de Jaso. Se sentó en el banquillo de El Sardinero, aunque no llegó a debutar hasta este curso frente al UD Logroñés. A sus 20 años cursa IVEF en la Universidad de Deusto, posee un notable juego aéreo y buena zancada. Con balón debe mejorar más para alcanzar la élite. Fue fichado por José Mari Amorrortu como responsable de la dirección deportiva desde el Cadete de la Cultural de Durango para el Juvenil Nacional del Athletic en la temporada 2018-19. Repitió otro año, pasó por el Juvenil de Honor (23 partidos con dos goles) con Imanol de la Sota de entrenador, ganando la Liga junto al propio Mendibe.

El de Markina es un tipo muy completo e inteligente para potenciar sus virtudes. No sobresale en ninguna faceta concreta, pero siempre saca un notable en cada cita, lo que le ha servido para ir quemando etapas. Siempre está concentrado, bien colocado en la zaga y presto a ayudar en el crecimiento del resto de sus compañeros. En Lezama destacan que es un ejemplo en el vestuario. De momento, Mendibe ha jugado los siete partidos de Liga a las órdenes de Bingen Arostegi. Es alumno de la factoría de Lezama desde Alevines en la campaña 2013-14, con apenas 11 años, desde el Markina Artibai. Ha ido escalando etapas por todos los escalafones inferiores, siempre como capitán, hasta que este curso se enfrenta a la prueba de fuego en las puertas de la élite, con balas de verdad para calibrar hasta dónde alcanza esta fiabilidad.