Gerenabarrena, «garra y energía» para el Bilbao Athletic

El versátil centrocampista de Lekeitio, formado desde infantiles en Lezama, debutó ante el Calahorra en la Primera RFEF. «Quiere ser futbolista, mentalmente es muy fuerte», indican

JAVIER BELTRÁN

Beñat Gerenabarrena debutó el pasado domingo ante el Calahorra en La Plantilla como titular del Bilbao Athletic, con el dorsal 35. Nunca había ido convocado con el filial, aunque el reciente aterrizaje de Patxi Salinas al segundo equipo rojiblanco le concede crédito que apunta a continuidad en la Primera RFEF a nada que siga con su proyección. Es un perfil del agrado del técnico de San Adrián, que debe tomar deciones para rescatar al equipo del sótano de la tabla.

De Lekeitio (29-3-2003), Gerenabarrena brotó del Aurrera de Ondarroa antes de ingresar ya en el Infantil B en Lezama en la campaña 2015-16. Fue escalando categorías y cumplió los tres años de juvenil, aunque en su estreno del primer año apenas jugó un partido (por lesión), 19 partidos y dos goles en el segundo, completando 23 partidos y 4 goles la pasada campaña aportando al prestigioso título de División de Honor a los mandos de Imanol de la Sota. Este curso, Gerenabarrena ha jugado 17 partidos con 5 goles en el Basconia de la Tercera RFEF en la zona ancha de Artunduaga junto a otros jugadores con más cartel como Rego y Vélez, antes de que Patxi Salinas le promocionase el pasado domingo ante el Calahorra y le pusiese de titular en el 1-1 del estadio riojano junto a Prados y Diarra en el triángulo central, escorado a la banda diestra. Veremos el recorrido que tiene esta apuesta, ante la competencia de los San Bartolomé, Aguirre, Uriarte, Goti, o Guruzeta, cachorros que se desenvuelven, con matices, en su misma área de influencia. Otros dos compañeros de Gere en el Basconia, los veloces extremos Malcom y Luis Bilbao, también van asomándose en el filial.

Beñat Gerenabarrena es un centrocampista polivalente, aunque parece débil porque no es alto (1'72), atesora mucho recorrido combinado entre el trabajo defensivo y el ofensioso, con transiciones largas: «Compite bien y disputa de cabeza. Llega de segunda línea con facilidad. Se espera que tenga más capacidad física en la Primera RFEF. Quiere ser futbolista, él y su familia», lanzan fuentes consultadas, que añaden que «mentalmente» es muy chico muy fuerte. El anterior director deportivo de Lezama, José Mari Amorrortu, confiaba en él incluso para ascender hasta el primer equipo del Athletic en el futuro.

Desde el propio club rojiblanco, la apuesta es clara por parte de su organigrama técnico por el versátil centrocampista de Lekeitio: «Es un jugador de mediocampo que su mejor perfil lo da jugando de interior, a pesar de ser menudo, suple su condición física con unas características de energía, garra y empuje difíciles de ver en el fútbol actual», señalan y aportan que se trata de «un jugador con mucha llegada en área rival, con una toma de decisiones siempre buena. Sabe leer las situaciones de juego, algo muy importante en el fútbol élite actual», relatan. Gerenabarrena, de sólo 18 años, otea un horizonte prometedor si consigue aclimatarse a una categoría tan exigente como la Primera RFEF, donde cada metro es un regalo y cada error de cálculo puede suponer un disgusto: «Si es capaz de adaptarse a la situación de semi-élite como la que va a vivir ahora con el Bilbao Athletic, es un jugador con potencial para llegar al primer equipo: »Vamos a ver este último paso y veremos«, narran esperando el recorrido que pueda destilar esta temporada.