Bingen Arostegi posa en Lezama con sus jugadores detrás el día de la presentación del Bilbao Athletic. / Jordi alemany

Bilbao Athletic

Juventud y calidad para forjar a los futuros leones

Arostegi diseña un filial muy remozado para combatir con solvencia en una exigente categoría en la que el año pasado llegó a ver cerca el descenso y remontó en el tramo final

JAVIER BELTRÁN

Todos los años, cuando arranca la temporada, el Bilbao Athletic se presenta con las máximas de las ambiciones. No podría ser de otra forma tratándose del conjunto que se dispone a moldear a los futbolistas llamados a formar parte de la primera plantilla. Una de esas ambiciones es el ascenso a Segunda, pero no la prioritaria para el club, siempre más preocupado, al menos en público, por la formación y la progresión del futbolista que de los resultados. Un objetivo muy respetable, pero que genera división de opiniones y difícil de vender al aficionado que acude a ver al filial cada fin de semana con un deseo: que gane.

Esta campaña el equipo arranca con nuevo técnico, Bingen Arostegi, un viejo conocido de la casa que hizo campeón de Copa al Athletic Juvenil en la temporada 2009/2010 (venció 2-0 al Real Madrid). En las última campañas ha acompañado a José Ángel Ziganda como segundo entrenador del Oviedo.

La plantilla

Porteros. Ander Iru (24 años), Álex Padilla (18 años), Ibon Ispizua (19 años), Oier Gastesi (18 años), Aimar Peñalver (18 años).

Defensas. Jon Sillero (24 años), Aitor Paredes (22 años), Ander Lorente (21 años), Beñat de Jesús (20 años), Hugo Rincón (19 años), Mikel Mendibe (20 años), Oier López (20 años), Raúl Chasco (19 años), Unai Eguiluz (20 años), Adrián Trespalacios (20 años).

Medios. Unai Naveira (21 años), Alejandro Rego (19 años), Unai Vélez (20 años), Beñat Gerenabarrena (19 años), Kepa Uriarte (20 años), Unai Gómez (19 años), Eneko Delgado (21 años), Mikel Goti (20 años), Jon Guruzeta (20 años).

Delanteros. Malcom Adu Ares (21 años), Luis Bilbao (19 años), Aritz Pascual (23 años), Andoni Tascón (24 años), Jon Cabo (22 años), Ewan Urain (22 años).

Su regreso a Lezama representa para el técnico bermeano un reto mayúsculo. El elegido por la cúpula deportiva del presidente, Jon Uriarte, debe consolidar al filial en la Primera Federación. Está enmarcado en un grupo muy duro, más exigente, si cabe, que el de la pasada temporada, en la que vivió una primera vuelta dramática y remontó de forma milagrosa en la segunda.

Tres piezas clave

Los rivales más llamativos de este nuevo Grupo 2, que manejan presupuestos elevados y con plantillas diseñadas para ascender a la Liga SmartBank, son Sabadell, Nástic, Atlético Baleares, Castellón, Numancia, Barça B, Real Murcia, UD Logroñés, y los descendidos SD Amorebieta y Sanse. Para enfrentarse a ellos, este remozado Bilbao Athletic presenta una plantilla muy joven, salvo las excepciones de algunos supervivientes como Iru, Sillero o Tascón, nacidos antes de 2000, y con hasta once promocionados del Basconia desde la Tercera RFEF, sin contar a los Malcom Adu Ares, Luis Bilbao y Gerenabarrena, que ya se consolidaron el curso pasado en la Primera RFEF, y que se han asomado en la pretemporada con Ernesto Valverde. Ares debutó ante el Mallorca.

Serán tres piezas clave junto al central Aitor Paredes que estarán a caballo entre el filial y el primer equipo. Salen de su estructura gente con galones como Prados, cedido al Mirandés, por el que pasaban todos los balones del equipo el curso pasado, junto a Nico Serrano, Juan Artola (Burgos) y Diarra (Córdoba). Además han acabado su ciclo Víctor San Bartolomé (Celta B), Álvaro Núñez (Barça B), Jaso(Real Unión) y Kortazar (UD Logroñés).

Arostegi ha descartado a algunos jugadores en forma de cesión como Grande (Sestao), Gomeza e Iñigo López (Arenas), Ibai Sanz (Gernika) y la duda de si el talentoso centrocampista Eneko Delgado también sale de nuevo tras su excelente rendimiento en su préstamo al cuadro foral.

Los cachorros que vienen

Del plantel que se queda destacan Álex Padilla en la portería, internacional sub-19 y también asomado arriba para tapar la lesión de Julen Agirrezabala; los laterales Hugo Rincón, la joya de la corona; y Raúl Chasco, el central Egiluz o el espigado Rego en el mediocentro. Y se aguarda a la explosión definitiva de otros cachorros como el extremo Cabo, los polivalentes centrocampistas Guruzeta y Goti, o los delanteros Urain y Aritz Pascual, llamados a coger el testigo de las numerosas bajas este agitado verano. Ellos deben asumir la responsabilidad y demostrar si son capaces de dar una zancada hacia la élite en una temporada llena de incógnitas hasta cotejar el rendimiento que puede ofrecer este equipo cuando el balón empiece a rodar.

Para empezar, el domingo recibe en Lezama a La Nucía

Ya con balas de verdad, el Bilbao Athletic de Bingen Arostegi, que tiene como lugarteniente a Jon Solaun y a Dani Aranzubia como preparador de los porteros, se estrena ante La Nucía (Alicante) el domingo 28 agosto (12 horas) en Lezama y en la segunda jornada viaja al estadio de Las Gaunas para cruzarse con la UD Logroñés el sábado 3 septiembre, a partir de las 19.30 horas.La tercera jornada de la competición vuelven a abrir las puertas las instalaciones de Lezama con la visita del Eldense y la siguiente, el filial rojiblanco viajará a Castellón para enfrentarse al histórico equipo de la ciudad. El primer derbi llegará en la jornada quinta, en la que el Sanse rendirá visita al filial rojiblanco.

El Bilbao Athletic se preparó en un stage en altura en la localidad oscense de Boltaña y se ha fajado en varios amistosos: 0-1 ante el Eibar, 0-0 con el Mirandés, 0-4 al Alavés B con dos tantos de Rincón, Delgado y Urain; 1-1 ante el Toulouse, derrota 2-0 en Las Llanas ante el Sestao River, victoria 0-1contra el Amorebieta en Urritxe, con gol de Mikel Goti. Y ayer ganó 3-0 en Lezama al Gimnástica con goles de Adu Ares (2) y Cabo.