El Nástic se le atraganta al Bilbao Athletic

Los cachorros, que lo intentaron mucho más que su rival, encadenan cuatro partidos sin ganar, con dos puntos de doce posibles

JAVIER BELTRÁN

El Bilbao Athletic no sale de pobre tras empatar (0-0) ante el Nástic en un envite en el que, de nuevo, la falta de puntería impidió que se venciera en las instalaciones de Lezama. Adu Ares fue el mejor del partido, con un balón estrellado en la madera y asumiendo galones en ataque. No fue suficiente. Los cachorros encadenan cuatro partidos sin ganar, con dos puntos de doce posibles, lo que le empuja a permanecer en puestos de descenso con una docena de puntos en once jornadas. El filial rojiblanco encadena dos derrotas ante SD Amorebieta y Real Murcia, más el empate en Soria frente al Numancia, y el de este sábado frente al equipo tarraconense, que se mostró romo en ataque y reservón ante los de Bingen Arostegi.

0 Bilbao Athletic

Padilla; Rincón, Trespalacios, Mendibe, Lorente; Naveira, Gerenabarrena, Unai Gómez (Goti, min.78); Adu Ares, Guruzeta (Luis Bilbao, min.59) y Urain (Pascual, min.59)

0 Nastic

Manu García; Pol Domingo, Quintanilla, Josema, Oriol; Montalvo (Montes Arce, min.46), Pedro del Campo (Gorostidi, min.64), Andy Escudero (Pochettino, min.71), Marc Álvarez (Nil, min.46); Pablo Fdez y Guillermo (Lupu, min.76).

  • Árbitro: Pardeiro Puente, cántabro, amonestó al local Trespalacios (min.44) y al visitante Quintanilla (min.25)

  • Entrada Lezama: 2.000 espectadores

El técnico bermeano dejó a Luis Bilbao en el banquillo y ensayó con Urain de 9, aunque la decoración no varió respecto a las jornadas precedentes. Naveira y Gerenabarrena lo intentaron desde lejos en el arranque de los cachorros. Marc Álvarez probaba las manoplas de Padilla en un partido insulso, sin precisión ni intensidad, con intercambio en las transiciones. El el exleón Guillermo Fernández flotaba entre Mendibe y Traspalacios, aunque no brilló. Aru Ares trataba de percutir desde la izquierda, poniendo en apuros a Pol Domingo y cambiándose de banda para despistar a la defensa diseñada por Raúl Agne. El extremo era el hombre más eléctrico del envite y sus compañeros le buscaban. El filial dominaba, aunque sin fabricar ocasiones diáfanas. Las acciones perecían en la frontal del área tarraconense y el juego seguía insípido, muy cerrado en las áreas, y con escasa inspiración por ambos equipos. Adu Ares, que ya había avisado, estrellaba un balón al palo en el minuto 40 trazando una parábola, en la acción más llamativa del envite. El Nástic no inquietaba.

En la segunda mitad, Agné introdujo dos permutas en su medular de saque, pero el juego apenas variaba. Algunas tímidas aproximaciones de Pablo Fernández por el Nástic y Urain por los rojiblancos antes de que se agitara definitivamente el avispero. Jon Guruzeta probaba desde la frontal, Pol Domingo casi marcaba desde lejos, ajustado el remate al palo de Padilla, y Guillermo, a la media vuelta, no encontraba portería. En el otro lado, simultáneamente, Adu Ares se topaba con el portero Manu García, y a renglón seguido, Gerenabarrena no acertaba metiendo la testa en una ocasión muy clara en la misma boca de gol.

Luis Bilbao se sumaba al juego para incordiar al Nástic, junto a Aritz Pascual. El encuentro volvía a calmarse como si fuera un valle antes de que se reactivase en la recta final. Los granas parecía que se conformaban con la equis, sin producción ofensiva y parapetado ya atrás sin disimulo, salvo algún fogonazo de Pochettino por el extremo derecho. El Bilbao Athletic percutía en los últimos compases con balones colgados hacia las inmediaciones del arquero catalán, pero sin tino. Mikel Goti, recién incorporado, tuvo la victoria en sus botas, pero su remate salía desviado por centímetros para desesperación de los cachorros.