Padilla se opera del menisco esta semana

El portero del Bilbao Athletic se lesionaba en Lezama en un entrenamiento y estará casi dos meses en el dique seco. Un nuevo varapalo para un filial muy necesitado

JAVIER BELTRÁN

El portero del Bilbao Athletic y una de las firmes promesas de la cantera de Lezama, Álex Padilla, será operado de una rotura de menisco el miércoles o jueves de esta semana tras lesionarse en una de las sesiones de Lezama previas a la cita ante la SD Logroñés. Un nuevo bofetón al filial necesitado de todos sus efectivos para salir del atolladero de la clasificación de la Primera Federación. Pallarés no podrá contar con el arquero de Zarautz entre un mes y medio y dos meses de periodo de readaptación para sanar del todo su lesión.

Padilla (2003) había completado las 15 primeras jornadas, con 23 goles encajados bajo las órdenes de Bingen Arostegi y con Álex Pallarés en sus tres primeros partidos como técnico. Los esquivos resultados corales, con despistes defensivos que no habían beneficiado a su habitual fiabilidad bajo palos, inclinaban al nuevo técnico a cambiar de inquilino. Pallarés decidió rotar en el penúltimo partido ante el Atlético Baleares y conceder la alternativa a Ibon Ispizua. Además, convocaba para el banquillo al arquero del Basconia Aimar Peñalver, otra de las apuestas del organigrama técnico de Lezama. Curiosamente, se sentaron Padilla y Peñalver en el banquillo del Campo 1 de la factoría rojiblanca, aunque el equipo caía tumbado 0-1. Este domingo repetía Ispizua en el arco del filial frente a la SD Logroñés, con otra derrota por 0-2, aunque ya con Padilla lesionado sin poder optar al puesto, y con Oier Gastesi (2003), promocionado del Basconia, debutando en el banquillo del Bilbao Athletic. Un meta de Altsasu con buenos informes por su juego de pies y competitividad.

Peñalver, por su parte, era titular el sábado en Artunduaga en el 2-0 frente al Padura. El baile de porteros continúa, aunque ahora forzado por las circunstancias. Menos mal que la factoría de Lezama los produce con profusión, siempre con uno de más para contingencias como ésta de engranaje entre los dos filiales y el Juvenil de Honor. Además de contar con Ander Iru en la recámara de la primera plantilla en caso de extrema necesidad. El curso pasado, Padilla, internacional Sub-19, fue el portero menos goleado de la Tercera RFEF con sólo 15 tantos en 24 envites. El meta de Zarautz es considerado, por sus condiciones técnicas y físicas, el sucesor más aventajado de Julen Agirrezabala. Ahora, al parecer, al margen de su lesión y de verse obligado a pasar por el quirófano, el técnico quería probar a Ispizua, que esperaba pacientemente su turno, y vigilar de cerca también a los metas del segundo filial, Peñalver y Gastesi, que han alternado en la portería del Basconia. Unas permutaciones habituales en temporadas pasadas en el Bilbao Athletic para que se fogueasen en esta última etapa de formación rumbo a la élite para no cercenar la proyección de ninguno de los dos.

Ispizua (2003), internacional en categorías inferiores, había regresado al filial este verano tras su exitosa cesión en el Gernika de Segunda Federación, con 31 partidos disputados y considerado el mejor guardameta del Grupo vasco. Peñalver (2004), internacional Sub-18, ha actuado este curso cinco partidos en el Basconia, con seis goles encajados tras ser el titular en el Juvenil de Honor que se proclamarse campeón de Liga. Gastesi, fichado hace dos veranos del Antiguoko, ha intervenido en siete partidos a las órdenes de Carlos Gurpegi, con ocho goles encajados. Kevin Ríos (2003) ha jugado los dos restantes, con cuatro goles recibidos.

Pallarés, además de Padilla, padece las bajas por lesión del extremo izquierdo Luis Bilbao, con una fractura en el cuarto metatarsiano, y el lateral zurdo Oier López, acuciado por una pubalgia. Ambos tienen margen de maniobra por el paréntesis competitivo. Hasta el domingo día 8 de enero no hay cita de Liga en esta Primera Federación frente al Sabadell en la Nova Creu Alta (18 h.). 20 días que también va a aprovechar Padilla para acortar los plazos para su regreso: «Van a venir muy bien estos días de vacaciones de Navidad para relajarnos, cambiar de aires y volver con más energía. Quedan todavía muchos partidos», lanzaba Pallerés este domingo tras el varapalo ante la SD Logroñés en busca de la fórmula para la reacción de su escuadra.