Borrar
Alineación. Kirschner en San Mamés en uno de los partidos con el Athletic. El Correo
El portero judío alemán del Athletic que esquivó las cámaras de gas

El portero judío alemán del Athletic que esquivó las cámaras de gas

Un libro traza la figura de Kirschner, que jugó con el equipo rojiblanco en plena Guerra Civil, a quien su padre bajó de un barco con destino a su país en 1938 y con familiares asesinados en los campos de exterminio

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Domingo, 9 de abril 2023, 18:23

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El único alemán que ha jugado en el Athletic era un portero judío nacido en Madrid, pero que sólo tuvo la nacionalidad germana, aunque durante años fue apátrida porque Hitler le retiró su derecho de pertenencia. Su padre además le bajó de un barco con destino a la Alemania nazi. «Eso permitió a la familia esquivar las cámaras de gas», explica el traductor y periodista alemán Dirk Segbers, quien ha trazado la biografía de Jorge Kirschner de Labra en el libro 'Athletic Club, aus prinzip einzigartig' (único por principio), la única obra sobre el club rojiblanco editada en alemán. Nadie sabía nada de este guardameta. La investigación de Segbers ha provocado que el Athletic le incluya en su web como exjugador.

La historia arranca cuando su padre, Georg Kirschner, nacido en 1887, abandonó su Berlín natal para probar suerte como empresario en negocios relacionados con la minería en España. El hierro le atrae a Bizkaia, en donde conoce a su esposa, la bilbaína Amalia de Labra. El matrimonio se instala en Madrid. Allí nacen sus tres hijos, Amalia, Alberto y Jorge, el menor, el que jugó en el Athletic. Pese a llegar al mundo en la capital española, sólo tenían la nacionalidad alemana.

La familia Kirschner es testigo en 1936 en Madrid del inicio de la Guerra civil. Son alemanes acaudalados y el conflicto les alcanza en zona republicana. El régimen nazi es uno de los grandes apoyos de los militares sublevados. Pese a su condición de judíos, el cabeza de familia decide aceptar la oferta de evacuación a sus ciudadanos del Gobierno alemán.

Ahí llega la gran encrucijada de la vida del futuro portero del Athletic, que tenía 15 años entonces. Viajaba en un buque que partió de Santander y se dirigía a su país. La Alemania nazi era peor destino posible para Georg Kirschner, su padre, y sus tres hijos. La nave hizo escala en el puerto francés de Le Havre. «El padre sabía lo que les esperaba si regresaban a Alemania», relata Segbers.

Las leyes antisemitas

Desde hace un año estaban en vigor las leyes antisemitas de Nuremberg que privaban de derechos y de la nacionalidad a los judíos. El padre estaba aterrorizado. «Georg Kirschner está firmemente convencido de que Hitler llevará a Alemania a la guerra. Así pues, consigue desembarcar en Le Havre, a pesar de la oposición de los oficiales alemanes a bordo y gracias a la decidida intervención de las autoridades francesas». Los nazis comenzaron en 1941 el Holocausto que asesinó a 6 millones de judíos. De los 200.000 que quedaban en Alemania en 1939, 170.000 fueron exterminados.

Jorge Kirschner de Labra junto a su hermana Amalia y sus padres tras desembarcar en Le Havre.
Jorge Kirschner de Labra junto a su hermana Amalia y sus padres tras desembarcar en Le Havre.

¿La intriga es por qué una familia de judíos acepta volver a Alemania? El autor del libro ha hablado con el hijo del portero en busca de una respuesta. «La situación en Madrid se había vuelto demasiado compleja y peligrosa para los Kirschner. 'Recuerdo a mi padre relatar que el automóvil de mi abuelo -un buen Mercedes-Benz de la época- le había sido requisado para servir a un jefe militar, así como objetos de sus colecciones particulares'», se lee en el libro.

La tesis del autor es que Georg Kirschner tenía decidido jugársela a desembarcar en Francia. Regresar a Alemania habría significado la sentencia de muerte, «aunque entonces tampoco se sabía que aquello acabaría con la 'solución final'. Por lo que sabemos hoy, en 1936 no hubieran ido a los campos de concentración, pero sí a Berlín y la inmensa mayoría de los judíos de la capital fueron asesinados. Es evidente que al desembarcar en Le Havre esquivan las cámaras de gas. El hijo de Jorge Kirschner me dijo que los oficiales alemanes querían llevarlos a Alemania. Eran una familia con posibilidades económicas y no hay que descartar que pagaran sobornos por su libertad».

La cruel realidad es que tres tíos y «además de otros miembros de la familia en Berlín cuyo número no podemos cuantificar fueron víctimas del Holocausto».

La familia vive primero en Ginebra y después en Milán antes de regresar a la Bilbao ocupada por los militares sublevados a finales de 1937 o principios de 1938. Y aquí aparece el Athletic, devastado por la guerra y con muchas de sus figuras en el exilio y de gira con la selección de Euskadi que apoya a la República o muertas en el frente como Ángel Careaga o José Luis Justel.

El debut con el Athletic

El club convoca un torneo con 39 equipos para reclutar jugadores. Kirschner de Labra se apunta y es seleccionado. El 24 de abril de 1938 debuta en Burgos, en un partido ante un combinado de la provincia castellana que concluye con triunfo rojiblanco por 1-6. El 15 de mayo vuelve a jugar en San Mamés ante el Real Unión. Y cierra el ciclo ante elRacing con derrota 3-6.

Ayuda a los huidos

Pese a que es el portero más utilizado en los amistosos ya no está en el equipo cuando se reanuda la competición regional en octubre de 1938. ¿Por qué? La tesis de Segbers es que José María Echevarría (uno de los grandes porteros de la historia del club) se incorporó a ultima hora y el club le prefirió a Kirschner de Labra.

Sigue su carrera en la Unión Montañesa de Santander, en donde se pierde su pista como jugador. Estudia Derecho en Compostela y regresa a Madrid para dedicarse al negocio familiar.

Kirschner jugó tres partidos en 1938 con el Athletic. «Aquello marcó para siempre su vida», evoca su hijo

La II Guerra Mundial asola el mundo y los judíos comienzan a ser exterminados. «La embajada alemana en Madrid hace todo cuanto puede para hacerles la vida imposible», se señala en el libro. El padre del portero, eso sí, no se cruza de brazos. Colabora en la cadena de rescate que saca de Europa a los judíos que llegan a España vía Francia.Muere en 1951 como apátrida. Los nazis habían despojado la familia de la nacionalidad y no la recuperan hasta que unos años después el exportero del Athletic viaja a Alemania y obtiene la de la RFA. Muere en 1996.

«Mi padre nunca olvidó su etapa en el Athletic y siempre la llevó con orgullo en su corazón. Aquello marcó para siempre su vida», relató su hijo, Jorge Kirschner Sanz al autor del libro.

  1. Dirk Segbers Escritor alemán

    «El rojiblanco es el equipo más fascinante del mundo»

Dirk Segbers posa en Miranda con su libro. Avelino Gómez
Imagen - Dirk Segbers posa en Miranda con su libro.

«Soy del Mirandés a muerte y en Alemania del Borussia Mönchengladbach, pero me estoy haciendo cada día más del Athletic», se presenta Dirk Segbers (43 años, Steinfurt) en una terraza cercana a Anduva. Vive en la ciudad burgalesa desde hace ocho años.

– ¿En qué consiste su obra?

– Son sesenta textos cortos sobre historias del Athletic, qué es la gabarra, qué es un bacalao, personajes, momentos como el partido de la nieve, los once aldeanos... Todo buscando un enfoque alemán. En el partido de la nieve pongo el foco en el árbitro alemán. También escribo sobre el único partido que el Athletic jugó en la RDA, ante el Magdeburgo.Ese día, por ejemplo, en la última jugada el portero alemán subió a rematar un córner, algo que llamó muchísimo la atención. Paco Crespo escribió en ElCorreo que era «lo nunca visto».Heynckes tiene un capítulo largo.Por ejemplo cito que su primer partido en San Mamés fue como entrenador fue en el Villa de Bilbao con el Borussia Mönchengladbach que ganó en 1980. También hay otro capítulo sobre Bibiane Schulze, la segunda alemana que ha jugado en el Athletic.

– ¿Por qué eligió el Athletic?

– Porque es el equipo más fascinante de Europa y del mundo. En Alemania hay mucha gente que se interesa por el club, pero que sabe poco de él, apenas que juegan con vascos. Les explico su historia y lo que las llama la atención es que tenga tantos títulos, algo que les sorprende viendo sus resultados en estos últimos 40 años.

– ¿Qué tal acogida tiene el libro en Alemania?

– Bien, más o menos como esperaba. No me voy a hacer rico. Lo importante es que lo lea la gente que lo quiere leer y lo disfrute.

Las Ventas

«Me dijeron en el club que no se vende en San Mamés a los turistas alemanes porque 'no sabemos lo que pone'»

– El libro no se vende en la tienda del Athletic de San Mamés. ¿Por qué?

– Llevo meses intentándolo con el club. No me están haciendo mucho caso. Lo último que me dijeron es 'no podemos porque no sabemos lo que pones. Necesitamos una traducción'. Les contesté 'me parece muy bien, pero si hago una traducción me voy a gastar lo que cobro por el libro en ella'. Pero ojo, lo entiendo perfectamente. Es normal porque no vas a vender algo que les pueda hacer daño, aunque no es el caso. Pero me gustaría que se venda porque por la tienda pasan muchísimos turistas alemanes, suizos y austriacos. En la introducción hay un capítulo que presenta Euskadi. El libro, en realidad, sólo es buena publicidad para Bilbao y para el Athletic.

– ¿Por qué lleva a Muniain a la portada?

– Je, je. Me lo preguntan todos los de Bilbao. Quería poner el escudo, el campo o las dos cosas, pero la editorial me obligó a poner un jugador. Y me mandaron una primera portada con Iñigo Martínez. Les dije 'vamos a ver, éste se va a ir en dos telediarios. Ponerme a alguien que se va quedar toda la vida'.Me dijeron que tiene que ser una portada que transmita emociones y que atraiga cuando se vea en la tienda.

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios