Tres expulsados en cuatro partidos frenan al Bilbao Athletic

Trespalacios, Eguiluz y Rincón, tres defensas, han sido castigados en las últimas jornadas dejando al filial con uno menos

JAVIER BELTRÁN

El Bilbao Athletic ha acabado en tres de los últimos cuatro partidos, concretamente ante Cornellá, CD Alcoyano y SD Logroñés, con un hombre menos por la expulsión de tres de sus defensas habituales. Sólo en la cita ante el Atlético Baleares, el filial rojiblanco ha logrado terminar el encuentro con sus once efectivos sobre el verde. Entre el 4 de diciembre y el 21, con estos cuatro envites dirimidos en tan corto espacio, se ha desfilado demasiado camino del vestuario por orden arbitral. Una circunstancia reiterada de inferioridad numérica que ha laminado sensiblemente a un equipo necesitado de remontar posiciones en la tabla y que ha cercenado de manera sensible los planes previstos por el técnico Álex Pallares.

Curiosamente, hasta esa jornada 14 ante el Cornellá, en las 13 citas anteriores, sólo había padecido una expulsión de Mikel Mendibe en Urritxe ante la SD Amorebieta. Una entrada del central en la zona ancha en el minuto 80 fue rigurosamente sancionada con la roja directa para el cachorro en un derbi en el que acabaron sucumbiendo por 3-0. Por contra, en estas 17 jornadas consumidas antes de que acabe 2022, el Bilbao Athletic sólo se ha visto beneficiado por la expulsión de un contrario. Fue en la jornada 4, por doble amarilla en el minuto 73 del exleón Óscar Gil en las filas del Castellón. Esta penitencia para los intereses rojiblancos arrancaba con la doble cartulina amarilla y consiguiente expulsión de Adrián Trespalacios ante el Cornellá (2-2), en el minuto 84, al provocar un penalti.

A la jornada siguiente, su sustituto en el eje de la zaga, Unai Eguiluz, corría la misma suerte frente al CD Alcoyano (3-3), en el minuto 86, también por doble amonestación. Menos mal que Alejandro Rego salvaba los muebles en el descuento para arañar un punto. Tras pasar el corte el día del Atlético Baleares sin ningún damnificado, pese a una injusta derrota (0-1), el pasado domingo ante la SD Logroñés (0-2) se volvió a las andadas en el Campo 2 de Lezama. Esta vez le tocó el turno al lateral derecho Hugo Rincón. Le enseñaron la primera amarilla en la primera mitad por una entrada fea en su carril del 2, y en el segundo acto, en un manotazo involuntario en carrera con el extremo dominicano Manny Rodríguez, fue castigado con la expulsión en el minuto 50 por parte del colegiado asturiano García Riesgo. Demasiado margen de maniobra para un SD Logroñés que sentenció el choque ya en el 93 por medio de Alain Ribeiro, ya con los cachorros volcados al ataque en busca de un empate que nunca llegó.

El propio Pallarés lamentaba la expulsión de Rincón, uno de los pilares de su equipo: «Hemos tenido esa acción desafortunada que ponía las cosas muy difíciles. Hemos intentado corregir al descanso los desajustes de la primera parte, pero con esa expulsión en el minuto 3 o 4 de la segunda parte de poco servía con uno menos», relataba el técnico catalán, que confía en revertir la dramática situación clasificatoria en el arranque del mes de enero en Sabadell. Y de paso, que ninguno de sus pupilos abandonen el terreno antes del tiempo reglamentario.