El «buen recuerdo» pucelano de Garitano

Garitano, en el banquillo con Ferreira, durante su época en el Valladolid. /norte de castilla
Garitano, en el banquillo con Ferreira, durante su época en el Valladolid. / norte de castilla

El técnico de Derio dejó buenas amistades en la ciudad castellana, a pesar de que su paso por Valladolid fue efímero

Juanma Mallo
JUANMA MALLO

Gaizka Garitano se sentó en el banquillo delValladolid hace tres años y diez meses. Era su primera experiencia fuera de casa, lejos delEibar, con el que caminó desde Segunda B hasta Primera División.Su llegada a la entidad pucelana, en Segunda A, generó ilusión y expectativas. Avalado por sus resultados en la escuadra armera, el técnico de Derio era presentado como «la persona adecuada», por BraulioVázquez, director deportivo castellano, para conseguir que el rival del Athletic de mañana se convirtiera en uno de los grupos más potentes de la categoría de plata e incluso pensar en el ascenso. Era la segunda campaña consecutiva lejos de la máxima categoría –el ejercicio anterior había perdido la oportunidad de subir en el play-off–, y el vizcaíno quería implantar en el equipo«un gen ganador y competitivo». Sin embargo, nada salió como estaba planeado. 107 días después de su presentación, el 21 de octubre de 2015 a las 9.54, su etapa en el estadio José Zorrilla terminó. «Estoy jodido porque tenía mucha fuerza para seguir adelante. Mucha fuerza, muchas ganas y mucha motivación. Llevábamos muy pocas jornadas de Liga (9). Tenía muy buen 'feeling' con los futbolistas y el apoyo del vestuario. Es una pena», lamentó en su despedida.

No obstante, los recuerdos de Garitano de aquella época, sobre todo en el apartado personal, son positivos. En el encuentro de la primera vuelta, el último de 2018, confesó que había dejado allí buenos amigos. «Tengo buen recuerdo», expuso en diciembre. Y, en líneas generales, el preparador vizcaíno se hizo querer en aquella caseta.Es más, todos los mensajes que en aquellos tiempos transmitía la plantilla –con hombres como Kepa Arrizabalaga, Mario Hermoso, Manu delMoral, Borja Fernández, Roger...– avalaban el compromiso y la labor del deriotarra. El respaldo, al menos de puertas hacia fuera, era absoluto.

Los jugadores se culpan

Una muestra son las declaraciones de algunos profesionales después de perder contra la Llagostera, el último duelo que dirigió el actual técnico del Athletic. «Garitano ha hecho un trabajo muy bueno. Los que fallamos somos nosotros. Somos los futbolistas los que tenemos que espabilar. Independientemente del entrenador que tengamos, los que jugamos somos nosotros», decía Samuel Llorca. También Manu delMoral defendía la labor del vizcaíno; de hecho, se refiere a una jugada, un saque de banda mal defendido, que originó el primer tanto catalán (3-1) en 90 segundos. «Sabíamos que nos podían hacer daño por ahí y se nos puso todo en contra. Tenemos que estar mucho más concentrados. Estamos unidos y debemos seguir trabajando muchísimo. Y pensamos que es el técnico adecuado para sacar esto adelante. Trabajamos con vídeos y jugadas, pero si somos nosotros los que no lo hacemos, eso no es culpa del entrenador», señalaba el jienense, ahora en el Córdoba. El capitán también resultaba contundente. «No es necesario un cambio de entrenador», proclamó Óscar González, a pesar de que no había sido convocado para ese duelo que acabó con derrota, la cuarta de la era Garitano enla Liga, y que dejaba a los pucelanos en los puestos de descenso.

La despedida del vestuario resultó emotiva.Se había creado un vínculo entre la caseta y el entrenador, que entonces tenía 40 años recién cumplidos. «Los jugadores estaban con el entrenador. Tenía su respaldo», echa la vista atrás Arturo Posada, redactor de 'Norte de Castilla', que por aquel entonces era cronista delValladolid.

Salir de su zona de cónfort

Él confirma que las sensaciones que provocó el fichaje de Garitano fueron excelentes. Un flojo inicio de campaña, con solo dos triunfos –uno de ellos contra elBilbao Athletic– le condenó. Considera que el hecho de que se estrenara fuera de casa, perjudicó al técnico de Derio. ¿Por qué? Porque el conocimiento de los profesionales de su formación no era tan exhaustivo como en el cuadro armero. «Allí tenía todo mucho más controlado», considera el periodista. Y no encontró la tecla el preparador rojiblanco, que mañana regresa a la ciudad castellana con el objetivo de que el Athletic sume una nueva victoria para culminar esa impresionante carrera hacia Europa que comenzó el 10 de diciembre.

Los datos

2
victorias consiguió en las nueve jornadas, contra el BilbaoAthletic y el Alcorcón.
9
puntos había sacado elValladolid en esas nueve primeras jornadas (2 victorias y tres empates).
13
goles recibió el cuadro pucelano con Garitano en el banquillo.El quinto que más.

El Celta pone autobuses gratis para ir a San Mamés

Si mañana habrá algo más de 1.500 aficionados del Athletic en Valladolid, en un auténtico desembarco rojiblanco en Pucela, el Celta no se quiere quedar atrás el 12 de mayo en San Mamés (18.30). El cuadro que vive gracias a los goles de Iago Aspas se juega la permanencia en Bilbao, con independencia de lo que haga hoy contra el Barcelona en Vigo. La directiva gallega quiere que su equipo se sienta arropado en La Catedral; todos aquellos abonados que compren una entrada para el duelo de dentro de ocho días contarán con una plaza gratuita de autobús. El club de Balaídos inició ayer a las 11 el proceso de inscripción por parte de sus abonados para reservar una entrada. Cuestan 45 euros, y no se especifica el número total que ha puesto a su disposición Ibaigane. Los buses saldrán a las 6.30.