Los buenos principios de Berizzo

Intercambio de impresiones. Eduardo Berizzo e Iñaki Williams conversan ayer en el entrenamiento de Lezama. /Mireya López
Intercambio de impresiones. Eduardo Berizzo e Iñaki Williams conversan ayer en el entrenamiento de Lezama. / Mireya López

El técnico argentino siempre ha hecho magníficos arranques ligueros con sus equipos y es una tendencia que quiere conservar en el Athletic

ROBERT BASIC

Eduardo Berizzo está con el mono de trabajo puesto, afanado en dar forma a un Athletic que todavía necesita pulir bastantes defectos antes de parecerse a lo que su entrenador quiere. Un bloque agresivo, valiente, que practica la presión alta y usa el ataque como la mejor arma defensiva. Todavía falta para que el equipo adquiera la dimensión definitiva y encaje como un guante en su ideario, pero la búsqueda de la mejora siempre es más agradable en un contexto de resultados positivos que negativos. Los rojiblancos han abierto la Liga con una victoria y un empate y si no han hecho pleno es por aquel golazo de Ávila y la descomposición colectiva que sufrió el bloque en la segunda parte contra el Huesca. Cuatro puntos de los seis posibles es la recaudación obtenida y no desentona con los registros que suele acreditar el 'Toto' en sus arranques ligeros. Sus comienzos -con puntuales excepciones- son magníficos y es la tendencia que quiere conservar en el Athletic.

Después de una larga carrera como futbolista, que engloba seis equipos de cuatro países distintos, Berizzo comenzó su aventura en los banquillos como técnico de Estudiantes de la Plata (Argentina) y luego pasó por el O'Higgins (Chile), Celta y Sevilla, antes de comprometerse esta temporada con el Athletic. Para calibrar sus arranques al frente de cada uno de estos clubes se han tomado como referencia los siete primeros partidos de las diferentes ligas en las que ha trabajado, que arrojan resultados francamente satisfactorios. El caso es que los conjuntos del 'Toto' empiezan muy fuertes y cosechan resultados más que positivos. En su puesta de largo como preparador en Estudiantes, en 2011, el de la Cruz Alta acreditó en este período inicial cinco victorias y dos derrotas. De hecho, en la séptima jornada iba líder, al igual que en la octava.

El ahora técnico del Athletic solo estuvo un año en La Plata y su siguiente destino fue el O'Higgins chileno. Allí permaneció hasta 2014 y casi todos sus arranques resultaron positivos. En el Torneo Apertura de 2012 empezó con cuatro victorias, un empate y dos derrotas; en el Clausura flaqueó un poco con tres triunfos, una igualada y una derrota; y los tres siguientes comienzos (21 partidos) fueron fabulosos ya que se destapó con 12 victorias, siete empates y apenas dos derrotas. Allí, en la ciudad de Rancagua, ganó además el Torneo Apertura de 2013 y en el Clausura de 2014 terminó tercero, después de que ese mismo año abriera el tramo inicial de los siete encuentros sin perder. A partir de ahí, dio el salto a Europa de la mano del Celta, equipo cuyo escudo defendió como futbolista durante cinco campañas y que le confió el banquillo de Balaídos. La apuesta de los dirigentes celestes no pudo salir mejor.

El caso es que Berizzo repitió el guion de los buenos arranques también en Vigo. Se estrenó como preparador celeste en la campaña 2014-2015 y el balance de sus primeras siete jornadas fue de tres victorias, tres empates y una sola derrota. Aquel año acabó con un meritorio octavo puesto. Pero el comienzo del siguiente curso resultó todavía mejor con cuatro triunfos, tres igualadas y ninguna derrota. Volaba aquel Celta, que incluso acabó entre los seis primeros y se clasificó para la Europa League, donde avanzó hasta las semifinales y cayó contra el Manchester United, luego campeón.

Mal trago del Sevilla

El trabajo de Berizzo gustaba mucho e incluso hubo una corriente dentro de Ibaigane y Lezama que abogaba por elegirle como sucesor de Ernesto Valverde, pero el presidente Josu Urrutia se mantuvo firme en su determinación de promocionar a José Ángel Ziganda. El 'Toto', que siempre hablaba maravillas del Athletic, fue reclutado por el Sevilla y, al igual que en la mayoría de las experiencias anteriores, protagonizó un comienzo espectacular. Cinco victorias, un empate y una derrota en las siete jornadas iniciales propulsaron al conjunto hispalense y le acomodaron en la segunda plaza de la clasificación, solo superado por el Barcelona. Diez partidos ligueros más tarde fue despedido -iba quinto- y luego se supo que tenía un cáncer de próstata, que superó unos meses más tarde.

Este breve repaso por los inicios ligueros de Berizzo permite concluir que sus equipos arrancan a una velocidad de crucero y que la mayoría de las veces terminan bien clasificacos. De los 70 partidos relativos a las siete jornadas iniciales distribuidas entre Estudiantes, O'Higgins, Celta y Sevilla, el 'Toto' presenta un balance extraordinario: 39 victorias (55,7%), 17 empates (24,3%) y apenas 14 derrotas (20%). Los números hablan por sí solos y la intención del argentino es reproducirlo en el Athletic y hasta mejorarlos, lo que permitiría a los rojiblancos asentarse en la tabla, coger confianza y mirar al futuro con ambición y optimismo.

Pronto se verá la respuesta del equipo y la calidad de su fútbol. Más que nada porque el calendario se endurecerá tras el parón y emparejará al Athletic con los seis clubes que este año compiten en Europa -Real Madrid, Betis, Villarreal, Barcelona, Valencia y Atlético-. Ver su comportamiento ante estos rivales dibujará una imagen más precisa de los rojiblancos, que quieren hacer algo grande tras un año para olvidar.

 

Fotos

Vídeos